No, la OMS no obtuvo luz verde como organismo supragubernamental para “planear cómo sigue la muerte mundial” - Chequeado Skip to content
Verificaciones facebookFalso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

No, la OMS no obtuvo luz verde como organismo supragubernamental para “planear cómo sigue la muerte mundial”

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circula en redes sociales un contenido viral que señala que “la OMS obtiene luz verde como un ‘organismo supragubernamental’ que tendrá la autoridad para dictar a los países miembros (194 países) protocolos y procesos en caso de ‘emergencias de salud’”.
  • Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede hacer recomendaciones a los países sobre qué hacer para mejorar la salud de sus ciudadanos y qué medidas tomar para prevenir el brote de enfermedades, pero no puede hacer cumplir esas recomendaciones.
  • En Ginebra, Suiza, del 22 al 28 de mayo último, se llevó a cabo la la 75ª Asamblea Mundial de la Salud con el fin de determinar y supervisar las políticas financieras de la organización y de revisar y adoptar el presupuesto por programas. En ningún momento se trató aquello que señala el contenido viral.

Circula en redes sociales un contenido viral que señala: “Planeando cómo sigue la muerte mundial. ¿Qué pasa en Ginebra del 22 al 28 de mayo? La OMS obtiene luz verde como un ‘organismo supragubernamental’ que tendrá la autoridad para dictar a los países miembros (194 países) protocolos y procesos en caso de ‘emergencias de salud’” (sic).

Sin embargo, esto es falso. La Organización Mundial de la Salud (OMS) es un organismo de asesoramiento. Puede hacer recomendaciones a los países sobre qué hacer para mejorar la salud de sus ciudadanos y qué medidas tomar para prevenir el brote de enfermedades, pero no puede hacer cumplir esas recomendaciones: no tiene la capacidad de obligar o sancionar a sus miembros.

En Ginebra, del 22 al 28 de mayo último, no ocurrió aquello que señala la publicación viral. Durante esa semana, en la ciudad de Suiza, se llevó a cabo la 75ª Asamblea Mundial de la Salud con el fin de determinar y supervisar las políticas financieras de la organización y revisar y adoptar el presupuesto por programas, según informó oficialmente el organismo.

Si bien la Asamblea Mundial de la Salud puede formular recomendaciones y proponer modos de proceder, especialmente en momentos de riesgo sanitario mundial sin precedentes, dependerá de cada gobierno determinar su respuesta y actuar en consecuencia”, aclara el propio organismo en su web.

Como comunicó la OMS, durante una sesión especial de la Asamblea Mundial de la Salud en noviembre de 2021, los países acordaron comenzar a negociar un nuevo instrumento para la prevención, preparación y respuesta a pandemias, con miras a que esté listo para la Asamblea de 2024. Sin embargo, el posible instrumento normativo no existe aún. Y antes de aprobarse pasará por un proceso de negociación que incluirá consultas públicas.

El Reglamento Sanitario Internacional (RSI o IHR, por sus siglas en inglés) es un acuerdo legalmente vinculante firmado por 196 países, incluido Estados Unidos, que define los derechos y obligaciones de los países firmantes en el manejo de eventos y emergencias de salud pública de importancia internacional, recuerda Factcheck.org en una verificación de datos de esta misma desinformación.

Campaña desinformativa

Varias personas mediáticas conservadoras han afirmado falsamente que las 13 enmiendas al RSI presentadas por Estados Unidos para discusión en la 75ª Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra amenazarán la soberanía estadounidense.

Factcheck.org, un medio aliado de Chequeado, comprobó que entre ellos están: la exrepresentante republicana de Minnesota Michele Bachmann, quien dijo que el gobierno de Joe Biden “está trayendo enmiendas que propondrían que todas las naciones del mundo cedan su soberanía respecto a decisiones nacionales de atención médica a la OMS”, en una entrevista con Steve Bannon realizada el 9 de mayo.

También Daniel Horowitz, editor senior de la compañía de medios conservadora The Blaze, afirmó que las enmiendas “esencialmente permitirían al director general de la OMS declarar una emergencia de salud pública en un país y obligar unilateralmente a sus ciudadanos a tomar ciertas medidas”. El senador republicano por Florida Marco Rubio se sumó a estas voces y pidió a sus seguidores detener el “tratado”.

Y en su programa del 19 de mayo, Tucker Carlson de Fox News dijo que el gobierno de Biden está muy cerca de entregarle a la OMS poder sobre todos “los aspectos íntimos de su vida”.

Negociación en proceso

Al momento de la publicación de esta nota, existe un órgano de negociación intergubernamental que celebrará su segunda reunión en agosto de 2022 y discutirá allí un documento de trabajo. Luego, este órgano elaborará un informe a tratarse en la 76ª Asamblea Mundial de la Salud en 2023, para luego discutir el posible instrumento normativo en 2024.

“Como con todos los instrumentos internacionales, cualquier acuerdo, si y cuando se llegue acuerdo, será determinado por los gobiernos mismos, quienes tomarían cualquier acción respetando sus propias leyes y regulaciones nacionales”, le dijo un portavoz de la OMS en un correo electrónico a Factcheck.org. Y, si fuera un tratado, por ejemplo, tendría que ser aprobado por el Senado de Estados Unidos.

Lo que sí es un hecho es que luego de la pandemia de COVID-19, funcionarios estadounidenses han propuesto reformar el Reglamento Sanitario Internacional existente e impulsar medidas más eficientes para reportar a tiempo, tener financiamiento para la preparación frente a adversidades y mejorar la data para tomar mejores decisiones.

Algunas de esas propuestas se pueden leer (en inglés) en este artículo publicado por el secretario de Estado estadounidense Antony J. Blinken y el secretario de Salud, Xavier Becerra.

Lo que se trató en la 75ª Asamblea Mundial de la Salud

La Asamblea Mundial de la Salud es el órgano máximo decisorio de la OMS, en el que se congregan delegaciones de sus 194 estados miembros. Este año, la Asamblea volvió a convocarse entre el 22 y el 28 de mayo de manera presencial -no lo hacía así desde el inicio de la pandemia de COVID-19- bajo el lema “Salud para la paz, paz para la salud”.

Durante esa semana, como señala la página de la OMS, se tocaron los siguientes temas:

  • Cambio de paradigma urgente hacia la prevención de enfermedades y la promoción de la salud
  • Reorientación radical de los sistemas de salud, que otorgue preeminencia a la atención primaria como fundamento de la cobertura sanitaria universal
  • Una nueva arquitectura para la preparación, respuesta y resiliencia frente a emergencias sanitarias: 10 propuestas para un mundo más seguro
  • Ciencias del comportamiento para una mejor salud
  • Un retorno saludable: invertir en una OMS financiada de manera sostenible

Al mismo tiempo, el organismo publicó los documentos principales de cada jornada dentro de los cuales no aparece en ningún momento lo señalado por la publicación viral.

Además, como señala su Constitución, la OMS es un organismo de asesoramiento, pero no tiene la capacidad de obligar o sancionar a sus miembros. Por ejemplo, durante la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, la OMS dio varias recomendaciones, pero los países fueron soberanos a la hora de ponerlos en marcha y decidir cómo actuar para proteger a sus ciudadanos.

Una representante de prensa del Departamento de Salud y Servicios Sociales le explicó a Factcheck.org que lo que señala la desinformación de redes no es correcto.

“Las enmiendas propuestas fortalecerían la capacidad de la OMS para usar información disponible públicamente en todo el mundo para determinar si una emergencia de salud pública de importancia internacional pudiera estar ocurriendo, y en base a esa información, informar a todas las naciones de la amenaza de manera oportuna y proporcionar recomendaciones, no mandatos, para cómo responder de manera segura y efectiva”, dijo la vocera en un correo electrónico.

Por último, como explicó a AFP Catherine Régis, profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de Montreal y codirectora del Centro de Política, Organizaciones y Derecho de la Salud (H-POD): “No es posible que la OMS, independientemente de cualquier tratado, gobierne de facto a los Estados, sin pasar por los gobiernos/parlamentos”.

Este es un artículo en alianza con Factchequeado, un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en español en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *