Imagen: Arturo Chomyszyn

Tras la devaluación, la inflación se aceleró en junio y alcanzó el 3,7%. ¿Cómo se explica el aumento y qué consecuencias tiene?

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Luego de que el dólar aumentara más del 50% desde que comenzó el año y se ubique en torno a los $28, el INDEC informó que la inflación de junio fue de 3,7 por ciento. Si se mira sólo el dato del Gran Buenos Aires, se trata del porcentaje más alto desde mayo de 2016, cuando el instituto oficial volvió a medir en esa región la variación de precios luego de la emergencia estadística que estuvo vigente entre diciembre de 2015 y ese mes. ¿Cómo se explica el incremento y qué impactos puede tener?

Según el informe del INDEC, las principales subas se dieron en los rubros transporte (5,9%, debido a los aumentos en colectivos y trenes que hubo durante el primer semestre), alimentos y bebidas no alcohólicas (5,2%, producto de la devaluación), salud (4,3%, por aumentos en la medicina prepaga) y equipamiento y mantenimiento del hogar (4%, también por causa de la devaluación).

El primer semestre del año registró una inflación acumulada del 16%, por encima de la meta del 15,7% que marcó el Gobierno nacional para todo 2018. Hoy las consultoras privadas estiman una inflación anual del 30 por ciento. Por otro lado, la inflación interanual (junio vs. junio) aumentó 29,5%, mayor a la meta interior superior de 29% que acordó el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el memorando oficial, se fijó un rango de Índice de Precios al Consumidor (IPC) anual de 27% (meta inferior) y dos metas superiores, de 29% y 32%.

“Al superar el límite superior de la banda interna (29%), el FMI informará su análisis sobre la actual política monetaria. Pero si se supera el límite superior de la banda externa (32%), el Fondo mandará a revisión el acuerdo, y el Gobierno tendrá que explicar ante la junta del organismo su gestión sobre las regulaciones monetarias. Esto, a su vez, condicionará los desembolsos acordados”, señaló Gabriel Caamaño, socio de la consultora Estudio Ledesma y master en Economía de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

En cuanto a la política social, los beneficiarios de programas como Argentina Trabaja y aquellos que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la jubilación mínima tuvieron una pérdida de 13% y 3% en términos reales, respectivamente, durante el primer semestre del año. El Gobierno bonaerense anunciará un paquete de medidas sociales para reforzar los ingresos de esta población en la Provincia.

 

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *