Discutible

Pagni: “En los últimos años los empleados del Estado han ido perdiendo poder adquisitivo”

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

La evolución de los salarios públicos depende del indicador que se utilice para medirlo. El elegido por el periodista efectivamente muestra una disminución, pero indicadores alternativos reflejan un aumento real. ADEMÁS...> ¿Y en los diez años?

“En los últimos años los empleados del Estado han ido perdiendo poder adquisitivo. El economista Nicolás Dujovne detectó que, según el Indec, desde octubre de 2010 los sueldos privados aumentaron 111%. En cambio los sueldos públicos sólo subieron un 60%. Si se arbitran esas cifras con la inflación verdadera, los empleados privados mejoraron su salario real un 36% y los estatales perdieron un 15%”, afirmó el periodista Carlos Pagni, en su columna de La Nación del día jueves (Pagni aclaró después, en una fe de errata publicada en el mismo diario, que el aumento del salario privado no era del 36% sino del 13%).

Existen diferentes indicadores para medir la evolución de los salarios públicos. El citado por Pagni, el índice de Salarios del INDEC, efectivamente muestra una merma en el salario real de los empleados públicos. Sin embargo, otras mediciones como la declaración de ingresos que se hace en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), también del INDEC, muestra un aumento.

El Índice de Salarios del INDEC muestra para el sector privado registrado un aumento de un 111% entre octubre de 2010 y el mismo mes de 2013, mientras que para el sector público el incremento es de un 60%, ambos en términos nominales.

Si se descuenta la inflación que hubo durante el período, utilizando el IPC 9 provincias elaborado por el Centro CIFRA de la CTA, el índice salarial evidencia que hasta julio (último dato disponible del IPC), el sector privado registrado tuvo un crecimiento real del 12 por ciento. En el sector público, al contrario, hubo una caída del 17 por ciento.

La EPH, en cambio, que registra lo que declaran ganar los empleados, muestra una tendencia inversa, de acuerdo a los cálculos del economista  y profesor de la Universidad Nacional de La Plata, Martín Tetaz. Tanto los trabajadores de empresas privadas como los del Estado aumentaron su salario por sobre la inflación y el incremento fue mayor en el sector público.

Incluso si se toma otro indicador alternativo de inflación como el IPC que elaboran distintas consultoras privadas y que difunden algunos diputados opositores en el Congreso, la evolución en términos reales es similar, tanto para el Índice de Salarios como para la EPH.

Una explicación de la diferencia entre ambos indicadores es que “el índice de salarios que computa el INDEC no registra todos los pagos no remunerativos y adicionales, que justamente son los que más han crecido en los últimos años. Además, para el sector público el índice tiene una alta ponderación de las provincias (69%), cuando las provincias en general han arreglado aumentos por debajo de la inflación, compensados con pagos por única vez”, analizó Tetaz.

El Índice Salarial refiere a los puestos de trabajo y calcula “la retribución por la realización de las tareas correspondientes al puesto que se percibiría por un mes de labor, independiente de las condiciones particulares del trabajador que haya desempeñado las tareas”. Por esto mismo no incluye los pagos por asignaciones familiares o por horas extras, y descuentos como el del impuesto a las ganancias o por inasistencias.

“El IS sigue la evolución de las categorías de la administración pública. Lo que ha pasado es que se ha cambiado a la gente a categorías más altas. Además, es como seguir el salario básico y no relevar lo que ocurre con los adicionales”, explicó Nuria Susmel, economista especializada en trabajo público de la consultora Fundación de Investigaciones Económicas de Latinoamérica (FIEL). “El IS es un salario de categorías, mientras la EPH mide el ingreso de las personas”, detalló.  

Diferencia salarial

“Los salarios públicos son en promedio más altos que los privados”, agregó Tetaz. Esto se puede ver tanto en los datos de la EPH, en base a lo que los encuestados declaran cobrar, como en la Distribución funcional del ingreso del mismo INDEC, en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y que sólo tiene en cuenta a los trabajadores registrados.

La creación de empleos en el sector privado fue mayor al inicio de la última década, pero luego esta tendencia se revirtió. Así, “el empleo público creció por debajo del empleo privado durante los 90 y hasta el año 2006, mientras que en el último período considerado [N. de R.: 2007-2011] la tasa de crecimiento del empleo público fue casi 7 veces superior a la del empleo privado”, de acuerdo con una publicación de FIEL. En 2012 la tendencia se mantuvo.

Corrección 20/12/13: En la errata de La Nación el crecimiento del sector privado puesto como válido fue del 13% , lo que se puede ver en la imagen, y no del 17% como se consignó. El error ya fue reemplazado.

donantes

6 Respuestas

  1. ArielD dice:

    Me quede en esta afirmacion:
    “Los salarios públicos son en promedio más altos que los privados”, agregó Tetaz.

    Es inentendible. Como puede ser que el sector publico pague mejores salarios que el sector productivo (privado)?
    Y mas aún, teniendo en cuenta que en los ultimos 6 años, el sector privado no ha podido crear puestos de trabajo, siendo el sector publico el gran empleador.

    Para que se entienda: los empleados publicos cuentan con importantes beneficios que en el sector privado no existen. Los empleados del sector privado, como partícipes del aparato productivo, son los que deben producir para sostener el aparato publico. Mas gasto publico, mayor debe ser la producción de los privados para sostenerlo. Si los privados no producen mas, entonces el gobierno debe financiarse de otra manera (si pide dinero prestado, como en los 90, se genera endeudamiento, si emite, inflacion).
    Es de locos.

  2. Adolfo dice:

    Mi pareja es Lic. en Comunicación Social recibida en la UNLP, es directora del área de comunicación y prensa de Berazategui, cobra $10500; sus compañeros Lic. en Sociología UNLP, Diseñadores UBA, Ingeniero Informáticos UBA, cobran entre $8000 y $10000, y así puedo seguir a nivel provincial y nacional.
    Basta con preguntar a cualquier empleado publico cuanto cobra.

  3. jorge aviles dice:

    14 01 016 PERSONAL PUBLICO-EXCESO-REDIMENSIONAMIENTO ANTECEDENTES HISTÓRICOS-QUEHACER Y HACER-

    1) Abordo en esta nota una problemática que concita desbordante atención pública. En particular en el seno de la propia administración sobre la cual se teme una suerte de “espada de Damocles” en lo que a mantenimiento o no de los puestos de trabajo y consiguientemente los sueldos se refiera. Subráyese el adverbio “aparentemente”: esto deriva en el desenmascarar las realidades y más aún lo cataplásmico. Si se habla de, a la fecha, el cuestionamiento se refiere a 14.000 cargos que habrá de afectar a menos del 1% del total.
    2) Vale decir para expresarlo en lenguaje metafórica que estamos quemándonos los sesos y aumentar las palpitaciones cardiacas de ¡¡ una…laucha !!. El atemorizante y robusto depredador prosigue en lo mejor de su paraíso y continuar con sus tropelías. Inclusive canibalismo. Es eso, reitero, que no me cabe explicarme el porqué de tal monumental desatino. Lo consecuente emerge amenazante: despidos y cesantías que se reclaman o mejor pretenden exigir la eliminación de centenares de miles de puestos.
    3) Sí, decimos que debemos aportar solución es a un par de millones – no 2 de miles a 30.000 – de puestos sobreabundantes. Sus productividades marginales son cero o negativas. Tengamos en cuenta que si en 2014 – 3.900.000 el total de personal en la administración pública consolidada lo era en un 28 % y el resto 72 %. en salud, educación y seguridad. Adviértase en relación a estos últimos entre los que un 23 % no trabajan cubiertos por “carpetas médicas.
    Cuestan al erario más que lo que producen. Si esto es as cabe remarcar, contundentemente, que lo aleccionante en la experiencia internacional es: el crecimiento en el total de los puestos públicos debe ser paralela al aumento de la población. Regla de oro. No de segundo orden es ético-político-administrativo: la incorporación de personal se hizo entonces, no como respuesta a una “necesidad” sino que fueron botines electorales de los partidos políticos, agregado a nepotismo y amiguismo Sin pudor. No constitucionales. Los casos de – todos: Poder Judicial y legislativos, federales provinciales y municipales. Inconducta ética plena. Otro artilugio siniestro deriva de la no existencia de planificación. Pruebas al grano: la no existencia ni propuesta para incorporar un clasificador y eje de carrera para funciones y cargos-empleos. Al ser esto así lo admisible o no queda en penumbras insondables. Fundamental. Las incorporaciones de personal se hizo fuera de concurso publico de antecedentes vía pruebas. Rotundamente “entraron por la ventana” en violación flagrante al artículo 16 de la Constitución Nacional. No tienen legitimidad. Es así de grave. Obvio que hubo y continúan habiendo cómplices – gobernantes “seriales” en un ilícito de código penal e irredargüiblemente. Que las organizaciones sindicales y los propios partidos políticos mismos bramen cuando el tema se plantee y con todos sus treces es absolutamente posible. A no arredrarse. “Paris bien vale misa”. Condición “sine qua non”. O seguimos con lo de la cola de la laucha. Otra vez más otra, en la trágica historia de la administración pública. Historia que está signada por emergencias derivadas de restauraciones de la derecha política. En términos agregados lo reverso no existió.

    Lo anterior es introducción-resumen de rasgos preliminares de diagnóstico. Incluyo segmentos de mi propio “curriculum vitae”. Auto-referenciación. La tarea me exigió esfuerzos de todo orden a los que me prodigué. Tanto como funcionario en Argentina por espacio de 8 años; como profesor universitario en temas de gestión de políticas públicas; como consultor- Consejero Técnico Especial del Secretariado General de la Organización de las Naciones Unidas – Reforma del Estado, participación-dirección en programas-proyectos de cooperación técnica en misiones tenidas en 41 países de 4 continentes; presidencia y gestión de una unidad de 5 en equipo que controló el 6 % de los intercambios import-export entre Canadá y Argentina por años; incluso tareas comunicacionales sobre mis propias iniciativas o como parte de equipos.
    Todo esto me auto-calificó para asumir responsabilidades y de mayúsculos portes. Enumero algunas: En 1965 como consultor-jefe del intendente socialista de Mar del Plata, concebí y puse en ejecución iniciativas las cuales, adaptadas, aún en el mundo fueron implantadas: a) la implantación del Presupuesto por Programa; b) participación en misiones del Banco Mundial-F.M.I); c) lo relacionado con un instrumento – sin antecedentes– de régimen legal de la gestión pública municipal. El Código Administrativo d) financiamiento de obras públicas mediante Contribución por Mayor Valor de las Propiedades derivados de inversiones públicas o Contribución por Mejoras; e) instauración y concepción del retiro voluntario – 18 meses de sueldos inclusive colaterales y asignaciones-costos indirectas; f) propuesta-plan para contratar con empleados publico– en forma de cooperativas distintivamente; la prestación de servicios y obras públicos; g) concepción e instauración – presupuesto 1966 – del Salario Familiar-Educacional – nuevamente en el marco de una gestión socialista y así lo reconoció públicamente el ex Presidente de la Nación- ahora llamado Asignación Universal por Hijo (la autoría es mía y no de reclamos falsarios…me ocurrieron otros despojos. En fin)
    En lo que se refiere a experiencias con responsabilidades primeras hube de: a) reducir el personal en la Provincia de La Pampa en tanto Subsecretario 12% del total de personal al impedir los nombramientos a la firma; b) como primer administrador del C.F.I. con personal tan reducido – 4 – que insumía el 1,7 % del total presupuestario; c) disolución de 5 centros asiáticos – algunos creados por Prebish – de cooperación internacional desafectando sus dotaciones de personal en sus totalidades (100 %). Mi informe llegó a la Asamblea General; d) tema de mis seminarios en universidades canadienses; e) libro en publicación digital – 6º eje complementario – intitulado “Compensación de Impuestos con Trabajo Comunitario”. Y otros
    POST SCRIPTUM 1) sigue esta nota en segunda parte con – como anunciado como ejes de reforma (son 6 básicamente) y estrategias consecuentes recomendadas;
    2) coincido en que Prat Gay es un robusto y pulcro delincuente serial;

    Prof. Dr. Jorge M. Avilés
    (5 carreras universitarias hechas)

  4. jorge aviles dice:

    14 01 016 PERSONAL PUBLICO-EXCESO-REDIMENSIONAMIENTO ANTECEDENTES HISTÓRICOS-QUEHACER Y HACER-

    1) Abordo en esta nota una problemática que concita desbordante atención pública. En particular en el seno de la propia administración sobre la cual se teme una suerte de “espada de Damocles” en lo que a mantenimiento o no de los puestos de trabajo y consiguientemente los sueldos se refiera. Subráyese el adverbio “aparentemente”: esto deriva en el desenmascarar las realidades y más aún lo cataplásmico. Si se habla de, a la fecha, el cuestionamiento se refiere a 14.000 cargos que habrá de afectar a menos del 1% del total.
    2) Vale decir para expresarlo en lenguaje metafórica que estamos quemándonos los sesos y aumentar las palpitaciones cardiacas de ¡¡ una…laucha !!. El atemorizante y robusto depredador prosigue en lo mejor de su paraíso y continuar con sus tropelías. Inclusive canibalismo. Es eso, reitero, que no me cabe explicarme el porqué de tal monumental desatino. Lo consecuente emerge amenazante: despidos y cesantías que se reclaman o mejor pretenden exigir la eliminación de centenares de miles de puestos.
    3) Sí, decimos que debemos aportar solución es a un par de millones – no 2 de miles a 30.000 – de puestos sobreabundantes. Sus productividades marginales son cero o negativas. Tengamos en cuenta que si en 2014 – 3.900.000 el total de personal en la administración pública consolidada lo era en un 28 % y el resto 72 %. en salud, educación y seguridad. Adviértase en relación a estos últimos entre los que un 23 % no trabajan cubiertos por “carpetas médicas.
    Cuestan al erario más que lo que producen. Si esto es as cabe remarcar, contundentemente, que lo aleccionante en la experiencia internacional es: el crecimiento en el total de los puestos públicos debe ser paralela al aumento de la población. Regla de oro. No de segundo orden es ético-político-administrativo: la incorporación de personal se hizo entonces, no como respuesta a una “necesidad” sino que fueron botines electorales de los partidos políticos, agregado a nepotismo y amiguismo Sin pudor. No constitucionales. Los casos de – todos: Poder Judicial y legislativos, federales provinciales y municipales. Inconducta ética plena. Otro artilugio siniestro deriva de la no existencia de planificación. Pruebas al grano: la no existencia ni propuesta para incorporar un clasificador y eje de carrera para funciones y cargos-empleos. Al ser esto así lo admisible o no queda en penumbras insondables. Fundamental. Las incorporaciones de personal se hizo fuera de concurso publico de antecedentes vía pruebas. Rotundamente “entraron por la ventana” en violación flagrante al artículo 16 de la Constitución Nacional. No tienen legitimidad. Es así de grave. Obvio que hubo y continúan habiendo cómplices – gobernantes “seriales” en un ilícito de código penal e irredargüiblemente. Que las organizaciones sindicales y los propios partidos políticos mismos bramen cuando el tema se plantee y con todos sus treces es absolutamente posible. A no arredrarse. “Paris bien vale misa”. Condición “sine qua non”. O seguimos con lo de la cola de la laucha. Otra vez más otra, en la trágica historia de la administración pública. Historia que está signada por emergencias derivadas de restauraciones de la derecha política. En términos agregados lo reverso no existió.

    Lo anterior es introducción-resumen de rasgos preliminares de diagnóstico.

    Prof. Dr. Jorge M. Avilés
    (5 carreras universitarias hechas)

  5. Carlos I dice:

    El problema con este tipo de análisis que habla de promedios es que en el sector público nacional, en el cual trabajo, hay brechas gigantes entre salarios. Como siempre a los que trabajamos nos pagan dos mangos. Hoy, con título y maestría, sin cargo, con gente a cargo de facto, podés cobrar como mucho 25mil pesos en mano. Pero un director cobra arriba de las 100 lucas y un jefe arriba de las 60 lucas. Yo tengo compañero que laburan mucho más que la gran mayoría de los directores y jefes y cobran una mierda, 15mil pesos, 17mil pesos. gente recibida y que pone el cuerpo todos los putos días para que esto camine.
    El problema de estas notas es que no tienen ni idea de la composición de las nominas del sector público. Además, el organismo en el que estoy, somo el 80% contratados. Eso significa que en cualquier momento me dejan en la calle sin ningún tipo de indemnización, después de 8 años de trabajo. Lo peor de todo es que nadie habla del problema real del sector público, siempre dicen las mismas estupideces…

  6. Mariano dice:

    Ejemplo de creación de empleo de calidad en la Administración de Parques Nacionales:
    Por Decreto del PEN N° 1375/1996: 13 Directores de carrera…
    Asumieron estos carroñeros al Organismo y por la DA N° 1422/2016 del JGM Marcos Peña elevaron a 31 el número de Directores (de pesos 80 mil arriba mas UR) y SIN CONCURSO nombraron a cuadros porteños del PRO: Resoluciones N° 371, 372, 373, 374, 375, 376, 377, 381, 383/2016 y N° 007, 008/2017 y siguen etc.
    El Estado Nacional botín de guerra (esta vez por el DEBER CÍVICO del amigote de Macri).

    Igual, son aves de paso.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *