Imagen: Flickr

Claves para entender el balotaje entre Bolsonaro y Haddad en Brasil

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Hoy el país vecino decidirá quién será su presidente durante los próximos cuatro años: los candidatos del PSL y el PT son los que se enfrentan. A continuación, algunos datos para entender esta segunda vuelta electoral.

Hoy se desarrolla la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil. Según las últimas encuestas difundidas, el favorito es Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), que obtuvo el primer puesto en la primera vuelta con el 46% de los votos. Su contrincante es Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), que en los comicios del 7 de octubre último alcanzó el 29% de los votos y se ubicó en segundo lugar.

A continuación, tres ejes para entender estas elecciones.

Balotaje, con posible baja participación histórica

A pesar de que en el país vecino votar es obligatorio, la participación de los votantes en el balotaje siempre se reduce. Según un informe de la fundación argentina Directorio Legislativo, el porcentaje de participación ciudadana, en Brasil, siempre cae entre uno y tres puntos. En estas elecciones, la primera vuelta tuvo un 79,7% de participación del padrón. Si esta tendencia se mantiene, la segunda vuelta de hoy podría ser uno de los niveles más bajos de participación en el país vecino.

En este informe también se detalla que, a lo largo de la historia electoral de Brasil, “desde el restablecimiento de la democracia, el candidato que obtuvo la mayor cantidad de votos en primera vuelta fue electo presidente en el balotaje”. Es decir que, si se mantiene esta lógica, Bolsonaro tendría el camino allanado.

Bolsonaro gana en los distritos ricos y con mayoría de blancos

Según un mapa interactivo publicado por el diario El País, que recopila datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, Bolsonaro consiguió hasta el 75% de los votos en municipios de ingresos medios o altos, mientras que no llegó al 25% de votos en las localidades más pobres y humildes del país. En esos casos Haddad se impuso muy por encima: ganó en nueve de cada diez municipios pobres.

Otra diferencia importante es que el candidato del PT ganó en aquellos distritos donde la mayoría de las personas es de color: Haddad se impuso en siete de cada diez municipios con esa característica. En contraposición, Bolsonaro ganó en los distritos cuya población es mayormente blanca.

Con Bolsonaro o Haddad como presidente, el Congreso estará atomizado

La composición de ambas cámaras del Parlamento brasileño ya se definió en la primera vuelta: el PT y el PSL siguen siendo minoritarios en el Congreso. Según se indica en el informe de Directorio Legislativo, actualmente el Parlamento tiene representación de 30 partidos políticos, pero el Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del actual presidente, Michel Temer, es el que más legisladores concentra en ambas cámaras: con 65 representantes en la Cámara de Diputados y 22, en el Senado.

Sin embargo, a pesar de que los partidos más importantes son minoritarios, el PSL de Bolsonaro logró el respaldo de tres bancadas en ambas cámaras que reúnen a unos 200 legisladores de distintos partidos: los legisladores evangélicos, los del agro y los que están a favor de la libre portación de armas.

¿Qué perfil tienen los candidatos que compiten por la Presidencia de Brasil?

Jair Bolsonaro, del PSL, fue diputado por 27 años y profesor de educación física. Antes de dedicarse a la política hizo carrera militar: llegó a ser capitán del Ejército brasileño. Su experiencia como funcionario comenzó en 1988 cuando fue elegido concejal por la ciudad de Río de Janeiro por el Partido Demócrata Cristiano. Su compañero de fórmula es Hamilton Mourão, un ex general de 64 años.

Fernando Haddad, el candidato del PT, es abogado y fue alcalde de la ciudad de San Pablo. Forma parte del PT desde 1983. Siempre estuvo vinculado con la actividad académica (tiene un máster en Economía y un doctorado en Filosofía de la Universidad de San Pablo) y en 2005 fue nombrado por el ex presidente Lula como ministro de Educación, cargo que mantuvo al asumir como presidenta Dilma Rousseff. Su compañera de fórmula es Manuela D’ Ávila, una política y periodista de 37 años.

donantes

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *