Es falso que pincharle los dedos y las orejas a una persona durante un ACV le salva la vida - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año
Verificaciones facebookFalso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Es falso que pincharle los dedos y las orejas a una persona durante un ACV le salva la vida

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • La desinformación circula desde al menos 2003, pero no hay ninguna evidencia científica de que dicho procedimiento pueda ayudar.
  • Los especialistas señalan que el tiempo que se utiliza en realizar estas técnicas pueden perjudicar al paciente ya que demoran la llegada al hospital.
  • El mismo contenido desinformante circuló en otros países como España y Estados Unidos, donde medios locales sostuvieron que los pinchazos no ayudan a salvar vidas durante un ACV.

Circula en Facebook un posteo en el que se sostiene que pincharle los dedos y las orejas a una persona que está padeciendo un accidente cerebrovascular (ACV) puede salvarle la vida. Esto es falso: no hay ninguna evidencia científica de que este procedimiento pueda ayudar. 

La desinformación -que fue compartida en Facebook más de 3 mil veces- circula desde al menos 2003 y fue desmentida por Chequeado en reiteradas oportunidades.

Un accidente cerebrovascular es un fenómeno que se produce ya sea por obstrucciones de coágulos que impiden que la sangre fluya hacia el cerebro (ACV isquémico) o por la ruptura de algún vaso sanguíneo en el cerebro (ACV hemorrágico).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sus síntomas principales suelen ser: la pérdida súbita de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara; la aparición súbita de entumecimiento en la cara, piernas o brazos; confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice.

El posteo que circula da una serie de recomendaciones en caso de un ACV: “Lo primero es hacer sangrar, con ello bajar la presión de la sangre en el cerebro, por eso PINCHA con una AGUJA la YEMA de SUS DEDOS y los lóbulos de las OREJAS” (sic).

Sebastián Ameriso, jefe del Centro Integral de Neurología Vascular del Fleni, explicó a Chequeado que toda la información es incorrecta y sin ninguna base científica.

Procedimientos inútiles y peligrosos

“Esto es falso y peligroso: todos estos procedimientos son absolutamente inútiles, sin ninguna evidencia científica. El tiempo que se utiliza demorando el traslado y realizando esta práctica sólo logra perjudicar al paciente ya que demora la llegada al hospital, único lugar donde se puede administrar un tratamiento adecuado. Cada minuto de demora en la atención apropiada significa pérdida de cerebro que podría ser salvado”, señaló Ameriso.

La publicación también sostiene que los vasos capilares se desgarran gradualmente y que se debe dejar a la persona inmovilizada, porque si se la mueve podrían estallar los vasos capilares (“si tu cerebro tiene mucha presión al moverte destruirás vasos sanguíneos, si primero bajas la presión sanguínea no los destruirás”).

En relación a este punto, Ameriso precisó que, por el contrario, “en el ACV los vasos del cerebro se obstruyen (infartos cerebrales) o se rompen (hemorragias cerebrales) en forma súbita y no gradual”. Además agregó que “la necesidad de reposo es relativa y apunta a evitar caídas y otras complicaciones”, pero que “el movimiento no provoca estallido de capilares”

Esta desinformación circuló en otros países como España y Estados Unidos, donde ya fue verificada (ver acá y acá).

 

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *