Chequeado

Barañao: “Hay más presupuesto [para el Ministerio de Ciencia y Tecnología]”

Apresurado

¿Qué significa?
La afirmación podría ser verdadera, pero es resultado de una proyección y no de un dato objetivo de la realidad.
08 Junio, 2016 | Tiempo de lectura: 2 minutos
Los datos muestran que el porcentaje destinado al área no aumentó con respecto a 2015 y está por debajo de la inflación. Sin embargo, el Ministerio aún puede terminar ejecutando más fondos que los presupuestados.

“Hay más presupuesto”, respondió el ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, al ser consultado por la situación del área en el programa “Vuelo de regreso”, en FM Milenium. La pregunta se vincula con las críticas que realizó el matemático Adrián Paenza durante la primera emisión de su programa “Científicos Industria Argentina”.

En este sentido, Barañao destacó los acuerdos con distintos organismos internacionales, por lo que en lo que respecta al Ministerio sostuvo que no hubo “ningún recorte, por el contrario se ha incrementado el financiamiento a partir de estas fuentes”.

Los datos disponibles revelan que el porcentaje del presupuesto destinado al área se mantuvo igual que en 2015, y está por debajo del aumento de precios pronosticado para 2016. Sin embargo, el Ministerio puede terminar ejecutando más fondos que los ya presupuestados, entre otras razones por la llegada de financiamiento internacional que está negociando.

El Presupuesto 2016 aprobado para el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MinCyT) es de $11,8 mil millones, un 31% más que lo que se destinó a dicha cartera en 2015 (casi $9 mil millones), de acuerdo con los datos de ejecución presupuestaria de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP).

Esta comparación no tiene en cuenta el hecho de que el MinCyT incorporó en enero último bajo su jurisdicción a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), que antes dependía del Ministerio de Planificación Federal. Por esto, si en el cálculo se descuentan esos fondos, el aumento cae al 11% entre ambos años.

Más allá de la evolución de los montos en sí, al ver la participación del área en el presupuesto total esta se mantiene constante: 0,63%, al igual que en 2015. El pico desde la creación del Ministerio en 2008 se dio en 2009, cuando se llegó al 0,67 por ciento.

Otra forma de poner en contexto el aumento del presupuesto es analizar la inflación para el mismo período. En este caso, todas los cálculos, incluso la primera variación de precios estimada por el Gobierno (25%), superan el 11 por ciento.

Sobre este punto, sin embargo, hay que tener en cuenta que la comparación para 2016 parte de la Ley de presupuesto, “mientras que el presupuesto realmente ejecutado viene siendo muy distinto”, como mencionó a este sitio Mario Albornoz, investigador del Conicet y ex secretario de Ciencia y Técnica de la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre 1986 y 1994. De hecho, en 2015 el Ministerio finalmente ejecutó más de $1.000 millones adicionales a los presupuestados.

Además, “el Ministerio de Ciencia y Tecnología viene con un muy buen ritmo de ejecución para 2016. A fines de mayo es la cuarta jurisdicción ministerial con mayor porcentaje de su presupuesto ejecutado”, agregó Gustavo Sibilla, director de Investigaciones de la ASAP.

En lo que hace al uso, Albornoz señaló que “el destino del presupuesto de Ciencia y Tecnología depende de cada organismo”, pero en el Conicet, la partida más grande del Ministerio ($6,9 mil millones de los $11,8 mil millones para 2016), “se destina a salarios y eso es una función creciente, ya que mantienen el ritmo de otorgamiento de becas e ingresos a carrera del investigador”.

Las fuentes externas

Barañao destacó distintas fuentes de financiamiento externo, entre ellas un préstamo de US$750 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros del Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento (CAF). Esto no es algo inusual: en 2015 el Ministerio recibió por esta vía $1.024 millones.

Estos fondos figuran en la Ley de presupuesto, explicó Sibilla, aunque aclaró que los préstamos que se están negociando durante este primer semestre todavía no aparecen, por lo que “lo más probable es que se introduzca un ajuste a los créditos de MinCyT más adelante para incorporar esos recursos adicionales”.

Esta nota contó con la participación de Martín Slipczuk (@martosli) y Nira Dinerstein, y surge de un pedido de la plataforma Chequeo Colectivo.

Temas

4 Respuestas

Guillermo Sánchez. 8 de Junio de 2016 a las 11:56 am

Ciencia y tecnología no es solo el Ministerio del área. INTA, INTI, CITEFA, Universidades (ésas últimas aunque parcialmente) son también organismos ejecutores del presupuesto de ciencia y tecnología. El presupuesto de estos organismos no pasa por ese Ministerio ya que depende de otros (Agroindustria, Industria, etc.). Como ejemplo se puede tomar en consideración que el presupuesto de INTA surge del 0,45% de los derechos de importanción.
También hay que considerar en este cálculo el aporte privado a la ciencia y la tecnología.
Cuando refiere a “la participación del área en el presupuesto total esta se mantiene constante: 0,63%, al igual que en 2015”, es necesario aclarar a que se refiere como “presupuesto total”. ¿Es el presupuesto total de la administración pública? ¿Es como porcentaje del PBI?
Si fuese ésto último seguramente se refiere a la inversión total (pública + privada) en I+D siendo esto (la I+D) una pequeña porción, aunque importante, de la ciencia y la tecnología.
Para que el chequeo sea completo habría que profundizarlo un poco.

Carlos 8 de Junio de 2016 a las 1:46 pm

Sin conocer demasiado el monto destinado a Ciencia y Tecnoclogìa, pareciera que Barañao quiere fundamentar con nùmeros su pertenencia al proyecto del nuevo gobierno, su ingreso a un mundo que filosòficamente difiere del que procede, y que màs temprano que tarde sorprenderà su optimismo y buena fe.

Ivan 10 de Junio de 2016 a las 12:00 am

Acaso el presupuesto no fué aprobado por el kirchnerismo el año pasado? En ese caso no se estaría refiriendo a otros conceptos?

Gonzalo 11 de Junio de 2016 a las 9:42 am

No hay que dejar de tener en cuenta que, además, la gran mayoría de los insumos que se usan en disciplinas como las biomédicas y otras “ciencias duras” son importados, es decir, se pagan en dólares. Los montos de los subsidios para investigación ejecutados en pesos (por más que los fondos internacionales para su financiación entren en dólares) por ANPCyT y CONICET no fueron actualizados en función del “sinceramiento” del dólar, con lo cual con la misma plata que antes, ser puede hacer mucho menos.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chequeo Diario

Lacunza: “Hace 8 años que no crecemos de manera sostenida” El nuevo ministro de Hacienda y Energía de la Nación, Hernán Lacunza, asumió hoy tras la renuncia de Nicolás Dujovne y dio una conferencia de prensa en la que aseguró que buscará “garantizar la estabilidad del dólar” y, sobre la situación económica, destacó que el país debe buscar “ese crecimiento sostenido que tanto nos costó […]
Kicillof: “Este es un gobierno que ha cerrado 250 escuelas en la Provincia de Buenos Aires” En su discurso en el búnker del Frente de Todos, Axel Kicillof, que obtuvo el 49% de los votos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, criticó la gestión educativa de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal: “Este es un gobierno que ha cerrado 250 escuelas […]