Luces y sombras de la vacuna rusa Sputnik V Skip to content
Esta nota tiene más de un año

Luces y sombras de la vacuna rusa Sputnik V

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Poco después de registrarla, surgieron las primeras voces críticas sobre la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya: que estaba siendo sobreestimada por sus creadores, y que los rusos se estaban saltando pasos en el procedimiento habitual.
  • Sin embargo, al contrario de lo que alegaban las críticas, Rusia parece estar siguiendo todos los pasos del procedimiento habitual.
  • Teniendo en cuenta la acuciante necesidad mundial de vacunas, y que cada una de las que muestre eficacia tendrá impacto positivo para algún país, quizá se ha pecado de exceso de suspicacia con respecto a la rusa.

La COVID-19 ha puesto en jaque a los gobiernos. Los bloques de poder han sufrido los devastadores efectos de la pandemia, y tanto ellos como sus actuaciones han sido cuestionados. La carrera por las vacunas se ha convertido en la nueva carrera espacial: una pugna por la afirmación de la hegemonía mundial donde todos los actores políticos buscan protagonismo. Estados Unidos confía ahora en mantener su estela de poder con las de Pfizer y Moderna, y Reino Unido anhelan recuperar algo de su influencia con la de Oxford y AstraZeneca. Pero, ¿qué hay de Rusia?

Cambios de planes por la gestión de la pandemia

Hasta el estallido de la pandemia, Rusia parecía estar más preocupada por sus asuntos internos que exteriores. Sin llegar al componente autárquico, el gigante intentaba ejercer su influencia mundial de manera discreta, centrándose más en asuntos nacionales. El gobierno populista de Putin llevaba tiempo intentando celebrar un referéndum para, entre otros asuntos, realizar una serie de enmiendas a la constitución vigente y así mantenerse en el poder más tiempo. El referéndum estaba inicialmente programado para coincidir con el 150 aniversario del nacimiento de Vladimir Lenin.

Llegó la pandemia y todos los planes de Putin se vieron truncados. Los 2 eventos que debían reafirmar el liderazgo del gobernante ruso (el referéndum y un grandioso desfile para conmemorar la victoria en la Segunda Guerra Mundial) se vieron aplazados. Para más, según avanzaba la pandemia, la tardía reacción de Putin, la incesante cifra de muertos y las penurias económicas derivadas de la situación hacían que los niveles de confianza ciudadana en su gobierno decrecieran a marchas forzadas.

La situación era frágil y despertaba críticas, tanto internas como internacionales, sobre la falta de medios del personal sanitario y la precariedad del sistema de salud (críticas comunes, por otra parte, a la mayoría de los países). El gobierno de Putin necesitaba un hito, un acontecimiento para contrarrestar la situación, restituir su liderazgo en casa y asentar una posición dominante en la hegemonía mundial.

¿Un nuevo momento Sputnik?

Es en estas circunstancias cuando llega la vacuna Sputnik V, la primera en ser registrada, que llevaba unos meses siendo desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú. El nombre, evidentemente, no es casual pues hace referencia a la carrera espacial y traslada a uno de los momentos de mayor gloria política, científica y cultural del país, que le otorgó ventaja e influencia mundial, y que espoleó a toda la ciencia en lo que se conoció como “momento Sputnik”. Con este nombre, Rusia intenta retrotraerse a una época de gran influencia cultural y política, una referencia nostálgica a un pasado poderoso.

Poco después de registrar la vacuna, surgen ya las primeras voces críticas. En la propia revista científica The Lancet donde los resultados de las fases I y II de la vacuna fueron publicados, se recogen varios comentarios negativos de otros tantos expertos. Estos aluden principalmente a 2 ideas: que la vacuna de adenovirus rusa está siendo sobrestimada por sus creadores, cuando los resultados no son aún fiables, y que, en esta frenética carrera por desarrollar la vacuna, los rusos se están saltando pasos en el procedimiento habitual, lo que conlleva problemas éticos.

Sin duda los porcentajes de eficacia de la vacuna Sputnik V, tal y como ha sucedido con el resto de vacunas, han sido publicados con premura cuando la vacuna se encontraba en ensayos masivos de las fases II y III en la mayoría de los países y ha habido algunas dudas sobre su efectividad, como noticias sobre personal sanitario vacunado que luego se contagiaba.

Es también cierto que los resultados publicados de eficacia aluden a muestras de población muy pequeñas y que el hecho de que fueran publicados inmediatamente después de los americanos puede despertar cierta sospecha.

Sin embargo, al contrario de lo que alegaban las críticas, Rusia parece estar siguiendo todos los pasos del procedimiento habitual.

El artículo de The Lancet en septiembre hacía referencia a que la vacunación masiva se implementaría con mucha celeridad, cuando es ahora cuando ha comenzado la campaña (a la par que en Reino Unido), y expresaba las preocupaciones éticas derivadas de que Rusia estuviera requiriendo una especie de voluntariado obligatorio para probar la vacuna. El profesor Charles Weijer ya expresó la importancia de respetar unos postulados éticos firmes para que los voluntarios estén bien informados antes de prestarse a ser inoculados con la vacuna. Además, Rusia no es ni de lejos el único país que recluta voluntarios.

No obstante, no se pueden obviar las denuncias por falta de transparencia en el gobierno de Putin. Según informan algunos medios europeos, el mes pasado el Ministerio de Sanidad prohibió al personal sanitario comentar la situación de la pandemia sin autorización oficial. Además, aunque no hemos podido encontrar evidencias de que los voluntarios hayan sido obligados, sí ha habido clamores consistentes de que al menos han sufrido presiones. Por último, la vacuna Sputnik V no ha sido sometida a ninguna prueba de organismos independientes desvinculados del gobierno ruso.

La dificultad de encontrar noticias claras y veraces sobre Rusia hace de las acusaciones de falta de transparencia una realidad bastante constatada. Sin duda, las desinformaciones que intentan minar la influencia del país son algo habitual. Con todo, el Gobierno ruso podría contrarrestarlos con una información estatal veraz y cristalina sobre la situación de la pandemia en Rusia y sobre el estado de la vacuna.

Es indudable que la vacuna rusa ha suscitado críticas, algunas de ellas muy certeras, y no es la única. Sin embargo, teniendo en cuenta la acuciante necesidad mundial de vacunas contra la COVID-19 y que cada una de las que muestre eficacia tendrá impacto positivo para algún país, quizá se ha pecado de exceso de suspicacia con respecto a la rusa. Recordemos que no estamos en una carrera con un solo ganador.

 

Esta nota fue originalmente publicada por The Conversation, el 15/12/2020.

 

Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

The Conversation

Temas

Comentarios

  • sandra21 de diciembre de 2020 a las 11:54 ampor lo del covid hoy vale todo para protegerse el rostro estoy trabajando tengo colocado el tapabocas, mascara facial de acrilico y anteojos tipo antiparras acrilico
  • Juan23 de diciembre de 2020 a las 11:01 amEs irresponsable e inmoral el que escribe esta nota. Ante la necesidad de vacunas, necesitamos las que funcionan y estan aprobadas por los estandares internacionales, que para algo estan. En chequeado les deberia dar verguenza lo que pusieron en la seccion "si solo tenes unos minutos", que ni siquiera condice con lo mas importante de lo que esta mas abajo escrito. Hoy la vacuna rusa no deberia aplicarse a nadie. Mañana, si se presentan datos confiable y es aprobada por la comunidad cientifica, la historia puede ser otra.
  • Jorge Faniel Martín23 de diciembre de 2020 a las 11:23 pmNota mediocre, sin datos, sólo les "parece". Sesgada como todo lo de occidente. Las demás vacunas se prueban igual y nada objetan. Si esto es chequear estamos muy mal 👎
  • Gustavo Woltmann27 de diciembre de 2020 a las 11:51 amEn la misma situacion que las demas vacunas, pero a los rusos se les cree menos, yo me incluyo. no es menor un estado autoritario y populista buscando excusas para agigantar su figura. Gustavo Woltmann
  • Horus27 de diciembre de 2020 a las 12:48 pmPara que aplicarnos vacunas si igual hay que seguir usando cubrebocas? La agenda política represiva y la excesiva guerra psicológica de los medios de comunicación hacen tener suspicacia acerca de las verdaderas intenciones de las vacunaciones masivas.
  • Pablo27 de diciembre de 2020 a las 2:32 pm...Rusia parece estar siguiendo todos los pasos... Entiendo que expresiones de este tipo no dicen nada. Sigue o no sigue los pasos?
  • Johan27 de diciembre de 2020 a las 6:42 pmSi es así como versa esta nota que "Rusia parece estar siguiendo todos los pasos del procedimiento habitual." ¿porqué la Sputnik tuvo que ser aprobada de forma "apresurada" por don Ginés y no por una aprobación directa de ANMAT??? Se dan cuenta que lo que CHEQUEADO está afirmando es una falacia que no resiste análisis? "Quis custodiet ipsos custodes"
  • Martín28 de diciembre de 2020 a las 4:05 pm¿Y donde hablan de la vacuna y donde dan datos se sus resultados? La pasión por los datos obviamente no fue lo que les llevó a publicar esta nota...
  • Horacio31 de diciembre de 2020 a las 7:32 amPuro bla, bla político y nada de datos científicos ciertos que avalen las críticas a la Vacuna Sputnik V.
  • Cecilia Videla8 de enero de 2021 a las 8:24 pmLa verdad que podrian haberse ahorrado todo el palabrerio politico. Parece que no se dan cuenta de que este articulo deberia proveer información cientifica. No saben ubicarse en la realidad ni en la necesidad de información de la gente.
  • Oscar irusta9 de enero de 2021 a las 10:21 amLa vacuna sputnik NO PASO AUN LA FASE 3. Las demás SI. Ese es el motivo por el cual es peligrosa su aplicacion...
  • Victor19 de enero de 2021 a las 6:57 pmHola. A todos a esta altura ya se han vacunado muchos con la Spunik V y todo marcha bien. Incluisive yo mismo fui vacunado y ningun sintoma. Muchos compañeros de trabajo tambien. Hoy es 19 de enero 2021. Y seguimos inmunizando. La realidad es que lo estamos logrando. ... y nadie hoy habla de eso. Sigan su voluntad .
  • Jorge31 de enero de 2021 a las 1:56 pmTal cual Victor... a todos estos conspiranoicos que les gusta comerse el verso y acusaban de veneno a la vacuna comunista hoy 31/1 los tenes criticando el por que no llegan mas cantidades. Así somos y por algo tenemos los problemas que tenemos. Los quiero ver en unos meses a todos los que escribieron aca arriba....

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *