Chequeado

Claves para entender la polémica entre Grabois y Mercado Libre

Ministerio de Producción

24 Mayo, 2019 | Tiempo de lectura: 5 minutos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • La empresa paga menos impuestos por estar encuadrada en la “ley de software” desde la gestión de Néstor Kirchner, algo que continuó durante el gobierno de CFK y el de Mauricio Macri.
  • Existen cuestionamientos de expertos respecto a su inclusión en este régimen.
  • El debate que abre el uso de Mercado Pago para el pago de programas sociales.

El dirigente social Juan Grabois -cercano al kirchnerismo- se refirió a principios de mes a la empresa Mercado Libre, a la que acusó de evadir impuestos amparándose en la llamada “ley de software”. En una presentación que hizo hace dos semanas, amplió su definición. “Mercado Libre está mal encuadrada en el régimen establecido por la Ley Nº 25.922, porque no tiene como actividad principal producir y vender software. Esta situación le permitió ahorrarse $1.500 millones sólo en 2017”, sostiene el informe elaborado junto al Observatorio de Coyuntura Económica y Políticas Públicas (OCEPP), que dirige el economista y dirigente del Frente Patria Grande Itai Hagman.

La discusión de la ley y de Mercado Libre: ¿autodesarrollo o producción de software?

La empresa obtiene los beneficios del régimen desde 2007, con Néstor Kirchner. Aunque algunas voces siguen cuestionando si estuvo correctamente encuadrada. El propio Grabois señaló: “Mercado Libre no es una productora de software, se autodefinen como un marketplace [N. de R.: sitio web que permite, tanto a vendedores como a compradores, relacionarse entre sí]”.

En la misma sintonía, el economista Andrés López, director del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP) de la Universidad de Buenos Aires (UBA), explica que según su visión “el objeto de Mercado Libre no es producir software, es usarlo para prestar un servicio. Si entra, tenemos que repensar todo el universo de quienes están en el régimen para incluir a otros tipos de empresas que usan sistemas de software para prestar servicios”.

En este sentido, el especialista citó el artículo 4 de la ley que dice: “Queda excluida del régimen establecido en la presente ley la actividad de autodesarrollo de software”. “Y es lo que hace Mercado Libre”, agregó López, quien integra el Consejo Presidencial del espacio oficial Argentina 2030.

En su presentación del lunes 13 de mayo, también Grabois apuntó: “Mercado Libre está mal encuadrada en el régimen, porque no tiene como actividad principal producir y vender software sino que hace autodesarrollo para vender principalmente intermediación comercial, un medio de pago (Mercado Pago) y otros servicios”.

Otra visión

Carlos Pallotti, ex presidente de la Cámara de Software (CESSI) durante la sanción de la primera ley y ex subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción en este gobierno, afirma, en cambio, que el encuadre es el correcto y que la empresa “sí desarrolla software, en su modalidad SaaS [N. de la R. software como servicio]”. En este tipo de servicio significa que el cliente puede acceder mediante un navegador web, por ejemplo, a los servidores del proveedor, que es quien se encarga del mantenimiento y de las actualizaciones de una plataforma o programa.

En sintonía con esto último, Mercado Libre entró al régimen en 2007 durante la Presidencia de Kirchner cuando se consideró que el 85,7% de las actividades de la empresa eran desarrollos de software. Tras la nueva ley, volvió a ingresar en 2015 durante el mandato de Fernández de Kirchner, con el 79,1% de su actividad. En ambos casos fue la Secretaría de Industria el organismo que firmó el ingreso.

Efectivamente, tal como señaló López, en la ley de software se excluyó a las empresas que hicieran autodesarrollo de software, aunque también en la reglamentación se mencionaban más especificamente las actividades que entraban y ahí sí se hacía mención por ejemplo a plataformas como la de Mercado Libre: “Desarrollo de productos y servicios de software, existentes o que se creen en el futuro, que se apliquen efectivamente a actividades tales como e-learning (plataformas de aprendizaje online), marketing interactivo, e-commerce (comercio electrónico)”.

En 2017, según consignaba esta nota de La Nación, la AFIP sostuvo que Mercado Libre debía devolverle más de $500 millones por año al Estado porque no le correspondía acceder a los beneficios impositivos y laborales de los que goza a través del Régimen de Promoción de la Industria del Software. Ante la consulta de Chequeado, desde la empresa sostuvieron que “nunca” fueron notificados de tal reclamo. Y continuó encuadrada en la ley: en su momento, el pedido de la AFIP fue rechazado por el Ministerio de Producción.

Cada vez más banco

A la vez, Mercado Libre también se fue metiendo en otras industrias, que no gozan del beneficio fiscal de la ley de software por la naturaleza de su actividad: con su billetera digital, Mercado Pago, ofrece la posibilidad de cobrar y pagar en distintos locales, realizar inversiones (lo hace mediante un acuerdo con el Banco Industrial) u ofrecer créditos a través de Mercado Créditos. Los bancos se quejan de los beneficios impositivos que goza la empresa conducida por Marcos Galperín, que a la vez no debe cumplir con las regulaciones del sector que impone el Banco Central, pese a ofrecer algunos servicios similares.

Desde 2018, además, el Ministerio de Trabajo habilitó que las billeteras digitales puedan ser utilizadas para el cobro de salarios y, en enero de este 2019, la ANSES hizo lo propio con el pago de planes sociales: de hecho, en junio será la primera prueba piloto para 300 beneficiarios de Asignación Universal por Hijo, Becas Progresar y del Programa Hogar que cobrarán sus haberes con la aplicación de Mercado Pago, lo que según el Estado nacional le ahorraría las comisiones bancarias o del Correo Argentino. La polémica es también porque el organismo no eligió hacer la prueba con PIM, otra billetera desarrollada por el Grupo Nación Servicios, del banco estatal.

La unidad financiera es un punto importante para Mercado Libre: gran parte del éxito del balance positivo de 2018 tuvo que ver con el crecimiento de la billetera digital, que movió un 68,2% más de transacciones de pago que el año anterior. El volumen de dinero transaccionado en Mercado Pago en 2018 fue de US$18.455,9 millones.

¿Exporta?

Además de las dudas planteadas sobre su actividad, Mercado Libre siguió en el régimen por cumplir dos de las tres condiciones dispuestas: por aplicar normas de calidad y por exportar (no así por investigación y desarrollo). Sobre este último ítem, están quienes señalan que la empresa no vende sus productos al extranjero, sino que simplemente envía su software a sus empresas vinculadas en el exterior y que, por eso, no debería sostener este punto.

“La ley enfatiza la cuestión de las exportaciones directas”, argumenta López. Pallotti, en tanto, tiene otra visión: “¿No es mejor que en vez de vender horas código [N. de R.: horas de programación], vendamos una plataforma que tiene una inteligencia? Lo que hace Mercado Libre es como vender patentes. Y la inteligencia está en la Argentina. No son horas código las que vende: es el fruto de ellas”, señaló.

¿Debería estar por su tamaño?

Mercado Libre está valuada en casi US$ 30 mil millones. Es cinco veces más de lo que hoy vale, por ejemplo, la empresa YPF.

Grabois, en diálogo con Radio con Vos, dijo que la ley de software le parecía “muy buena” y que era una ley “muy importante para la Argentina”, pero puso sus reparos: “Una cosa es promover una industria y otra cosa es darle un beneficio a la empresa de mayor valuación de toda la Argentina”.

Pallotti, en cambio, cree que no hay que distinguir si estas leyes se aplican a empresas grandes o chicas. “Es una ley sectorial no es una ley pyme, en todo caso tiene que haber otro tipo de beneficios según el tamaño de las empresas, pero no en esta ley”. Además, agregó: “La generación de empleo se genera en todo tipo de empresas”.

En ninguna de las leyes aprobadas con anterioridad ni en el proyecto de ley que aprobó el Senado ni en las reglamentaciones se especifican límites para el ingreso de empresas por su valor bursátil ni por cantidad de empleados asignados a las actividades promovidas. Y Mercado Libre es una de las 496 empresas que actualmente recibe los beneficios del régimen.

 

Disclosure: el fundador y CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín, fue donante individual de la Fundación La Voz Pública/Chequeado entre 2013 y 2017.

Temas

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Explicador

Incendio en el Amazonas: circulan fotos que no son actuales y algunas ni siquiera son de Brasil Circulan en Facebook y Twitter distintas fotos de incendios forestales. Las publicaciones señalan que las imágenes fueron tomadas en los últimos días en Brasil, en la zona del Amazonas que empezó a incendiarse a comienzos de agosto último. Sin embargo, esto es falso: las fotos fueron sacadas de contexto, no son actuales y algunas ni […]
No, Ofelia Fernández no dijo: “Alberto Fernández me confirmó que para el año que viene el lenguaje inclusivo será obligatorio desde sala de 4” Circula por redes sociales un posteo con una supuesta frase de Ofelia Fernández, candidata a legisladora en la Ciudad de Buenos Aires por el Frente de Todos: “Alberto Fernandez me confirmó que para el año que viene, el lenguaje inclusivo será obligatorio desde sala de 4” (sic). La publicación está acompañada de una foto de […]