Chequeado

Macri: “Propongo que tengamos un sistema electoral más transparente, con boleta única electrónica”

Incumplida

¡Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
04 Diciembre, 2019 00:30 am | Tiempo de lectura: 3 minutos
Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
04 Diciembre, 2019 00:30 am
| Tiempo de lectura: 3 minutos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • El oficialismo logró que la Cámara de Diputados de la Nación aprobara en 2016 el proyecto que impulsaba cambios en el sistema de votación, pero chocó con la resistencia del peronismo en el Senado. 
  • Cambiemos intentó reflotar el cuestionado proyecto en 2017 y 2018, aunque el debate perdió fuerza en medio de la crisis económica y social.
  • El 28 de febrero de 2019, la iniciativa perdió estado parlamentario y el proyecto no se volvió a presentar. Durante la campaña de este año, Macri planteó que fuera el Congreso el que defina el nuevo sistema electoral.

El mismo día en que Mauricio Macri perdió las elecciones presidenciales contra Alberto Fernández, el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, volvió a criticar el sistema electoral vigente, al que calificó de “arcaico”, e insistió en la necesidad de que el país implemente un sistema de “boleta única o electrónica”.

La consideración de Peña, que reafirmó el mismo 27 de octubre el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, forma parte de la postura que Cambiemos tuvo desde la campaña electoral 2015 cuando, en pleno debate presidencial contra el entonces candidato del Frente para la Victoria Daniel Scioli, Macri prometió: “Propongo que tengamos un sistema electoral más transparente, con (…) boleta única electrónica”.

A 7 meses de asumir, el 28 de junio de 2016, el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un proyecto para implementar cambios en el sistema de votación. La iniciativa contemplaba modificaciones en el sistema de elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), como la imposibilidad del elector de hacer voto cruzado entre diferentes agrupaciones políticas, el cierre de la fórmula solamente a la categoría de presidente (sin presentar candidato a vice) y, como punto central, el paso de la boleta de papel a la boleta única electrónica (BUE), con chip, como la que se utiliza en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Salta, Neuquén y en algunas ciudades de Chaco.

Durante más de 3 meses, el proyecto fue debatido intensamente en el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, donde disertaron especialistas en sistemas electorales y expertos en informática y transparencia. El sistema fue cuestionado por su vulnerabilidad y por afectar los principios rectores del voto: universalidad, auditabilidad, integridad y secreto.

Referentes en la materia, como la presidenta de la ONG Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, y Julia Pomares, directora ejecutiva del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), entre otros, desaconsejaron el cambio a la BUE y recomendaron la implementación de la boleta única de papel.

Aún así, el proyecto fue aprobado en Diputados el 20 de octubre de 2016, con 152 votos a favor, 75 en contra y tres abstenciones. Para eso, Cambiemos contó con el apoyo del Frente Renovador y del Bloque Justicialista, referenciado en los gobernadores. En contra votaron los legisladores del Frente para la Victoria y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT).

El debate se trasladó entonces al Senado, donde el Poder Ejecutivo esperaba un trámite rápido que le permitiera llegar con el nuevo sistema al año electoral siguiente, precisamente a las elecciones legislativas de 2017. Pero el debate quedó trunco en apenas un mes.

Los senadores del bloque del Frente para la Victoria-PJ -que entonces conducía Miguel Ángel Pichetto, luego candidato a vicepresidente de Macri, y contaba con 42 miembros, sobre los 72 que forman el cuerpo- acumulaban dudas sobre la boleta electrónica mientras la Casa Rosada intentaba negociar el apoyo de los gobernadores.

El 15 de noviembre de 2016, Macri recibió en Olivos a 9 mandatarios opositores que le dieron su respaldo. En el encuentro participaron Mario Das Neves (Chubut), Juan Manuel Urtubey (Salta), Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Hugo Passalacqua (Misiones) Domingo Peppo (Chaco), Juan Schiaretti (Córdoba) y el vicegobernador Adan Bahl (Entre Ríos).

Pero el predicamento de ese grupo de gobernadores sobre los senadores del peronismo en la Cámara alta resultó insuficiente. Diez días después, otro grupo de mandatarios, encabezados por Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Verna (La Pampa), Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja) y Lucía Corpacci (Catamarca), y los vicegobernadores Pablo González (Santa Cruz) y José Neder (Santiago del Estero), copó las oficinas de la presidencia del bloque y dejó sentado su rechazo ante los senadores del peronismo. Por tratarse de una ley de naturaleza electoral, que requiere para su aprobación de la mayoría absoluta (es decir, más de la mitad de los miembros de las Cámaras) de la totalidad de los miembros de la Cámara, sin el acompañamiento del peronismo la reforma quedó hundida. “La discusión termina acá”, anunció Pichetto.

Cambiemos intentó reflotar el proyecto en 2017 y 2018, pero el debate perdió fuerza, en medio de la crisis económica y social.

El 28 de febrero de 2019, la iniciativa perdió formalmente estado parlamentario y el oficialismo no presentó otro texto. Según establece la Ley 23.821, todo proyecto de ley que no hubiere obtenido sanción en una de sus Cámaras durante el año parlamentario en el que tuvo entrada en el cuerpo o en el siguiente, caduca. El plazo se prorroga un año más si hubiere sido aprobado por alguna de las dos Cámaras dentro de ese término.

Finalmente, durante la campaña presidencial de 2019, Macri propuso entre sus promesas una boleta única de papel o electrónica. “Lo que decida el Congreso”, agregó, es decir que abrió la posibilidad a que el sistema de votación no sea únicamente la BUE.

INCUMPLIDA: la promesa tenía un plazo establecido que no se cumplió o los resultados muestran que la situación avanzó en la dirección contraria a lo previsto.

Temas

Te invitamos a compartir tus comentarios.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate plural y del intercambio de datos e ideas. En esta línea, es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con:
- insultos, agresiones o mensajes de odio,
- desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros,
- información personal
- promoción o venta de productos.
Muchas gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chequeo Diario

Trotta, sobre los docentes y la prioridad en la vacunación: “La Ciudad de Buenos Aires vacunó al 14%” El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se refirió en una entrevista en el programa “A Dos Voces”, que se emite por el canal de cable Todo Noticias (TN), a la vacunación de los docentes. “Nosotros tomamos la decisión de priorizar la vacunación de los docentes (…) Hay provincias: el gobernador [Omar] Perotti […]

Chequeo Diario

Macri: “[Las pensiones por invalidez] durante el kirchnerismo habían crecido de alrededor de 200 mil a 1 millón, gracias a un sistema muy laxo de controles” En su libro Primer Tiempo, el ex presidente Mauricio Macri criticó el manejo de las pensiones por invalidez durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. “[Las pensiones por invalidez] durante el kirchnerismo habían crecido de alrededor de 200 mil a 1 millón, gracias a un sistema muy laxo de controles”, señaló, y agregó: “Era […]