Qué hacer para evitar un golpe de calor - Chequeado Skip to content

Qué hacer para evitar un golpe de calor

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que este verano “las temperaturas pueden estar por encima de lo normal”, en particular en las provincias de Buenos Aires y La Pampa.
  • Piel enrojecida, caliente y seca, temperatura corporal superior a 41º, dolor de cabeza y pulso débil son algunos de los síntomas que anuncian un posible golpe de calor.
  • Tomar agua con frecuencia, aún sin esperar a tener sed, no exponerse al sol de 10 a 17 y permanecer ventilados son algunas de las recomendaciones para evitarlos.

Arrancó el verano y, como siempre, llega el calor. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) advirtió que “las temperaturas para el próximo trimestre pueden estar por encima de lo normal”, es decir, que podría ser un verano “más cálido que el promedio en el centro de la Argentina y, en particular, en las provincias de Buenos Aires y La Pampa”.

Ya hubo un aviso: el noviembre último fue el más cálido de la Argentina en la historia, con un aumento de 1,8°C, según el organismo, y hubo localidades que “rompieron el récord de temperatura máxima media más alta” para ese mes.

En el último verano, se registraron temperaturas de 41° en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, el segundo registro más alto que se tenga memoria después de los 43° del 29 de enero de 1957, según información del SMN.

Para evitar un golpe de calor, que es cuando la temperatura de nuestro cuerpo aumenta velozmente, a 40º o más, nos cuesta bajarla y, por ende, nos sentimos muy mal, hay una serie de cosas que podemos hacer y tener especialmente en cuenta para recomendar a nuestros familiares y amigos.

¿Qué son los golpes de calor y cuáles son sus síntomas?

Como indica el Ministerio de Salud de la Nación, los golpes de calor son trastornos ocasionados por el aumento de la temperatura del cuerpo como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas y humedad o el esfuerzo físico intenso (ejercicios) en altas temperaturas.

Es importante estar alerta a los síntomas para saber cuándo una persona está sufriendo un golpe de calor. Entre ellos: piel enrojecida, caliente y seca; temperatura corporal entre 41º y 42º; dolor de cabeza, náuseas y confusión; convulsiones y pérdida de conocimiento; respiración y pulso débil, y sensación de vértigo.

Cómo prevenir un golpe de calor

Para evitar este tipo de cuadros, el Ministerio aconseja:

  • Tomar agua con frecuencia, aún sin esperar a tener sed.
  • Evitar el consumo de bebidas con exceso de azúcar, cafeína o alcohol.
  • Evitar las comidas abundantes e incorporar verduras y frutas a la dieta cotidiana.
  • No realizar actividad física intensa.
  • Usar ropa liviana y de colores claros.
  • Evitar la exposición al sol en exceso y en los horarios centrales del día (de 10 a 17).
  • Permanecer en sitios bien ventilados, usar ventiladores o aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.
  • Si debe caminar al sol, cubrirse la cabeza.

Ante un golpe de calor, el Ministerio de Salud porteño indica que se debe llamar al 107 (SAME) y solicitar ayuda médica, trasladar a la persona afectada a la sombra o a un lugar fresco y tranquilo, refrescarlo mojándole la ropa y la cabeza, darle de tomar agua fresca y mantener su cabeza elevada.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Chequeado (@chequeado)

Las personas mayores son más vulnerables a los golpes de calor

Además de estas recomendaciones generales, el Ministerio ya lanzó el verano último consejos específicos para la atención de personas mayores, uno de los grupos más vulnerables al calor junto con los menores de 5 años.

  • Acompañar a las personas mayores siempre que fuera posible.
  • Síntomas como piel apagada y escamosa, debilidad, confusión, sequedad de la boca y ojos hundidos pueden ser indicadores de deshidratación.
  • No salir a la calle sin compañía.
  • Tomar baños de agua tibia.
  • Incorporarse de la cama o de una silla de forma lenta, para evitar una baja de la presión.

“Ante la aparición de sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros, se deberá solicitar de inmediato asistencia médica, trasladar a la persona afectada a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo, e intentar refrescarla, mojarle la ropa y darle de beber agua fresca”, señaló el Ministerio.

Las mascotas también sufren golpes de calor

La temperatura habitual de los perros y gatos ronda entre los 38º C y 39,5º C. Una vez superados estos niveles, el organismo intenta regular la temperatura principalmente mediante el sudor en las almohadillas y el jadeo.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) advierte que “algunos animales son más susceptibles que otros a padecer un golpe de calor, principalmente los de edad avanzada, los que tengan problemas de salud ya presentes y los obesos”.

Algunos signos de que el animal está padeciendo un golpe de calor son: temperatura rectal superior a los 42º C, debilidad, temblores musculares, tambaleos, salivación abundante, ritmo cardíaco elevado, lengua pegajosa y decolorada o demasiado oscura, diarrea y vómitos.

Para evitar que nuestras mascotas sufran un golpe de calor se recomienda: ponerles agua fresca y renovársela constantemente para mantenerlos hidratados, mojarlos con agua (no muy fría) varias veces en el día de ser necesario para mantenerlos frescos; si la mascota pasa tiempo en el exterior, asegurarse de que tenga un reparo o lugares con sombra y evitar que hagan esfuerzo físico con altas temperaturas

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *