Alberto Fernández prometió en 2019: “Vamos a hacer una ley para que los jubilados no paguen los medicamentos” - Chequeado Skip to content
FrasesEn proceso, adelantada
Se tomaron parte de las medidas necesarias y se trabajó para lograr la promesa, aunque todavía no está cumplida.

Alberto Fernández prometió en 2019: “Vamos a hacer una ley para que los jubilados no paguen los medicamentos”

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • En marzo de 2020, el Gobierno nacional anunció la puesta en vigencia de un listado de 170 medicamentos con cobertura total para los afiliados al PAMI, la obra social estatal de los jubilados.
  • El programa incluye a los remedios más consumidos por los adultos mayores y llega al 76% del universo de personas en esta edad, pero no alcanza a los jubilados que optan por las obras sociales sindicales o la medicina prepaga.
  • La parte incumplida de la promesa es que la medida no se efectivizó mediante una normativa del Congreso, sino a través de una resolución que garantiza menos que una ley y puede dejarse sin efecto con otra resolución.

“Vamos a terminar con la rémora de los medicamentos. Vamos a hacer una ley que diga que los jubilados no pagan los medicamentos y el Estado los va a subsidiar”, dijo en julio de 2019 el entonces candidato presidencial del Frente de Todos y actual presidente de la Nación, Alberto Fernández. A 3 años de su asunción, ¿en qué estado se encuentra esta promesa?

En marzo de 2020, el PAMI (la obra social estatal de las personas mayores que está bajo la órbita del Estado nacional) aprobó un listado de medicamentos con cobertura gratuita total para todos los afiliados. Sin embargo, la medida no se llevó a cabo mediante una ley, como prometió Fernández, sino con una resolución interna del PAMI, que puede dejarse sin efecto con otra resolución.

Por esto, la promesa se encuentra “en proceso, adelantada”. Es decir, durante la gestión del Frente de Todos se tomaron parte de las medidas necesarias y se trabajó para lograr la promesa, aunque todavía no está cumplida.

¿Qué estableció la medida sobre los medicamentos gratuitos?

El PAMI implementó este programa a través de la Resolución 12/2020, publicada el 10 de marzo de 2020 en el boletín oficial interno del organismo. Esta norma puso en vigencia un Vademecum de Medicamentos Esenciales, cuyo objetivo principal es “dar cobertura al 100% de los medicamentos esenciales definidos en el mismo, asociados a las indicaciones establecidas, con el fin de garantizar el tratamiento de las patologías más frecuentes de las personas mayores jubiladas y pensionadas afiliadas al instituto”.

Según el listado actualizado publicado por el PAMI, el vademécum consiste en 168 “principios activos” (en un principio eran 170) que equivalen a 3.600 medicamentos e implican, en promedio, un ahorro de $ 8.000 mensuales para cada afiliado, de acuerdo con los cálculos del organismo. Este informa, además, que lleva invertidos más de $ 369.300 millones en medicamentos que benefician a 4 millones de afiliados.

Según datos oficiales, de los 15 medicamentos más dispensados por el PAMI en 2020, 12 integran el programa de medicamentos esenciales gratuitos. Los 5 que encabezan el ranking son enalapril, levotiroxina, losartán, metformina y clonazepam. Los 2 últimos no integran el programa.

Según el PAMI, “desde la implementación del programa, del total de personas afiliadas que consumen medicamentos, un 92% recibe al menos un medicamento de manera gratuita. Por su parte, el desarrollo de esta política permitió incrementar de 1,5 a casi 4 millones la cantidad de personas afiliadas que acceden a medicamentos gratis”.

El vademécum no incluye a todos los jubilados

El beneficio no alcanza a todos los jubilados y pensionados, ya que se trata de una medida impulsada por el PAMI, la obra social estatal de los adultos mayores. Sólo pueden acceder a los medicamentos gratuitos los afiliados de esta obra social mayores de 60 años y que no cuenten con una prepaga. Quienes no eligieron el PAMI únicamente y optaron por una obra social sindical o una prepaga no tienen acceso a este beneficio.

En discrepancia con lo dicho por el Presidente en la campaña, la medida no fue regulada por una ley, un decreto o una resolución del Ministerio de Salud de la Nación o de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), sino por una resolución interna de la obra social, a la que no todos están afiliados.

Según datos oficiales de la ANSES, en septiembre de 2022 (últimos datos disponibles) había 5,2 millones de jubilados. Es decir que la medida alcanza a un 76% de este universo.

En rigor, todos los jubilados (salvo aquellos que tengan un régimen especial y los de cajas provinciales que tienen la obra social de cada provincia) tienen la posibilidad de afiliarse al PAMI de modo que la cobertura es muy amplia”, explicó en esta nota a Chequeado Ariela Goldschmit, investigadora del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (UBA-Conicet) y docente de Finanzas Públicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Y agregó que “el Gobierno nacional no puede regular las prestaciones de las obras sociales provinciales ni los regímenes especiales pero sí las prestaciones del PAMI”.

Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, recordó a este medio que existía anteriormente un programa a través del cual los afiliados al PAMI accedían a medicamentos gratuitos. Pero la gestión actual amplió la cobertura ya que antes sólo alcanzaba a 1,3 millones de adultos mayores.

Goldschmit detalló: “Antes de esta medida había un cupo de 4 medicamentos con cobertura al 100% sólo para los afiliados al PAMI que no pudieran afrontar el gasto y cumplieran las condiciones para acceder al subsidio social (ingresos menores a 1,5 haberes, no estar afiliado a una prepaga, no tener más de un inmueble y no tener un auto de menos de 10 años)”.

La parte incumplida de la promesa de Fernández hasta el momento es que la medida fuera consagrada por una ley del Congreso y que alcance a todos. “Una ley tiene la legitimidad de ser el producto de una larga deliberación que tuvo la mayor cantidad de información y argumentos cruzados. Todo eso le da a una ley una mayor legitimidad que un decreto o resolución dictado por una sola persona”, señaló a Chequeado Martín Bohmer, profesor de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Además de esa legitimidad, una vez que una ley se dicta es más difícil modificarla. Una resolución se termina con otra resolución. La ley tiene mayor estabilidad”, agregó el especialista.

Por lo tanto, la promesa se encuentra “en proceso, adelantada”. En marzo de 2020, a 3 meses de asumir la Presidencia, Fernández anunció un nuevo vademecum de 170 medicamentos con cobertura gratuita total para los afiliados al PAMI. Pero no se hizo mediante una ley, sino a través de una resolución del organismo que garantiza menos que una ley del Congreso los derechos de los beneficiarios porque puede dejarse sin efecto con otra resolución.

EN PROCESO, ADELANTADA: se tomaron parte de las medidas necesarias y se trabajó para lograr la promesa, aunque todavía no está cumplida.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *