Elecciones en Estados Unidos: qué es el gerrymandering Skip to content

Elecciones en Estados Unidos: qué es el gerrymandering

Si tenés sólo unos segundos, leé estas lineas
  • Se conoce por ese término al diseño intencional de los distritos electorales con el objetivo de favorecer a un partido político o grupo en particular. 
  • Esta práctica afecta significativamente a las comunidades de color porque limita la influencia de sus votos en el resultado final.
  • En los últimos años, la Corte Suprema de Justicia se pronunció sobre este tema, pero si bien consideró ilegal la práctica cuando se produce discriminación racial, decidió no pronunciarse ante casos de gerrymandering partidario. 

 

En los Estados Unidos se conoce como gerrymandering al diseño de los distritos electorales para favorecer a un partido político o grupo en particular. Esta práctica tiene impacto en los resultados de las elecciones y en la representación de comunidades, como la afroamericana y la latina, entre otras. 

Este tema cobra especial importancia frente a las elecciones de medio término, donde se eligen, entre otros cargos, a integrantes de la Cámara de Representantes que responden a cada uno de esos distritos. 

A continuación, detallamos cómo funciona el proceso, cómo afecta a los votantes y cómo se posicionó la Corte Suprema de Justicia frente a los reclamos por manipulación.

Cómo funciona el proceso

Después de cada censo poblacional, aproximadamente cada 10 años, se redistribuye la cantidad de bancas de la Cámara de Representantes que le corresponden a cada uno de los 50 Estados. Este es un proceso que se conoce como reapportionment o reasignación.

Una vez que esa instancia se completa, los Estados pueden volver a demarcar los límites de sus distritos electorales (redistricting). Es que cada uno de los 435 integrantes de la Cámara representa a un distrito electoral. 

Cuando este rediseño se realiza con la intención de favorecer a un partido político o un grupo en particular se produce gerrymandering.

El término hace referencia al gobernador del Estado de Massachusetts Elbridge Gerry, quien durante su administración de comienzos del siglo XIX, rediseñó uno de los distritos con una forma similar a la silueta de una salamandra. Una caricatura satírica publicada en el periódico Boston Gazette dibujó los distritos como un animal fabuloso, “The Gerry-mander”, lo que fijó el término en el imaginario popular, según explica la enciclopedia Britannica.

Cómo impacta en los votantes el gerrymandering

En teoría, el rediseño de los distritos electorales debería acompañar los cambios demográficos para que la Cámara de Representantes se parezca al país que la eligió. 

Sin embargo, “los legisladores estatales pueden usar el proceso de rediseño para agrupar a los votantes en distritos que maximicen los resultados favorables para el partido mayoritario”, explica PolitiFact y agrega: “En lugar de establecer una mezcla relativamente pareja de votantes en cada distrito, tiende a producir distritos fuertemente conservadores o fuertemente liberales”.

La práctica del gerrymandering generalmente se realiza a través de 2 técnicas: cracking y packing.

En el primer caso, “se divide a grupos de personas con características similares, como votantes de la misma afiliación partidaria, en varios distritos. Con su fuerza de votación dividida, estos grupos luchan por elegir a sus candidatos preferidos en cualquiera de los distritos”, explica el Brennan Center For Justice, una organización sin fines de lucro que se autodefine como un “instituto no partidista sobre política y derecho”.

En el otro caso, quienes diseñan los mapas “abarrotan a ciertos grupos de votantes en la menor cantidad posible de distritos. En estos pocos distritos, es probable que los grupos ‘llenos’ elijan a sus candidatos preferidos, pero la fuerza de votación de los grupos se debilita en el resto”, agrega la misma organización.

Si bien esta manipulación de los distritos electorales afecta a todos los estadounidenses, el Brennan Center señala que “sus costos más significativos los asumen las comunidades de color” ya que se limita la influencia de sus votos. 

Es que -según explican- “la segregación residencial y los patrones de votación racialmente polarizados, especialmente en los Estados del sur, significan que apuntar a las comunidades de color puede ser una herramienta efectiva para crear ventajas para el partido que controla la redistribución de distritos”. 

Decisiones de la Corte Suprema

En los últimos años, la Corte Suprema de Justicia se pronunció sobre distintas causas relacionadas con la manipulación de los distritos electorales.

En 2017, el fallo Cooper v. Harris determinó que en 2 distritos electorales de Carolina del Norte, cuyos límites habían sido diseñados después del censo de 2010, se produjo gerrymandering. Esto fue considerado ilegal porque violó la Ley de Derecho a Voto (Voting Rights Act) que prohíbe la discriminación racial.

En tanto, la decisión conjunta de Rucho v. Common Cause y Lamone v. Benisek, emitida en 2019, determinó que los reclamos de manipulación electoral partidaria caen más allá de la competencia del poder judicial federal. 

Los magistrados consideraron que son los legisladores estatales y federales los encargados de diseñar normas para que no existan las manipulaciones para perjudicar a los distintos y, por eso, decidieron que no le corresponde intervenir en casos de gerrymandering partidario.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *