Es verdadero que otorgarán $8500 por mes a jóvenes en recuperación de adicción a drogas - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año
Verificaciones facebookVerdadero
La afirmación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Es verdadero que otorgarán $8500 por mes a jóvenes en recuperación de adicción a drogas

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circulan en Facebook posteos que señalan que el Gobierno nacional otorgará a personas que se encuentren en rehabilitación por drogadicción. 
  • Esto es verdadero y se basa en la presentación del programa Potenciar Acompañamiento, a cargo del Ministerio de Desarrollo Social junto con la SEDRONAR.
  • El objetivo planteado es fortalecer los trayectos de vida de jóvenes vulnerables que transitan la última etapa de su tratamiento por consumo problemático y adicciones a través de la formación para el trabajo y la terminalidad educativa.

Circulan en Facebook distintos posteos que indican que desde el Gobierno nacional “otorgarán $8500 por mes a jóvenes en recuperación de adicción en drogas”. Eso es verdadero.

En total, los posteos fueron compartidos más de 2,7 mil veces, recibieron más de 280 comentarios y más de 120 interacciones.

El jueves 6 de agosto último, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, presentó, junto con el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y la titular de la Secretaría  de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR), Gabriela Torres, el programa Potenciar Acompañamiento. La iniciativa consiste en otorgar un monto mensual de 8500 pesos, la mitad del salario mínimo, vital y móvil, mediante depósitos bancarios.

Arroyo aseguró que no hay un cupo determinado ni un presupuesto con un tope asignado, como tampoco hay un tiempo determinado porque cada proceso es particular. También precisó que no todas las personas que están en tratamiento están en la última etapa y que el momento en el que se encuentran depende de una evaluación de un equipo de profesionales.

Según explica el Gobierno, el programa Potenciar Acompañamiento está destinado a “fortalecer los trayectos de vida de las y los jóvenes vulnerables que transitan la última etapa de su tratamiento por consumo problemático y adicciones en algún espacio o dispositivo de la red territorial de [la] SEDRONAR, a través de la formación para el trabajo y la terminalidad educativa”.

La iniciativa prevé que en el primer año, además de continuar con el tratamiento, participarán en la red de trabajo diario del dispositivo, que va desde la preparación de alimentos, compras, limpieza y mantenimiento del lugar, hasta acompañar a los compañeros al médico y ayudarlos a gestionar un trámite, entre otras tareas de cuidados, que tendrán un reconocimiento remunerado (los 8.500 pesos).

Durante este período, en el que habrá una certificación trimestral de tareas, los jóvenes estarán a cargo de un “acompañante par”, que bajo una estrategia de cuidado “cuerpo a cuerpo” llevarán adelante un seguimiento y asistencia para la construcción de un proyecto de vida saludable, según el Gobierno. Se trata de tutores que ya transitaron su tratamiento y su inserción comunitaria.

Luego, y tras realizar una evaluación interdisciplinaria, la persona puede optar entre finalizar sus estudios primarios y/o secundarios, realizar una capacitación en el marco de la formación profesional o sociolaboral, o incluirse en alguna línea socioproductiva o sociocomunitaria del Potenciar Trabajo, programa del Ministerio Desarrollo Social.

Alberto Trimboli, coordinador del Sector de Adicciones del Hospital “Dr. Teodoro Alvarez” de la Ciudad de Buenos Aires, destaca, en primer lugar y a pesar de ciertas críticas, que este programa “marca un cambio de paradigma de la mirada que el Estado tenía sobre las problemáticas de consumo, comúnmente denominadas ‘adicciones’”.

Trimboli sostiene que desde la creación del SEDRONAR “las políticas públicas solo se dirigían a estigmatizar y criminalizar a las personas que tienen problemas de consumo, dando un mensaje negativo en la sociedad, construyendo un imaginario, en el que delincuencia y consumidor de drogas prohibidas eran dos caras de la misma moneda. La sociedad asocia el consumo de drogas al crimen y al narcotráfico, y el Estado nacional, hasta no hace mucho, incentivó y alimentó esa idea”.

Además, a pesar de advertir que debe evaluarse cómo funcionará el programa y el hecho de modificarlo, si es necesario, “destaca que por primera vez, el Estado, asigna recursos de tipo monetario a las personas que sufren de esta problemática (remarcando que este dinero no será un premio o incentivo por el solo hecho de padecer un problema de salud, sino una retribución, aunque exigua, por un trabajo realizado), así como se ha hecho con otros programas y planes sociales, en lugar de considerarlos delincuentes y marginales”.

Finalmente, menciona que existen varios programas que utilizan los incentivos monetarios en otros países. Algunos programas funcionan en los Estados Unidos, Filipinas y Tailandia, y casi todos ellos dirigidos a lograr la abstinencia del alcohol, tabaco y otras drogas y se basan en los denominado “vouchers” o “vales”, como estímulos en base a los resultados. En esos países, casi todos los estudios indican que un porcentaje importante de personas que recibían estos incentivos, han mostrado una mejoría en los niveles de consumo. Lo que no especifican es si hubo una mejoría general en la persona o si solo hubo una mejora en la abstinencia.

 

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *