Infómetro 2017: el Ministerio de Desarrollo Social, el menos transparente

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

De acuerdo con el Infómetro, un ranking elaborado por Chequeado para medir la transparencia de los distintos ministerios, el Ministerio de Desarrollo Social es el menos transparente de la gestión de Cambiemos, mientras que en el otro extremo se encuentra el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Sin información sobre el presupuesto que maneja, sin detalle de las autoridades del Ministerio o datos que permitan saber cómo se lleva adelante la política social del gobierno, como la cantidad de programas sociales que maneja, el Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley, es el más opaco de los ministerios, según el relevamiento realizado por este medio en la última semana de octubre.

En el otro extremo se encuentra el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, que está a cargo de Lino Barañao desde su creación en 2007, que publica tanto información institucional bastante detallada como datos sobre el funcionamiento del Conicet, la inversión en Ciencia y Tecnología, la cantidad de publicaciones y otros indicadores relevantes para el sector.

El índice fue elaborado por Chequeado y considera cuatro categorías: la transparencia institucional de cada ministerio (cuánto se informa sobre el presupuesto, las licitaciones y los empleados, entre otras cosas); la información que dan a los ciudadanos (como los trámites que pueden realizar ante el ministerio); la publicación de datos que permitan hacer diagnósticos del área (el componente que más pesa en el índice) y la usabilidad de las páginas web. El puntaje va de 0 a 10, siendo este último el óptimo de transparencia (para el detalle de la metodología ver Qué es y para qué hicimos el Infómetro, el ranking de ministerios).

El relevamiento fue realizado durante la última semana de octubre, por lo que incluye la información publicada hasta ese momento. La nueva información será considerada en la próxima edición del índice, que será como mínimo una vez al año.

Ambos extremos muestran cierta similitud con lo que ocurría durante el gobierno anterior: el Ministerio de Ciencia era también el más abierto hasta 2015, y el Ministerio de Desarrollo Social era uno de los más opacos, aunque entonces había peores: Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Planificación Federal y el de Seguridad.

Pero aunque mantienen posiciones similares al interior del ranking, ambos ministerios mejoraron su puntaje entre una gestión y la otra, algo que se observa también en el promedio de apertura de cada gestión. Mientras el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria) obtuvo 5,7 puntos, el gobierno de Mauricio Macri (Cambiemos) alzanzó 6,3 puntos. La mejora viene sobre todo por la mayor publicación de datos y estadísticas en diferentes áreas. En este aspecto, el nivel de apertura pasó de 4,9 a 6,2.

En este sentido, al poco tiempo de haber asumido -en enero de 2016-, este gobierno publicó un decreto para abrir cierta información institucional y cada ministerio se comprometió a publicar algunas bases de datos (para ver detalles sobre este proceso en particular ver El Abridor).

Uno de los ejemplos más significativos es el del Ministerio de Seguridad, que luego de no publicar estadísticas de criminalidad durante siete años comenzó a hacerlo nuevamente en 2016. Otros, como el Ministerio de Justicia, no sólo publicaron nuevos datos sino que lo hicieron en formatos abiertos y reutilizables, que permiten trabajar con ellos directamente (como excel o CSV). Ambos organismos mejoraron en el ranking de ministerios.

El Ministerio de Hacienda también subió en el ranking, hasta ubicarse segundo, debido a la gran cantidad de datos publicados de su área durante el último período, que incluye datos sobre la economía, desde información de empleo a inflación y recaudación, entre muchos otros.

En el caso de otros ministerios, como el de Trabajo, bajó levemente el nivel de apertura: de 6,9 -lo que lo ubicaba como el segundo más abierto- a 6,4. La diferencia no se da por la cantidad de estadísticas publicadas, aspecto que mejoró levemente, sino por la menor información que presenta el sitio actual sobre las autoridades del Ministerio y la usabilidad de la página, ya que encontrar hoy los datos al interior del sitio es más difícil de lo que era. El Ministerio de Agricultura, en cambio, mejoró su posición gracias a la mayor información institucional que publica y una presentación más sencilla y abierta de los datos.

El Ministerio de Producción, por otro lado, sigue al de Desarrollo Social en cuanto a su opacidad: no publica datos de las compras y contrataciones que realiza o el presupuesto que maneja. En cuanto a las estadísticas, al momento de realizar el relevamiento (la última semana de octubre) aunque el Ministerio publicaba el Monitor de la Economía Real con datos generales, como la producción industrial o la recaudación del IVA, había muchas áreas a cargo del Ministerio sobre las cuales no hay datos. Esto cambió con la publicación del sitio de estadísticas productivas, lanzado el 15 de noviembre último pero que no está contemplado en el relevamiento que fue realizado antes.

El Ministerio de Transporte, por su parte, aunque concentra el 70% de los fondos destinados a proyectos de inversión que prevé el presupuesto para 2018, no publica en su sitio información sobre su presupuesto. Tampoco se publican datos sobre seguridad vial, como el número de siniestros y de víctimas.

Muchos de los sitios del gobierno están alojados en Argentina.gob.ar, sitio web oficial desarrollado por el Ministerio de Modernización. A diferencia de lo que ocurría antes, el hecho de que muchos de los ministerios ahora tengan ahora un diseño similar puede facilitar la comprensión por parte de los ciudadanos (ya no es necesario entender la lógica de cada sitio particular) pero se advierten grandes diferencias en la información que proporcionan a través de estas plataformas.

Algunos ministerios, como por ejemplo el Ministerio de Agroindustria, tienen la información sobre sus autoridades en el sitio, con CVs de secretarios y subsecretarios; otros tienen simplemente un organigrama aunque sin mayor detalle de quiénes son las autoridades; o un link al Mapa del Estado, un sitio centralizado donde están los funcionarios de las distintas reparticiones.

En muchos casos los ministerios publican en sus sitios las licitaciones que tienen abiertas en ese momento y las adjudicaciones que hacen, pero en varios casos, como en el del Ministerio de Ambiente, no se publican datos sobre las compras y contrataciones del organismo. Además, muy pocos ministerios entregan información en sus sitios sobre su presupuesto y cómo se distribuye.

donantes