Chequeado

Cambiar la coparticipación, la promesa (casi) imposible

¡Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
08 Julio, 2015 14:10 pm | Tiempo de lectura: 3 minutos
Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
08 Julio, 2015 14:10 pm
| Tiempo de lectura: 3 minutos
Diversos dirigentes justicialistas prometieron lograr un aumento de los recursos transferidos a sus provincias en caso de ser electos. ¿Cuál es la realidad hoy y cuáles son las dificultades?

[Daniel Scioli me dice] haceme firmar un acta en donde están comprometidas las principales obras y el punto de coparticipación que nos han sacado a los riojanos”, destacó el gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, durante la visita de Scioli, precandidato a presidente del Frente para la Victoria. “Vamos a recuperar los ocho puntos de coparticipación que [Raúl] Alfonsín le sacó a la provincia”, prometió en la misma línea Fernando Espinoza, intendente de La Matanza y precandidato a vicegobernador de Buenos Aires. Pero, ¿cuál es la situación y cuáles las dificultades para modificar el reparto?

El camino a la ley actual

La coparticipación es relevante porque transfiere recursos automáticamente a las provincias, es decir, sin importar el color político de sus gobernantes, y además esos fondos constituyen en muchas provincias la mayoría de sus ingresos. Implica una primera distribución de recursos entre la Nación y las provincias, seguida por otra donde se dividen los montos entre ellas.

En 1988, se sancionó la Ley 23.548, por la que el 56,7% de los recursos recaudados por ciertos impuestos (como el IVA o Ganancias) se dirigían a las provincias, de acuerdo con ciertos porcentajes del reparto entre ellas. Este régimen fue pensado como transitorio, aunque es el que rige actualmente con algunas modificaciones, por ejemplo que un 15% debe ir al sistema de previsión social.

En 2014, las provincias recibieron un 47%, aunque los montos que se reparten representan un menor porcentaje que al principio de la década de 1980, entre otras cosas porque “los tributos que presentaron un mayor crecimiento relativo en la post-convertibilidad [desde enero de 2002] no son coparticipables o se coparticipan sólo parcialmente, como los derechos de exportación y el impuesto a los débitos y créditos bancarios”, analiza un documento del Centro CIFRA de la CTA cercana al oficialismo nacional.

Otro trabajo de la central que dirige Hugo Yasky destaca que la distribución de 1988 “no se realizó en base a criterios objetivos sino sobre la base de la distribución efectiva de recursos registrada entre los años 1985 y 1987”.

Así, la Provincia de Buenos Aires, la más grande y poblada del país, cayó 6,5 puntos porcentuales en la distribución con respecto a la norma previa de 1973, que distribuía los recursos según la población (65%), la brecha de desarrollo o riqueza (25%) y la dispersión geográfica (10%).

Entre ambas leyes, en cambio, La Rioja ganó porcentaje, aunque si se considera un acuerdo transitorio de 1986 sí perdió un 0,25%, algo que explicó a Chequeado el economista y profesor de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), Carlos Martínez. Desde la Provincia aducen que por los cambios previos a la norma de 1988 los riojanos recibían un punto de coparticipación más que lo que se fijó.

Los límites al cambio

La reforma constitucional de 1994 dispuso la necesidad de establecer un nuevo régimen de coparticipación federal “antes de la finalización del año 1996”. Pero para poder aprobar la reforma se necesita el acuerdo de todas las provincias, lo que dificulta cualquier cambio que implique que alguna pierda participación en el reparto.

“La única posibilidad de hacerlo de otro modo, y no es totalmente seguro que se pueda, es que sea la Nación quien ceda participación de su coparticipación primaria. La otra forma sería a través de la creación de algún fondo específico aprobado por ley nacional como fue en su momento el Fondo del Conurbano”, explicó a Chequeado el investigador y docente del Instituto del Conurbano (ICO) de la UNGS, Alejandro López Acotto.

Las modificaciones en el pasado implicaron un aumento del total enviado a las provincias. La norma de 1973 “fue para entonces viable políticamente, precisamente por la modificación en la [distribución] primaria”, es decir, la Nación resignó una parte y todas las provincias ganaron recursos, como repasa Horacio Piffano, doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Nacional de La Plata.

Con la ley de 1988 se “elevó la participación provincial en la distribución primaria al máximo histórico”, como declaró Acotto.

Al ser consultado sobre la forma en la que recuperaría los puntos de distribución de Buenos Aires, Espinoza admitió las dificultades aunque consideró que “si bien es cierto que modificar la ley de coparticipación puede ser una traba, lo mismo se puede hacer por canales alternativos, como una ley que otorgue recursos extra a los grandes centros urbanos”. En el caso de Scioli, el acta del Compromiso por la Rioja que firmó no incluye ninguna mención a la coparticipación.

“Para lograr mayor igualdad, un camino posible para el Gobierno es resolver las inequidades del gasto nacional aprovechando la actual concentración de recursos de la que dispone, para poder más adelante, encontrar la salida al laberinto de la coparticipación”, concluyó en un artículo sobre el tema Luciana Díaz Frers, ex directora del Programa de Política Fiscal del Centro de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Temas

2 Respuestas

VICTOR ABRAHAM 6 de Agosto de 2015 a las 4:13 pm

ESTA LEY ES LA PIEDRA ANGULAR PARA EL DESARROLLO SOSTENIDO Y TENDER A UNA SITUACION SIMILAR CON PAISES COMO ALEMANIA…CANADA…..-LOS ARTICULADOS ENMARAÑAN TANTO A UNA LEY QUE DEBERIA SER EL MOTOR PARA QUE CADA PVCIA. LOGRE SALIR DEL ESTANCAMIENTO….UN EJEMPLO 50% Y 50%…NACION Y PVCIAS…ACORDE A ULTIMO CENSO NACIONAL SE REPARTIRA PROPORCIONALMENTE A CADA PROVINCIA SEGUN SU DEMOGRAFIA. SERIA UNA MANERA DE TERMINAR CON LA “CAJA” CENTRAL QUE DESTINA FONDOS A DISCRECION.

MIGUEL ANGEL 4 de Noviembre de 2015 a las 10:17 am

ES NECESARIO PARA UN CRECIMIENTO MEDIANAMENTE HOMOGENEO ,QUE SE MODIFIQUE LA COPARTICIPACION, PARA EVITAR EL MANEJO CENTRALIZADO DE LOS INGRESOS FISCALES. SOMOS EN TEORIA UN PAIS FEDERAL, PERO UNITARIO EN LA RECAUDACION DE LOS INGRESOS FISCALES. TOMEMOS EL EJ. DE ALEMANIA QUE ENTRE OTRAS COSAS, DEPOSITA DIARIAMENTE EL % DE COP. A CADA PROVINCIA

Te invitamos a compartir tus comentarios.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:
- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal
- promoción o venta de productos.
Muchas gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Explicador

Fernández anunció que mandará 15 proyectos de ley: 4 sobre la reforma judicial y otros 11 de distinta índole El presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció en su discurso de inauguración del 139º período de sesiones ordinarias del Congreso que le mandará al Congreso 15 proyectos de ley en total, de los cuales 4 están vinculados con su pretendida reforma judicial, elaborados a instancias de las recomendaciones que le realizó el Consejo Consultivo […]

El Explicador

Qué es la “querella criminal” que Fernández pidió para Macri En su discurso de apertura de sesiones del Congreso, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, habló del endeudamiento como uno de los males de la Argentina y anunció que el Gobierno impulsará una querella criminal contra los responsables, en alusión a la Presidencia de Mauricio Macri y otras presidencias. Pero, qué es una querella […]