Clarín: “Argentina, entre los países con más deserción en la secundaria” - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año
FrasesVerdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles, pero omite algún elemento del tema o su contexto.

Clarín: “Argentina, entre los países con más deserción en la secundaria”

“Argentina, entre los países con más deserción en la secundaria”, tituló una nota Clarín, en base a un estudio de la Unesco de 2011. “Las estadísticas muestran que las escuelas secundarias argentinas están entre las que más alumnos dejan en el camino. (…) Aquí sólo el 43% termina la secundaria a la edad esperada”, agrega el artículo.

El país tiene una baja tasa de graduación secundaria en relación a las personas en edad de recibirse. Si bien se vincula con la deserción, son indicadores diferentes y hay quienes pueden recibirse con sobreedad.

En la Argentina, quienes terminaron el último ciclo de secundaria más allá de su edad en relación a la población en edad teórica de concluir dichos estudios fue el 44 por ciento, según indica el “Compendio Mundial de la Educación” de la Unesco de 2011. Este dato es de 2008 y ubica al país por detrás de la mayoría de los países de la región, por ejemplo Chile, Bolivia y Perú, como señala Clarín. Brasil, por su lado, no difundió información.

Un estudio de 2014 elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con información sobre los países miembros y asociados muestra un resultado similar: la Argentina tiene una tasa de graduación bruta del 41%, contra el 48% de México, el 76% de Brasil y el 84% de Chile. Los datos son de 2011 para nuestro país, y de 2012 para el resto.

El cálculo toma a todas las personas que terminaron la secundaria un año, y las divide con la población que tiene la edad ideal para concluir el secundario. Como puede recibirse gente más grande, la cifra incluso puede dar por encima del 100%, como pasa con Finlandia en el informe de la Unesco (por ejemplo, si se reciben todos las personas en la edad ideal, y además ese año concluyen sus estudios pendientes algunos adultos).

Pese a esto, no todos los que no se reciben ese año dejan la secundaria (a lo que refiere la “deserción”). El indicador de la Unesco “suele considerarse como la terminalidad teórica”, y el resto de los estudiantes que no egresan incluye a los que abandonan y nunca terminan el secundario, pero también “a los que le puede llevar más tiempo hacerlo que a los que se recibieron aún con sobreedad (adeudan materias, comienzan a trabajar)”, explicó en este chequeo Nancy Montes, investigadora principal del área de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEEA) de la Universidad de Belgrano y miembro de la Academia Nacional de Educación, señaló en este sentido a Chequeado que hay dos conceptos de graduación, una es la edad esperada y otra que agrega las graduaciones en escuelas o programas de adultos. “En general estas graduaciones añaden cuatro o cinco puntos más al promedio”, señaló.

La repitencia y la sobreedad pueden ser factores que desemboquen en la deserción. Por eso es que se alienta la terminación en tiempo y forma es decir en el tiempo teórico”, apuntó la directora del Área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella, Claudia Romero, y mencionó que “la Argentina tiene tasas de deserción en la secundaria muy altas”.

Cobertura y deserción

Al mismo tiempo, la Argentina tiene una gran proporción de su población en edad de concurrir al nivel secundario que efectivamente lo hace. Con los mismos datos del informe, la Argentina tiene una cobertura del 80%, solo superada entre los países de América Latina por Chile (85%) y Brasil (82%).

Sobre la vinculación entre estos números y la deserción, Axel Rivas, investigador de Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), señala en la nota de Clarín que “la Argentina aumentó los niveles de cobertura. En otros países excluyen antes. Esto indica que hay un desafío profundo por transformar la escuela media”.

Para Romero, por su parte, la escolarización no es contradictoria con la graduación. “Países como Chile, por ejemplo, aumentaron simultáneamente las tasas de escolarización (más chicos entran al secundario) y las tasas de graduación (más chicos se gradúan) y también mejoraron la calidad de lo que aprenden. Más cantidad de chicos en la escuela, mayor cobertura, no necesariamente se traduce en más repitencia o más deserción cuando hay políticas acertadas”, señaló.

Sobre las causas de las deserción, Alejandro Ganimian, doctorando en Estudios de Análisis Cuantitativo de Política Educativa de la Universidad de Harvard, repasó: “Una hipótesis que se favorece entre los economistas es que los jóvenes de bajos recursos tienen costos bien altos de permanecer en la escuela (principalmente, el costo de no trabajar) y sus padres a veces subestiman el premium salarial que acarrea cada año adicional de educación”.

El especialista agregó, pese a esto, que “estudiar el por qué de la deserción secundaria es difícil. Generalmente, se les pregunta a los estudiantes que desertaron por qué lo hicieron, pero estas encuestas son propensas a tener errores o simplificaciones”.

Este chequeo fue sugerido en Twitter por Jorge Aliaga (@jorgeluisaliaga), actual asesor del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, y ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Actualización 25/11/2014: En la versión inicial no estaban incluídos los datos del informe “Education at a Glance 2014” de la OCDE, que ahora están incorporados a la nota.

Temas

Comentarios

  • Emili21 de noviembre de 2014 a las 11:21 pm"en base a un estudio de la Unesco de 2011". Fuente y fecha que no aparecen en la nota de Clarín.
    Y, "se llega a que menos del 50% de los chicos terminan la escuela en tiempo y en forma." No aclara que los datos son del 2008 como ustedes aclaran: "En la Argentina, quienes terminaron el último ciclo de secundaria más allá de su edad en relación a la población en edad teórica de concluir dichos estudios fue el 44 por ciento, según indica el “Compendio Mundial de la Educación” de la Unesco de 2011. Este dato es de 2008"
    Fue lo que más me llamó la atención...
  • Emili22 de noviembre de 2014 a las 4:12 pmClarín no miente, sólo engaña y oculta...
  • BF24 de noviembre de 2014 a las 2:47 pmVaya... al decir esas cosas lo primero que me vino a la mente son los medios oficiales y paraoficiales. Tenemos la desgracia que esos medios nos mienten y son mantenidos con el dinero de los argentinos. En pocas palabras, pagamos para que nos mientan. Excelente, no?
  • Emili24 de noviembre de 2014 a las 5:59 pmSólo de chicanas viven algunos...
  • crazyfrogo24 de noviembre de 2014 a las 7:45 pmSi pero no respondes, por ejemplo vos crees que 678 engaña y oculta? o pensas que te tira la posta?
  • BF25 de noviembre de 2014 a las 4:10 pm[quote name="Emili"]Sólo de chicanas viven algunos...[/quote]
    Al admitir una "chicana", creo... me das la razón, cierto?
  • Leandro Bottinelli25 de noviembre de 2014 a las 4:58 pmComo bien dicen varios analistas consultados por Chequeado, que un adolescente no termine la secundaria a la edad teórica esperada (eso es lo que mide la tasa de egreso o graduación), no significa que haya dejado la escuela, esto es, que haya "desertado" como se dice habitualmente. Por eso el título de la noticia me parece equivocado, porque induce a pensar que no terminar la escuela a los 17/18 años es lo mismo que abandonarla. Una vez más nos encontramos con una crónica periodística que, en general, es acertada en su contenido pero incomprensiblemente tergiversada en su titular.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *