En 2019, Alberto Fernández prometió: “Necesitamos darles a los argentinos una vivienda y vamos a construirlas” Skip to content
FrasesEn proceso, demorada
Se avanzó poco o nada en las medidas necesarias para cumplir con el compromiso, pero todavía podría lograrse en el resto del período de mandato.

En 2019, Alberto Fernández prometió: “Necesitamos darles a los argentinos una vivienda y vamos a construirlas”

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Durante la campaña electoral que lo llevó a la Casa Rosada, el actual presidente de la Nación prometió construir viviendas para movilizar la economía y otorgar créditos.
  • Al comienzo de su gestión, Fernández creó el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, una cartera específica para atender el déficit habitacional. 
  • Sin embargo, durante 2022 se redujo el presupuesto para el área y se proyecta otra baja para el año próximo. Además, los especialistas consultados advierten que no se lleva adelante un plan específico para atender las necesidades habitacionales de la población.

En 2019, el entonces candidato del Frente de Todos y actual presidente de la Nación, Alberto Fernández, prometió aumentar la construcción de viviendas, durante el segundo debate de candidatos presidenciales.

“Necesitamos darles a los argentinos una vivienda y vamos a construirlas. Y cuando las construyamos vamos a movilizar la economía y vamos a darles también a los sectores medios la posibilidad de acceder a un crédito para que puedan tener su primera casa. Es mi compromiso”, indicó Fernández.

Tanto en 2020 como en 2021, Chequeado verificó el cumplimiento de esta promesa y en ambos casos identificó que se encontraba “en proceso, demorada”. Es decir que se avanzó poco o nada en las medidas necesarias para cumplir con el compromiso, pero todavía podría lograrse en el resto del período de mandato del Frente de Todos.

Durante 2022, se redujo el presupuesto para el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat -creado por Fernández- y se proyecta otra baja para el año próximo. Además, especialistas advierten que no se lleva adelante un plan específico para atender las necesidades habitacionales de la población. Por esto, la promesa mantiene la misma calificación.

¿Qué dice el ministerio dedicado a la construcción de viviendas?

En diciembre de 2019, el actual presidente creó el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat y designó a su cargo a María Eugenia Bielsa. Más adelante, en noviembre de 2020, asumió en su lugar Jorge Ferraresi. En noviembre último, este último regresó a la intendencia de Avellaneda (Provincia de Buenos Aires) y fue reemplazado por Santiago Maggiotti, hasta entonces secretario de Hábitat.

Desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat informaron a este medio que, desde el comienzo de la gestión de Alberto Fernández hasta el 31 de octubre último, se entregaron 63.197 viviendas construidas: 17.603, en 2020; 19.056, en 2021; y 20.538, en 2022.

En estas cifras se encuentran las edificaciones desarrolladas en los programas “Casa Propia-Construir Futuro” y sus subprogramas, “Procrear Desarrollos Urbanísticos” y las distintas líneas de créditos que emite el Estado nacional. Además, se encuentran en construcción otras 140.082 viviendas, de acuerdo con la información oficial a la que tuvo acceso Chequeado.

Mientras tanto, en el mismo periodo se entregaron 6.052 lotes con servicios, es decir terrenos aptos para la construcción de viviendas: 932, en 2020; 4.095, en 2021; y 1.025, en 2022.

Se reduce el presupuesto para el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat

Si se tiene en cuenta el gasto anual de la función “Vivienda y urbanismo” (es decir, todo lo que invierten en el área en los ministerios del Poder Ejecutivo Nacional) como porcentaje del Producto Bruto Interno (PBI), se proyecta llegar a fines de 2022 con un porcentaje de 0,50%, similar al que se logró en 2015, pero por debajo de 2021, de acuerdo con datos del Ministerio de Economía de la Nación.

En agosto último, el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat sufrió una reducción de $ 50 mil millones, el 16,4% de su presupuesto, íntegramente destinados al plan Procrear, como explicamos en esta nota.

Además, de cara a 2023, el presupuesto de la función “Vivienda y Urbanismo” aprobado por el Congreso nacional prevé una caída del 8,4% en términos reales en relación a los fondos disponibles en 2022. Esta estimación se realiza teniendo en cuenta el promedio de aumento de la inflación en 2023 que el Gobierno nacional proyecta en el 60%.

A la hora de analizar las metas físicas (es decir, los indicadores cuantitativos que establece el oficialismo) para el próximo año, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) consideró en su informe que “la producción anual esperada resulta cuantitativamente insuficiente para absorber el déficit habitacional estimado en 3,5 millones de viviendas”, que existe en la Argentina.

“Si se toman como parámetro las metas previstas, se precisarán alrededor de 40 años para resolver el déficit habitacional existente mediante la construcción y mejoramiento de viviendas y varias décadas para reurbanizar la totalidad de los barrios del Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap)”, agregó la organización sin fines de lucro.

¿Qué dicen los especialistas?

En diálogo con este medio, Eduardo Reese, docente del Instituto del Conurbano en la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), advirtió que “de la manera en que se está construyendo se está agravando la construcción urbana, porque no hay una política de suelo”, y agregó que “se construye donde se puede. ¿Arriba de un humedal? No importa”.

Para el especialista, las medidas tomadas por el Gobierno nacional están “más orientadas a dar empleo” en la construcción a través de la obra pública “que en hacer política urbana”.

Además, Reese advirtió sobre la opacidad de la información oficial, que no permite contrastar que las viviendas que se informan como entregadas efectivamente fueron construidas; y que además no incluye las obras de los institutos de la vivienda provinciales.

Por su parte, la investigadora del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Mercedes Di Virgilio aseguró a Chequeado que la actividad en el área “se activó” después de los meses de mayores restricciones por la pandemia de COVID-19, “pero no lo suficiente ni en el sentido que permita dar una respuesta efectiva a los problemas de vivienda”.

“En la Argentina, el déficit habitacional es cualitativo, es decir que se resuelve con políticas de mejoramiento de viviendas ya existentes, y además se puede complementar con políticas de producción [de nuevas casas]”, agregó la especialista, quien además advirtió sobre la falta de un plan de ordenamiento territorial que articule todas las medidas.

Por lo tanto, la promesa se encuentra “en proceso, demorada”. Si bien el Frente de Todos creó un ministerio para dar una respuesta a la problemática habitacional, durante 2022 se redujo el presupuesto y se proyecta otra baja para el año próximo. Además, los especialistas consultados advierten que no se lleva adelante un plan específico para atender las necesidades habitacionales de la población.

 

EN PROCESO, DEMORADA: se avanzó poco o nada en las medidas necesarias para cumplir con el compromiso, pero todavía podría lograrse en el resto del período de mandato.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *