Chequeado

Macri: “[Vamos a poner en marcha] un millón de créditos [hipotecarios] a 30 años”

Incumplida

04 Diciembre, 2019 00:30 am | Tiempo de lectura: 4 minutos
04 Diciembre, 2019 00:30 am
| Tiempo de lectura: 4 minutos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • Luego de asumir, las líneas de créditos que lanzó el Gobierno nacional tuvieron características diferentes a las anunciadas en la plataforma de Cambiemos.
  • Desde 2016 hasta septiembre de este año se entregaron casi 133 mil líneas de crédito, sólo el 13% de lo prometido y por eso el millón no se alcanzó, según los datos oficiales.
  • Especialistas señalan los problemas que generó que los créditos hipotecarios estuvieran atados sólo a la inflación y no al salario de los trabajadores.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, prometió en 2015 durante el debate presidencial con el candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli: “Quiero trabajar para que accedas a tu primera vivienda, [vamos a poner en marcha] un millón de créditos [hipotecarios] a 30 años”.

Luego de asumir, las líneas de créditos que lanzó el Gobierno nacional tuvieron características diferentes a las anunciadas en la plataforma de Cambiemos. Desde 2016 hasta septiembre de este año (último dato disponible), se entregaron casi 133 mil líneas de crédito, sólo el 13% de lo prometido y por eso el millón no se alcanzará, según los datos oficiales. Especialistas señalan los problemas que generó que los créditos hipotecarios estuvieran atados sólo a la inflación y no al salario de los trabajadores.

Al consultar el detalle de la plataforma de Cambiemos, allí se prometía otorgar “un millón de créditos hipotecarios con cuotas similares a las de un alquiler” y una tasa de interés del 0% que se ajustaría “cada año según un índice a convenir, probablemente una combinación de inflación y salarios”. Además, según la plataforma, estos se lanzarían el 10 de diciembre de 2015 (día de la asunción de la nuevo gestión) y serían financiados con fondos de la ANSES.

Finalmente, Cambiemos lanzó 4 meses después de su llegada a la Casa Rosada el primer plan de créditos actualizables por inflación, aunque con algunas diferencias con respecto a la promesa. El principal cambio fue que el plazo era menor (de hasta 20 años), y tenían una tasa de interés que podía oscilar según el banco que financiara el crédito.

En abril de 2017, Macri anunció una nueva línea de créditos que se ajustan a través de una Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que evoluciona con la inflación medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que calcula el INDEC. Estos préstamos tenían un plazo máximo de hasta 30 años, en línea con lo prometido en la campaña, pero tenían dos diferencias respecto de la plataforma de Cambiemos: los fondos no provenían de la ANSES sino de los bancos públicos y privados y la tasa no era nula: los bancos podían cobrar su propia tasa de interés además de la actualización por inflación.

Ante la consulta de Chequeado, desde el Banco Central de la República Argentina (BCRA) indicaron que desde 2016 hasta septiembre de 2019 (último dato disponible) se entregaron 132.681 créditos hipotecarios, de los cuales 102.681 se actualizan por las unidades de valor adquisitivo (UVA, es decir, por inflación), modalidad introducida hace 2 años y medio por la gestión de Macri. Por lo tanto, el BCRA informó que la meta de un millón no se alcanzó.

Obviamente, no se llegó al millón de créditos hipotecarios”, sostuvo a Chequeado Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de la consultora Ecolatina, fundada por el ex ministro de Economía de la Nación, Roberto Lavagna. “Sí hubo una reactivación a partir del sistema UVA, sobre todo a fines de 2016 y en 2017. Porque la idea era interesante: indexar a la inflación un crédito en pesos, como en Chile. En la Argentina, el hipotecario antes se había dado en dólares. La UVA permitió que gente de clases media y media alta pudiera acceder a una cuota bastante baja en relación a su ingreso, a la que antes no podía acceder”.

Sin embargo, Sigaut Gravina explicó que eso se convirtió en un problema “porque en algunos países los créditos hipotecarios están atados a la evolución del salario y acá no. Y en 2018 y 2019 la inflación le ganó por mucho al salario formal y las cuotas se fueron haciendo cada vez más pesadas. Entonces en algunos casos los bancos tuvieron que salir a refinanciar y el propio Gobierno, en período electoral, tuvo que anunciar que las cuotas no se ajustarían por unos meses, hasta fin de año, a muchos de los deudores”.

Estamos sobreendeudados, hay casos que la relación cuota-ingreso pasó del 25 al 40% del salario”, advirtió a este medio el economista e integrante del colectivo de afectados por los hipotecarios UVA, Federico Wahlberg. “En enero cuando termine la medida [N. de la R.: el congelamiento], las cuotas van a saltar un 23%. Habría que cambiar los contratos que firmamos, donde se establece que los créditos están fijados en UVA. Las cuotas quedarían determinadas por los intereses del banco y se pasaría a un crédito tradicional”, agregó el especialista.

José Rozados, consultor de Reporte Inmobiliario, explicó a Chequeado que, “mientras existía cierta contención de la inflación, el hipotecario UVA funcionó muy bien”. Y, además, agregó: “Hay dos formas de poder llegar al millón de créditos de manera sustentable financieramente: 1) no tener inflación o reducirla a menos de un dígito y de manera sostenible en el tiempo, o 2) establecer una unidad de cuenta que actualice capital y cuota. O bien implementar la 2 mientras se trabaja en la 1. En cualquier otra fórmula alguien pierde y nadie está dispuesto a perder por demasiado tiempo, salvo un Estado mal administrado. Por lo tanto, no hay crédito hipotecario salvo en forma espasmódica”.

El presidente y CEO de FIRST Corporate Finance Advisors, Miguel Arrigoni, destacó la necesidad de un plan nacional de vivienda, “con un funcionamiento propio para la gente que no accede normalmente a préstamos bancarios en buenas condiciones”. “Y si podés recuperar la moneda y bajar estos niveles de inflación, a partir de ahí ya se organiza solo el mercado. Para el segmento social ABC1 y hasta C2 podés tener créditos bancarios a 20 años, pero de ahí para abajo necesitás líneas con subsidios para los que no pueden pagar toda la tasa de interés y para los de abajo de todo tenés que prácticamente regalar las casas”, propuso Arrigoni.

 

INCUMPLIDA: la promesa tenía un plazo establecido que no se cumplió o los resultados muestran que la situación avanzó en la dirección contraria a lo previsto.

Temas

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chequeo Diario

Kicillof: a los 80 días desde el primer caso, la Argentina tiene 10 mil casos; Chile, 60 mil y Brasil, 200 mil El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, comparó la situación de la Argentina con la de Chile y Brasil en cuanto a cantidad de casos informados de coronavirus. Kicillof, en la conferencia de prensa que dio junto con Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta, al extender la cuarentena en el Área Metropolitana […]

Chequeo Diario

Kicillof: “En la Ciudad la mitad de los trabajadores son de la Provincia” “El riesgo es como en la Ciudad de Buenos Aires la mitad de los trabajadores son de la Provincia entonces [que] en ese ida y vuelta, por una cuestión epidemiológica obvia, si vos tenés una zona de mayor contagio y una de menos contagio, pero de mucho riesgo, entonces la idea es que no haya […]