Discutible

¿Es efectiva la castración química para evitar delitos sexuales?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

El tema se vuelve recurrente cada vez que se produce algún caso de resonancia. Sin embargo, no existen estudios serios que avalen el éxito del procedimiento.

El Senado de San Luís aprobó un proyecto de declaración al Congreso Nacional para tratar la aplicación de la castración química en casos de delitos sexuales. El proyecto plantea, en primera persona, que con la castración química “estaríamos colocando a la sociedad a resguardo de la comisión de este tipo de delito aberrante [las agresiones sexuales]”. Sin embargo, no está tan claro que el procedimiento de castración química sea realmente efectivo en la prevención de esos delitos.

El objetivo del proyecto puntano de declaración es cambiar el Código Penal, para que los condenados por violación puedan optar voluntariamente por la castración química tras haber cumplido dos tercios de su condena, y acceder así a salidas anticipadas o de semilibertad asistida. Para los reincidentes, el tratamiento sería obligatorio.

La castración química es un tratamiento medicamentoso, que apunta a bajar los niveles de testosterona en el hombre, reduciendo así su deseo sexual. Los fármacos pueden ser administrados de distintas maneras: con pastillas diarias o con inyecciones periódicas. La iniciativa del Senado de San Luís se orienta hacia un sistema de inyecciones semestrales. La castración química es reversible, pero no es totalmente efectiva. Está comprobado que, aún bajo tratamiento, de existir un fuerte estímulo sexual, se puede producir una erección.

De hecho, ningún estudio ha demostrado que el tratamiento logre una respuesta categórica y definitiva. Sus defensores dicen que la baja de testosterona puede reducir o eliminar los comportamientos y fantasías sexuales perversas. Para esto se apoyan en estudios que muestran una baja en la cantidad de reincidencias luego del tratamiento. El problema es que muchos de estos estudios fueron hechos sin una metodología suficientemente rigurosa, en especial durante los años 60 y 70, según palabras de Fabina Saleh (link en inglés), profesor de psiquiatría del Hospital General de  Massachussets (EE.UU.), y autor de un libro sobre los delincuentes sexuales. “Según los estándares de hoy […], la mayoría de estos estudios tienen problemas metodológicos significativos”, dijo.

Por otro lado, sus detractores argumentan que la castración no ataca la raíz del problema, que sería psicológica. Para ellos, reducir la testosterona sólo resuelve una parte de la enfermedad, sin tratar la agresividad o la necesidad de poder. Esto haría que la perversión se exprese de otras maneras, pero no soluciona el conflicto de base.

El Consejo Asesor de Políticas de Seguridad Pública, de la provincia de Mendoza, determinó después de un estudio que, “a pesar de que en algunos países de Europa se han desarrollado más de 23 estudios, hasta la fecha no se ha logrado obtener pruebas científicas que confirmen que estos tratamientos sean realmente exitosos.” Y concluyó: “No se puede afirmar con certeza que [la castración química] sea una solución al problema, puesto que, en el mejor de los casos, afecta a la función sexual de forma temporal, sin influir en la agresividad o el ansia de dominio o poder, determinantes en muchos casos de la comisión del delito”

El desconocimiento sobre los efectos secundarios de las drogas que se utilizarían constituye un problema extra. La inhibición de la testosterona puede, en ciertas personas, aumentar la grasa corporal y reducir la densidad de los huesos, con riesgo de osteoporosis. También puede provocar la perdida del vello corporal.

Sobre lo que sí parece haber consenso es que, para que la castración química funcione, tiene que ser voluntaria. Dado que el proceso es reversible y que requiere de aplicaciones periódicas, se necesita de la colaboración de quien recibe el tratamiento.

El profesor Ashley Grossman, endocrinólogo del William Harvey Research Institute, explicó a la BBC que “[la castración] ayuda a las personas que quieren ayudarse. Cualquiera que desee revertir su efecto, probablemente podría hacerlo. Por eso, es lógico que sea voluntario”.

El proyecto de ley presentado en la provincia de San Luís, dice en sus fundamentos que “conforme al derecho comparado, el requisito sine qua non es la voluntariedad del sometido a ella y la asistencia psicológica constante”. Sin embargo, el mismo proyecto establece la obligatoriedad del procedimiento en caso de reincidencia.

La castración química es objeto de debate en todo el mundo. El procedimiento ya se aplica, con distintos cuadros legales (en algunos es voluntario y, en otros, obligatorio) en varios países, como Dinamarca, Suecia, Polonia, en algunos estados de Estados Unidos, y en la Argentina en la provincia de Mendoza. En Australia se planteó el debate pero, precisamente, se descartó la opción por considerarse que no había pruebas suficientes sobre su efectividad.

donantes

4 Respuestas

  1. Carlos Jesús dice:

    Estimados. Quería manifestarles que no comparto la calidad de la nota de su página web sobre la “castración química para delincuentes sexuales”.
    El análisis es sumamente pobre y carente de tratamiento jurídico, el cual no debería faltar a la hora de “chequear” un tema social, de interés público.
    La castración química es INCONSTITUCIONAL por donde se la mire. Cualquier defensa letrada lo puede argumentar sencillamente y cualquier juez puede declararla tal sin pensarlo tanto.
    Y en resumidas cuentas les diré por qué:
    Primero, porque el Código Penal, solo prevé 4 penas (prisión, reclusión, inhabilitación y multa); en ningún apartado se hace lugar a sometimientos quirúrgicos a los condenados por delitos.
    Segundo, la Constitución Nacional reprocha toda especie de tormentos y azotes, además de dejar en claro que las cárceles (como todo tipo de ejecución de condenas) no tienen como fin el castigo sino la resocialización de los delincuentes.
    Tercero, intentar someter a castraciones a los abusadores, implica obligatoriamente modificar las leyes penales y de procedimiento penal de Nación y Pcia., incluida la CN (y Pcial.). Lo cual es casi imposible porque además tenemos tratados internacionales que la Argentina debe respetar.
    En fin. No chequearon debidamente el tema como para publicar una nota seria.
    Saludos.

    • Fermín Marconi dice:

      Estimado Carlos Jesús. Celebro que complete la información provista por el sitio con las consideraciones legales pertinentes. Sin embargo, tenga en cuenta que el título del chequeo, a saber: “¿Es efectiva la castración química para evitar delitos sexuales?”. Es decir que lo que el chequeo se propone (y, en líneas generales, consigue) es discutir la efectividad (no la legalidad o la eticidad) del método. Etc Etc
      Saludos cordiales y feliz año.

  2. Fabricio dice:

    Con respeto quiero decir que sus argumentos jurídicos son rebatibles;
    1) El codigo puede tener 4 o 1000 penas pues es ley del congreso y puede reformarse en
    todo o en parte (desde 1919 tiene como 10 parches)

    Y no es quirúrgico sino medicamentoso.

    2) no es un tormento en la medida que no configure un grave dolor físico o psíquico, lo cual no es necesario con una administración controlada. Y de hecho busca la resocialización, pues es la alternativa a soluciones mas drasticas (reclusion por tiempo indeterminado como R. Puch ).
    3) como ya dije las leyes son de por si modificables y derogables. Y sobre los tratados, habra que ver de cual se trata y si se puede administrar la castración conforme a parámetros juridicos de primer mundo (donde supuestamente no se violan DDHH). Y siempre esta la salida venezolana, renunciando al pacto de costa rica.

    Veo la solucion bioquímica mucho mas humana que otras salidas, y de mayor protección para las potenciales victimas fuera y dentro de un pabellon
    Saludos

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *