Es falso que esté en peligro el principio “Ius sanguinis” para que obtengan la ciudadanía los descendientes de italianos - Chequeado Skip to content

Es falso que esté en peligro el principio “Ius sanguinis” para que obtengan la ciudadanía los descendientes de italianos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Una entrevista y 2 columnas en medios escritas por un representante en la Argentina de Lega, un partido político italiano, señalan que en ese país se reactivó un debate para cambiar el sistema que otorga la ciudadanía por derecho de sangre, para reemplazarlo por uno basado en el lugar de nacimiento.
  • Sin embargo, no hay en el Parlamento italiano proyectos que impongan restricciones al acceso a la ciudadanía italiana. Las iniciativas buscan ampliar las vías de acceso en el caso de los niños que nacieron o migraron a Italia, siempre que cumplan ciertos requisitos
  • Por otro lado, en las notas se menciona un proyecto que obtuvo media sanción en 2015 y que fue frenado por la oposición de Lega, pero aquella iniciativa tampoco eliminaba el principio de Ius sanguinis.

Última actualización: 28/06/2022

Diversos medios de comunicación publicaron artículos que señalan que Italia discute modificar su política de otorgamiento de ciudadanías y que esto podría restringir el acceso para quienes no nacieron en dicho país. Según se explica en las notas periodísticas, en el Parlamento italiano ya tendría media sanción un proyecto que elimina lo que se conoce como “Ius sanguinis” (del latín, derecho de sangre) para reemplazarlo por el “Ius solis” (del latín, derecho de suelo).

Sin embargo, esto es falso. En el Parlamento italiano no hay ningún proyecto de ley que sugiera reemplazar o abolir el derecho de sangre, sino que hay diferentes iniciativas que buscan agregar 2 nuevas vías para obtener la ciudadanía en el caso de menores que nacieron en Italia o migraron a Italia, siempre que cumplan ciertos requisitos.

La desinformación fue publicada por El Cronista y Diario Uno. En los 2 medios mencionados lo que se publica es una columna escrita por Marcelo Bomrad, un ingeniero que es coordinador en la Argentina de Lega, un partido político italiano. Bomrad alertó en esas 2 columnas y en una entrevista en A24 de un peligro inminente de que se modificara esta norma. Según él, se trata de un debate que se ha reactivado recientemente.

En sus columnas, Bomrad señala: “Ha recomenzado en Italia el debate para modificar la ley de ciudadanía, que podría afectar a futuro los derechos de millones de personas de origen italiano”. Agrega que Italia “otorga la ciudadanía por derecho de sangre, en latín Ius Sanguinis, donde la persona por la que por sus venas corre sangre italiana, es italiano. Contrariamente, existe otro sistema que otorga la ciudadanía según el lugar de nacimiento, en latín Ius Soli, utilizado básicamente por los países receptores de inmigración, como los americanos”.

Sin embargo, si bien la nota señala que este es un debate actual, el mismo artículo se contradice porque habla de fechas del pasado: “El 13 de octubre el Ius Soli fue aprobado en la Cámara de Diputados con fuerte oposición de la Lega, y gracias a esa fuerte oposición, el proyecto no llegó al Senado”, señala en la nota de El Cronista, pero en la de Diario Uno se aclara que eso ocurrió el 13 de octubre de 2015, es decir, hace 7 años.

Pero, además, aquel debate de 2015 no buscaba restringir el acceso a la ciudadanía italiana, sino ampliarlo. El objetivo de aquel proyecto era que los hijos de extranjeros que habían nacido en Italia pudieran acceder fácilmente a la ciudadanía italiana.

Por otro lado, existen actualmente proyectos en el Parlamento italiano que buscan establecer cambios en esta normativa. Pero no en el sentido que plantea Bomrad en sus columnas.

“Se trata de 2 falsedades flagrantes y engañosas. En primer lugar, porque ninguna ley actualmente en discusión en el Parlamento italiano suprime o interviene de modo alguno sobre el derecho a la ciudadanía ‘ius sanguinis actualmente en vigor en Italia; en segundo lugar, porque el proyecto de ley que examina la Cámara de Diputados se refiere al llamado ius scholae’ o ‘ius culturae’, es decir, la ciudadanía de los hijos de inmigrantes legalmente residentes en Italia después de completar un ciclo escolar completo de 5 años”, señaló el senador Fabio Porta (Partido Democrático), que representa a Sudamérica en el Parlamento de Italia.

Según indica esta nota del diario italiano La Reppublica, el 24 de junio próximo la Cámara de Diputados debatirá este proyecto que busca agregar 2 nuevas vías para obtener la ciudadanía en los menores de 18 años.

“El derecho a la ciudadanía italiana, preciosa conquista republicana, arrastra una larga historia de intentos de manipulación que apelan al miedo para captar la atención de los italianos en el exterior. La mentira flagrante de que la ciudadanía por descendencia (ius sanguinis) está en riesgo es uno de esos intentos”, señaló en un comunicado Daniel Antenucci, secretario del Partido Democrático de Italia en la Argentina.

Y agregó: “Las propuestas de incluir el ius solis no reemplazan el ius sanguinis, la posibilidad de adquirir la ciudadanía por descendencia, que nació con la unificación de Italia en 1861. Actualmente no sólo no existe ningún proyecto en el parlamento que proponga eliminar este principio, sino que, además, el derecho romano incluye el principio de irretroactividad de la ley: ello significa que un derecho que fue adquirido, como en el caso de la ciudadanía, no puede ser revocado bajo ningún concepto o circunstancia”.

Chequeado contactó a Bomrad para consultar la fuente de su información, pero al momento de la publicación de esta nota no había obtenido respuesta. Este medio también contactó a Diario Uno, que se comprometió a publicar la desmentida, y a El Cronista, desde donde señalaron que revisarían el caso.

Tras la respuesta de Porta, la cuenta de Facebook de Lega en la Argentina, coordinada por Bomrad, le contestó al senador del Partido Democrático con una captura de un proyecto de ley “presentado por 7 diputados de centro izquierda para limitar la ciudadanía italiana solamente a una generación”. Sin embargo, ese proyecto tiene fecha de noviembre de 2019. También la cuenta de Facebook adjuntó un video en el que la senadora Francesca La Marca (Partido Democrático) propone una limitación similar, pero ese video fue grabado en 2019.

Pese a que el proyecto actual no es restrictivo y amplía el acceso a la ciudadanía, Lega forma parte de los bloques que se oponen a la iniciativa, según estas notas de Pagella Política (ver acá y acá), sitio de fact-checking italiano.

En conclusión, el otorgamiento de la ciudadanía a los descendientes de italianos por derecho de sangre no corre riesgo, como señala el artículo desinformante. No será abolido ni limitado. Las iniciativas que se discuten en el Parlamento italiano buscan ampliar el acceso a la ciudadanía a los niños que nacieron o desarrollaron actividades educativas en Italia.

 

Actualización 28/06/2022: tras la publicación de la nota, el ingeniero Marcelo Bomrad se contactó con Chequeado. A continuación, compartimos su respuesta.

En respuesta a la afirmación de Chequeado sobre que “Es falso que esté en peligro el principio “Ius Sanguinis” para que obtengan la ciudadanía los descendientes de italianos”, como así también a la nota publicada en Perfil.com titulada “Desde Italia desmienten que la ciudadanía italiana “Ius Sanguinis” esté en riesgo”, donde se afirma entre otras cosas “que el derecho de ciudadanía de los descendientes de italianos por derecho de sangre NO será limitado”, quisiera puntualizar lo siguiente:

Hace muy pocos días, el 15/06/22, la Comisión III Asuntos Externos y Comunitarios de la Cámara de Diputados Italiana, reinicia el tratamiento de un proyecto postergado por la pandemia sobre “Modificaciones a la ley 5 de febrero de 1992, n. 91, nuevas reglas de ciudadanía”, tal como lo había yo expresado en sendas columnas de opinión publicadas el 02/06/22 en El Cronista y Diario UNO donde afirmaba que “ha recomenzado en Italia el debate para modificar la ley de ciudadanía, que podría afectar a futuro los derechos de millones de personas de origen italiano”

En pág. 68 de las actas de la reunión, el miembro informante Dip. Iolanda DI STASIO (M5S) dice que: “espera que la Ley núm. 91 de 1992 sea revisada para actualizar la ciudadanía iure Sanguinis en el sentido de fijar plazos razonables para la reconstrucción de la línea de transmisión de la ciudadanía y con la introducción de los requisitos que pueden dar fe de un vínculo genuino con el país y con la cultura italiana y patrimonio lingüístico, combinado con una reciprocidad de derechos y deberes”.

En la misma página, la Dip. Laura BOLDRINI (PD) afirma: “es incomprensible reconocer la ciudadanía a personas que ya no tienen ningún vínculo con nuestro país, permitiéndoles utilizar los servicios sin pagar ningún impuesto al Estado italiano”. La misma diputada, en pág. 233 vuelve a opinar que: “Considera oportuno insertar la observación propuesta ya que la aplicación del ius Sanguinis a los descendientes de cuarta o quinta generación ha provocado evidentes distorsiones”. Es sumamente importante remarcar que la opinión de la Dip. BOLDRINI (PD) no es para nada menor, ya que ha sido Presidente de la Cámara de Diputados italiana en la legislatura 2013/18, ni mucho menos extemporánea, ya que estas propuestas de limitar el Ius Sanguinis fueron realizadas hace muy pocos días, en las dos reuniones de Comisión del 15 y del 22 de Junio.

En pág. 69, interviene la Dip. SIRAGUSA (M5S), autora del PDL 2269 para limitar la transmisión de ciudadanía solamente a una generación, afirmando: “la adquisición de la ciudadanía no es una cuestión biológica, sino cultural: precisamente por eso, es necesario remediar algunas distorsiones del ius Sanguinis, eliminando automatismos e introduciendo mecanismos que permitan verificar la existencia de vínculos culturales efectivos con Italia”. También en pág. 69, la Dip. LA MARCA (PD), juzga “del todo inaceptable que italianos de tercera y cuarta generación sin ningún vínculo con Italia puedan acceder a la ciudadanía”

La reunión del 15/06/22 pasa a cuarto intermedio hasta el 22/06/22, donde el nuevo miembro informante, Dip. PALAZZOTTO (PD) en pág. 232, presenta una propuesta de opinión favorable sobre la “oportunidad de reconsiderar los casos de adquisición de la ciudadanía iure sanguinis, en el sentido de fijar plazos razonables para la reconstrucción”

En actas consta la total y absoluta oposición de los Dip. DI SAN MARTINO DI LORENZATO DI IVREA (Lega) y PICCHI (Lega) a realizar cualquier tipo de modificación de la ley vigente (ius sanguinis ilimitada). Este último, en pág. 233, pre-anuncia el voto contrario del bloque de la Lega a cualquier modificación y/o limitación al Ius Sanguinis ilimitado (ley vigente).

El Dip. Mario BORGHESE, del bloque Mov. Asoc. Italianos Exterior (MAIE) – Partido Socialista Italiano (PSI) forma parte de la Comisión, pero no obstante haber nacido en Argentina y ser representante de un partido exclusivo de italianos en el exterior, NO HA PARTICIPADO DEL DEBATE

Finalmente, el 22/06/22 según consta en el Anexo I (pág. 248) la Comisión III con oposición de la LEGA y ausencia del Dip. BORGHESE (MAIE – PARTIDO SOCIALISTA ITALIANO) aprueba el siguiente texto: “Que evalúe la Comisión la oportunidad de integrar la disposición en cuestión con las disposiciones destinadas a reformar la ley núm. 91 de 1992 con el objeto de reconsiderar los supuestos de adquisición de la ciudadanía iure Sanguinis para los nativos en el sentido de fijar plazos razonables para la reconstrucción de la línea de transmisión de la ciudadanía y con la introducción de requisitos que puedan acreditar un vínculo genuino con el país y con el patrimonio cultural y lingüístico italiano, junto con una reciprocidad de derechos y deberes.”

En síntesis y tal como expresado en mis columnas de opinión, es más que evidente que ha recomenzado en el Parlamento Italiano el debate para modificar la ley de ciudadanía vigente. Esta modificación podría incluir dos tipos de limitaciones: 1) límites generacionales y/o 2) introduciendo requisitos de vínculos con Italia.

Se desprende que de aprobarse cualquiera de las limitaciones propuestas, los derechos de millones de argentinos de segunda y/o tercera y/o cuarta generación, que aún no han tramitado la ciudadanía, podrían verse afectados. Asimismo, en caso de aprobarse la limitación más restrictiva, podría verse afectado el derecho de un ya ciudadano que olvide inscribir un hijo/a, es decir cortando la cadena.

La Lega se opone a cualquier limitación y/o modificación del Ius Sanguinis ilimitado actual porque creemos que los valores de una Nación se transmiten por sangre, y quien tiene sangre italiana, es italiano sin límites generacionales, descartando de plano cualquier planteo electoralista, ya que defender a las potenciales “victimas” de una limitación a la ley vigente no reditúa electoralmente, debido a que al no ser ciudadanos, obviamente no votan.

Agradeciendo desde ya la posibilidad brindada de publicar mi respuesta, hago propicia la ocasión para saludarlos cordialmente.

Ing. Marcelo Bomrad

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *