Los hijos y nietos recuperados a lo largo del tiempo - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año


Los hijos y nietos recuperados a lo largo del tiempo

Hoy se cumplen 39 años desde el inicio de la última dictadura militar en el país, el 24 de marzo de 1976, por lo que se conmemora el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. A continuación, cómo evolucionó la recuperación de los niños apropiados.

Uno de los rasgos singulares del golpe de Estado de 1976 en la Argentina fue la apropiación de los hijos de las personas asesinadas, y su entrega a otras familias para que se hicieran cargo. Por esta razón, uno de los principales reclamos de las organizaciones de Derechos Humanos, en particular de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, fue la recuperación de la identidad de estos chicos, y su ubicación en los casos en los que siguieran vivos.

En 1978, en plena dictadura, se localizó al primero de estos jóvenes, Emiliano Damián Ginés Scotto, quien había fallecido el 1° de septiembre de ese año en el Hospital de Niños de La Plata. A esa institución ingresó como NN, y según informa la organización Abuelas de Plaza de Mayo la muerte sucedió “por falta de atención y cuidado”. Ambos padres habían sido asesinados.

Desde ese año hasta 2014 se llevan encontrados 116 nietos, el último de los cuales fue confirmado en diciembre último. El año en el que se restituyó la identidad de la mayor cantidad de chicos fue 1984, con 12 casos, seguido de 1983 (ambos años apenas reiniciada la democracia) y 2008, con 8 casos en cada oportunidad.

Entre las cuestiones que contribuyeron al esclarecimiento de la identidad de personas que habían nacido durante la dictadura y separados de sus madres, se puede señalar la conformación en 1984 del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), a cargo en un inicio del entonces director del Programa de Ciencia y Derechos Humanos de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, Eric Stover. Una de las primeras medidas que se llevaron adelante fue solicitar la interrupción de las exhumaciones de esqueletos humanos sin identificar.

A propósito de la conformación del EAAF, la coordinadora Cecilia Ayerdi señaló que surgió “como organización no gubernamental porque los familiares desconfiaban de los peritos oficiales que en general habían sido los que habían intervenido también durante la dictadura”.

Además, en 1987 se creó por ley el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), con el fin de esclarecer la identidad de los presuntos hijos y nietos apropiados. Así, se dispuso que el Banco conservara “una muestra de la sangre extraída a cada familiar de niños desaparecidos o presuntamente nacidos en cautiverio”. 

La posibilidad de descubrir la identidad de los niños a partir de la sangre de sus parientes se vincula con la “metodología para el cálculo de la probabilidad de abuelidad” que desarrollaron distintos genetistas tras adaptar para el caso los análisis utilizados en las pruebas de paternidad, como lo explica Víctor Penchaszadeh, uno de los médicos que participó en su elaboración, en el libro Genética y Derechos Humanos.

Desde 2009 el BNDG funciona dentro de la órbita del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, aunque como organismo autónomo y autárquico.

El año último, luego del cotejo con las bases del BNDG, se confirmó la identidad del nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto. Ignacio Hurban es el hijo de su hija desaparecida, Laura Carlotto, y Walmir Montoya. Según la misma institución aún resta encontrar a unos 400 hijos y nietos más.

Comentarios

  • Enrique Hamilton29 de marzo de 2015 a las 1:54 pmNo es correcto utilizar la expresión "hijos y nietos recuperados", porque implica presumir que han sido secuestrados o privados de su identidad. La mayor parte de los casos que aún no se conocen públicamente son de hijos o nietos de padres muertos por los militares en la guerra de esos años, que saben perfectamente su origen y prefieren mantenerlo en el ámbito privado para evitar el uso político de esa información, por agradecimiento o afecto hacia sus padres de crianza, o para evitar la injusta persecución penal hacia esas personas, que entienden excesiva o prescripta.
  • Marcela1 de julio de 2021 a las 1:19 pmMuchos hijos han muerto por buscar a sus padres verdaderos. Porque no se dice.? Los que datan están en manos de los políticos. Mucha hipocresía. Se sigue lucrando con mentiras..

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *