¿Cuál es el impacto del trabajo de los verificadores de datos en las figuras públicas, las instituciones y los medios?

Los políticos, las instituciones públicas y los medios de comunicación a menudo están sujetos a diferentes estándares de responsabilidad. En el caso de los medios, suelen tener una política, al menos en teoría, de corregir errores, y rara vez reciben reacciones negativas por hacerlo. Por el contrario, reconocer una inexactitud puede ser considerablemente más delicado para los funcionarios. Si bien hay figuras públicas que admiten que se equivocaron, en muchos casos, las afirmaciones inexactas se vuelven a repetir a pesar de la abrumadora evidencia en contrario.

Este informe fue diseñado para ayudar a los verificadores de datos a aprender cómo movilizar la presión institucional y social para crear una cultura de la corrección.

Una pequeña pero prometedora base de evidencia

Un experimento realizado en los Estados Unidos un mes antes de las elecciones de 2012 descubrió que los legisladores a quienes se les habían enviado cartas advirtiéndoles de las consecuencias a su reputación por hacer declaraciones incorrectas tenían menos probabilidades de hacerlas. Los investigadores dividieron 1.200 legisladores en tres grupos. Un grupo recibió una carta que explicaba el proceso de verificación de datos y describía los riesgos de hacer declaraciones inexactas. Este fue el grupo de “tratamiento”. Al segundo grupo “placebo” se le envió una carta indicando que se iba a monitorear la precisión durante la campaña en general, sin mencionar el chequeo de datos. El resto no recibió ninguna carta.

Los investigadores encontraron que los participantes en el grupo de “tratamiento” tenían la mitad de probabilidades de ser cuestionados por la organización de chequeo PolitiFact o los medios de comunicación. Aunque la tasa de imprecisiones fue baja en todos los ámbitos, sólo el 1,3% de los legisladores del grupo de “tratamiento” tuvo objeciones sobre su precisión, en comparación con el 2,8% en los grupos de placebo o control.

Es cierto que la base de evidencia que sustenta esta guía es pequeña. El estudio descrito es el único experimento que identificamos con revisión de pares sobre el impacto del chequeo de datos en los políticos. Y, sin embargo, si bien estamos muy lejos de entender cómo y en qué contextos las intervenciones funcionan de manera efectiva para encontrar la intervención que funcione para todos, este experimento y una serie de estudios cualitativos con figuras públicas indican que hay buenas razones para tomar los impactos seriamente y continuar construyendo nuestra base de evidencia en el área.

¿Cómo pueden los verificadores crear una cultura de la corrección?

Los verificadores de datos pueden adoptar una serie de estrategias. Además de exponer públicamente declaraciones inexactas a través de chequeos, pueden contactar al autor de la frase previo a la publicación y durante la fase de investigación de los datos, o intentar corregir la fuente de las inexactitudes tras la publicación.

Este tipo de acciones le deja en claro a las figuras públicas y su personal que sus declaraciones están siendo verificadas, con el potencial de alentar un uso más cuidadoso de la evidencia en el largo plazo.

Del mismo modo, los verificadores pueden llevar a cabo intervenciones más sistémicas. La capacitación a organizaciones de medios puede evitar la difusión de frases inexactas. Contactar a los productores de información pública puede mejorar el suministro de datos precisos y bien comunicados.

No existe una intervención única que funcione para todos. Es probable que el impacto en las figuras públicas varíe con el contexto cultural, político e informativo en los distintos países.

Te invitamos a leer la guía y mandarnos tuscomentarios. Las respuestas nos ayudan a precisar las recomendaciones y alinear la investigación con las necesidades de los verificadores. Podés escribirnos a [email protected] o [email protected]

¿Cuál es el impacto del trabajo de los verificadores de datos en las figuras públicas, las instituciones y los medios?

#Investigación#Impacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *