Crédito: Casa Rosada

Reunión Macri-Trump: datos y contexto sobre los temas de la agenda presidencial

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Los mandatarios de la Argentina y de los Estados Unidos se reunirán hoy por primera vez. Comercio bilateral, acuerdos en seguridad y la situación de Venezuela serán parte de la discusión. ¿Cuál es el estado de estos temas?

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, visita Washington, donde se reunirá hoy con su par estadounidense, Donald Trump. Será el primer encuentro entre ambos mandatarios y, de acuerdo con los comunicados oficiales, se abordarán temas bilaterales y regionales, como el comercio, la colaboración en cuestiones de seguridad y la situación de Venezuela. A continuación, datos e información sobre cada uno de estos temas:

1) El déficit comercial de la Argentina, lejos de ser una novedad

Durante 2016 la Argentina exportó productos a los Estados Unidos por un total de US$4.483 millones, a la vez que realizó compras provenientes de ese país por US$6.985 millones. El resultado, entonces, fue un déficit de US$2.500 millones. Estos datos ubicaron a los Estados Unidos como el tercer socio comercial más relevante del país tanto en compras como en ventas. Los datos son oficiales y provienen del INDEC.

El déficit en el intercambio con la nación que actualmente preside Trump está lejos de ser una novedad. En el período 1980-2016, los Estados Unidos tuvieron un saldo favorable en su comercio con la Argentina (es decir, que vendió más de lo que compró) en 28 años, mientras que en nueve el resultado fue positivo para nuestro país. El saldo fue superavitario para la Argentina en cuatro años de la década de 1980, en el primero de la década del ‘90, y en cuatro desde el año 2000 (el período 2002-2005).

“Mientras nosotros les vendemos productos de origen natural o primario, en su mayoría, con poco valor agregado industrial, ellos nos venden maquinarias y productos con un mayor valor agregado que, además de tener un precio más estable, son irremplazables para el entramado industrial local”, destactó Santiago Mosquera, analista económico del Estudio Bein y Asociados, en este chequeo.

Existen dos exportaciones argentinas que están en discusión en la actualidad. Por un lado, el biodiesel, ya que los productores estadounidenses denuncian dumping (es decir, vender por debajo del precio del producto para afectar la competencia) y reclaman la imposición de derechos especiales, algo que fue rechazado por la Cancillería argentina. Por el otro, los limones, cuyo ingreso en los Estados Unidos está trabado desde hace años y, si bien se había anunciado a fines de 2016 que se levantaba la restricción, finalmente la prohibición se extendió.

La importancia relativa de ambos productos es muy diferente. En el caso de los limones, la gerente de la Asociación Tucumana del Citrus, Paula Rovella, minimizó el impacto. “Hace muchos años venimos luchando por la exportación (a ese mercado), pero no son más que 20 mil toneladas, mientras nosotros exportamos 250 mil”, declaró según consigna la agencia Télam. En cuanto al biodiesel, en cambio, se trata de la principal exportación a los Estados Unidos durante 2016, ya que el 25,7% de los montos provinieron de este combustible.

2) Relación más estrecha en seguridad

En marzo de 2016, el ex presidente Barack Obama visitó la Argentina por primera vez durante su gestión. En esa ocasión, los cancilleres de ambos países firmaron una serie de convenios bilaterales que incluían como uno de los temas centrales la seguridad y la lucha contra el terrorismo. Entre ellos, se firmó un convenio para intercambiar información, como huellas dactilares o condenas previas de individuos, y prevenir el crimen, y un acuerdo con el marco legal sobre los oficiales de seguridad a bordo de los vuelos comerciales entre ambos territorios.

La relación en torno al área se profundizó a fines de 2016, cuando el ministro de Defensa de la Nación, Julio Martínez, firmó un convenio con la Guardia Nacional del Estado de Georgia en el marco del Programa de Colaboración Estatal del Departamento de Defensa de EE.UU. (SPP, por sus siglas en inglés), algo que había solicitado Macri. “Nuestra organización espera brindar asistencia en temas ambientales relacionados con inundaciones, incendios forestales, intercambios y mantenimiento en materia de aviación, seguridad fronteriza, logística y preparación para desastres”, señaló el brigadier general Joe Jarrard, ayudante general de la Guardia Nacional de Georgia.

“El convenio determina expresamente que cuando lo consideren necesario los efectivos militares de la Guardia Nacional podrán operar en el país asociado y si es necesario tomar decisiones con y por sobre las fuerzas armadas y de seguridad locales”, criticó entonces el coronel retirado José Luis García, ex profesor de la Escuela de Defensa Nacional. “Es la forma consensuada entre los gobiernos argentino y norteamericano para habilitar la posibilidad de volver a emplear personal militar en la Seguridad Interior”, agregó.

La reunión entre ambos mandatarios se da además en el contexto de denuncias periodísticas por la compra por parte de la Argentina de armamento estadounidense. El ex embajador argentino, Martín Lousteau, respondió que la carta que se difundió se debe a la intención de “acceder a programas como el Excess Defense Articles (EDA) o Artículos de Defensa Excedentes -mediante el cual se ponen a disposición elementos de defensa a precios simbólicos-”, y que el listado del anexo corresponde a “necesidades diagnosticadas por el Ministerio de Defensa”.

De hecho, el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, fue consultado esta semana en su visita al Senado de la Nación sobre el tema y por la Ley de Defensa Nacional que prohíbe la actuación de militares en tareas internas. “No tenemos ninguna intención de no cumplir ni de modificar la ley de seguridad interior. Las fuerzas armadas no deben intervenir en conflictos internos”, respondió Peña, y señaló que más de la mitad de la lista de elementos bélicos son “material de rezago y venía de la gestión anterior. (…) No hay nada raro ni nada que exceda la discusión presupuestaria común y el plan de trabajo del Plan de Defensa”.

3) Alineados con respecto a Venezuela

Tanto Trump como Macri coinciden en sus críticas al gobierno venezolano de Nicolás Maduro. El presidente argentino fue uno de los máximos impulsores de la suspensión de Venezuela del Mercosur y, ante las protestas de estas semanas, reiteró “la exhortación de los países de la región a que se convoquen elecciones”.

El actual mandatario estadounidense, por su parte, había declarado en campaña que si no ganaba, su país “sería Venezuela”, y días antes de las elecciones visitó el estado de Florida donde señaló que se comprometió con “las personas de Cuba y de Venezuela en su lucha contra la opresión”. Por último, a principios de febrero último, Trump se reunió con la esposa de Leopoldo López, dirigente opositor venezolano que se encuentra preso, y pidió su inmediata liberación. Macri hizo lo mismo en marzo.

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *