Chequeado

Qué se sabe sobre las subvariantes de Ómicron BA.4 y BA.5 que están impulsando un aumento de casos de COVID-19 y llegaron al país

ANLIS-Malbrán

05 julio, 2022 15:52 pm | Tiempo de lectura: 3 minutos
05 julio, 2022 15:52 pm
| Tiempo de lectura: 3 minutos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • Se registraron los primeros 9 casos de estos sublinajes en el AMBA, Chaco y Mendoza, según el último reporte del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2. 
  • Estas subvariantes están impulsando un aumento de casos y hospitalizaciones de COVID-19 en países como Israel, Portugal, Reino Unido y los Estados Unidos.
  • Presentan un mayor riesgo de reinfección pero, por el momento, no se asocian con una mayor gravedad. Los especialistas recomiendan aplicarse la cuarta dosis.

Las subvariantes de Ómicron BA.4 y BA.5 ya están en la Argentina. El último reporte de vigilancia activa de variantes de SARS-CoV-2 correspondiente al 1° de julio informa que se han registrado 9 casos de estos sublinajes en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y las provincias de Chaco y Mendoza. 

“En este momento, Argentina transita una baja en los casos correspondientes a la cuarta ola que, si bien inicialmente se encontró asociada principalmente al linaje BA.2 de Ómicron, en las últimas semanas analizadas se han detectado casos de los linajes emergentes BA.2.12.1 y BA.4/BA.5 en el AMBA, Córdoba, Corrientes, Chaco, Neuquén, Mendoza y Santa Fe”, destaca un informe elaborado por el Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (PAIS).

Estas subvariantes están impulsando un aumento de casos de COVID-19 -y también de hospitalizaciones– en países como Israel, Portugal, Reino Unido y los Estados Unidos, donde los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglás en inglés) advirtieron que BA.4 y BA.5 ya causan el 52% de las nuevas infecciones.

¿Qué se sabe de estas 2 nuevas subvariantes de Ómicron? ¿Por qué preocupan a las autoridades sanitarias? Te lo contamos en esta nota.

Ómicron y sus mutaciones

Todos los virus, incluido el SARS-CoV-2, mutan constantemente. Cuando un virus acumula una cierta cantidad de mutaciones únicas conocidas por mejorar la capacidad del virus para transmitirse y/o causar una enfermedad más grave se está ante una variante de preocupación, como Alfa, Delta y Ómicron.

En el caso de Ómicron, se propagó rápidamente y tuvo muchas oportunidades de mutar, con lo cual ha adquirido mutaciones específicas propias. Estas han dado lugar a varios sublinajes o subvariantes, como BA.1 y BA.2, impulsoras de la ola de casos de coronavirus que vivimos a principio de este año y, ahora, las nuevas subvariantes BA.4 y BA.5

“Estos 2 sublinajes de Ómicron fueron detectados originalmente en Sudáfrica a mediados de abril último y empezaron a impulsar una nueva ola de infecciones. Estas subvariantes se fueron expandiendo a nivel global y ya fueron detectadas en 55 países. En algunos, está aumentando fuertemente su frecuencia y en las últimas semanas se ha visto no solo una suba de infecciones sino también de hospitalizaciones en lugares como Portugal, Israel, Reino Unido y ahora también Estados Unidos”, explicó a Chequeado el virólogo Humberto Debat, investigador del INTA en Córdoba e integrante del proyecto PAIS.

¿Cuáles son las diferencias de las variantes BA.4 y BA.5 con la Ómicron original? “Presentan 2 mutaciones adicionales en la proteína Spike, una denominada L452R y otra F486V. Ambas son mutaciones de interés en el sentido de que están asociadas a cambios en la biología del virus y serían las que podrían estar justificando -entre otras mutaciones alrededor del genoma- este comportamiento diferencial”, agregó Debat

Mayor riesgo de reinfección

En distintos estudios (ver acá, acá y acá) se observó que BA.4 y BA.5 tienen una ventaja de crecimiento sobre otras subvariantes y una gran capacidad de evasión a distintos anticuerpos monoclonales, a inmunidad adquirida por las vacunas y a inmunidad híbrida (vacunación seguida por infección). 

“También se ha observado que las personas que se infectaron en la ola de Ómicron con BA.1, inclusive vacunadas, son susceptibles de infección con BA.4 y BA.5. Esta ventaja de crecimiento tendría que ver no necesariamente con mayor infectividad o mayor transmisibilidad, sino más bien con mayor capacidad con evasión o escape inmune”, sostuvo Debat.

Por el momento, no hay evidencias robustas (ver acá y acá estudios preliminares) de que las variantes BA.4 y BA.5 se asocian a una mayor gravedad de la infección en comparación con las variantes BA.1 y BA.2 circulantes. Sin embargo, al igual que en las oleadas anteriores, un aumento de los casos de COVID-19 en general puede dar lugar a un aumento de las hospitalizaciones, los ingresos en terapia intensiva y las muertes.

La buena noticia es que aquellos países con alta tasa de vacunación donde hay un aumento de BA.4 las hospitalizaciones siguen siendo menores o similares a la ola de Ómicron de BA.1 y mucho menores a olas anteriores de Delta (cuando los porcentajes de vacunación eran todavía bajos). Esto quiere decir que las vacunas siguen generando buenos niveles de protección para casos severos y hospitalizaciones. 

“Estudios recientes demostraron que los mayores niveles de efectividad se dan de la mano de la aplicación de dosis de refuerzo para estimular la respuesta inmune porque sabemos que con el paso del tiempo nuestra respuesta inmune va decayendo”, explicó Debat. Como contamos en esta nota, ya se están diseñando y probando versiones actualizadas de vacunas contra las diferentes subvariantes de COVID-19.

“La efectividad de las vacunas frente a Omicron bajó mucho para prevenir la infección pero sigue siendo muy alta para prevenir enfermedad grave y muerte. En las últimas 4 semanas, según los datos que acabamos de analizar, vimos que es 8 veces más probable morir si no estás vacunado que si tenés las dosis de refuerzo. Las vacunas siguen haciendo la diferencia”, aseguró Analía Rearte, directora Nacional de Epidemiología e Información Estratégica del Ministerio de Salud de la Nación. 

Y concluyó: “Lo más importante frente a estas subvariantes es que tenemos que tener las dosis de refuerzo de las vacunas COVID-19 aplicadas. Todavía el coronavirus no se estabilizó. Tenemos que seguir vacunando y vigilando de cerca estas nuevas variantes”. En esta nota, 5 preguntas y respuestas sobre la cuarta dosis.

Temas

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:
- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal
- promoción o venta de productos.
Muchas gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Explicador

En 1 de cada 3 hogares en donde viven niños, niñas y adolescentes no se pueden cubrir los gastos corrientes El 33% de los hogares en donde viven niños, niñas y adolescentes no tienen ingresos suficientes para cubrir sus gastos mensuales corrientes, de acuerdo con la Encuesta Rápida sobre la situación de la niñez y adolescencia 2022 de Unicef Argentina.  La imposibilidad de cubrir los gastos corrientes afecta al 52% de los hogares en donde […]

Salud

No, la vacunación contra la COVID-19 no tiene como objetivo “controlar a las masas” a través de un implante cerebral  Circula en Telegram un video del programa estadounidense The Stew Peters Show, enviado por La Quinta Columna -un canal de desinformación y teorías de la conspiración sobre el coronavirus-. En el contenido viral, se afirma que las personas vacunadas tienen un implante cerebral “programable” y que la vacunación masiva contra la COVID-19 esconde en realidad […]