Chequeado

¿Cuál es la situación de Uber en la Argentina?

Uber Argentina

24 Octubre, 2018 | Tiempo de lectura: 5 minutos
La empresa sostiene que su operación es legal de acuerdo con el Código Civil y Comercial de la Nación. Sin embargo, la Secretaría de Transporte porteña les retiene el auto y multa a los conductores de la compañía por “transporte ilegal”. ¿Es una empresa de tecnología o de transporte? ¿Qué causas judiciales enfrenta? Y, además, ¿qué habilitó Mendoza y qué pasa en otras ciudades?

La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) rechazó en agosto último un recurso del Sindicato de Peones de Taxis de Buenos Aires que impulsaba una denuncia penal contra los responsables de la empresa Uber y sus conductores por asociación ilícita, competencia desleal e instigación a cometer delitos. El pedido se desestimó porque estaba mal formulado. Así, quedó firme el fallo de la instancia anterior que rechazaba la denuncia por “inexistencia de delito”. ¿Cómo quedó entonces la situación legal de Uber en la Argentina?

El rechazo de la Corte no significa que la empresa esté legalizada. Este caso tramitaba en la Justicia Nacional, pero la empresa todavía tiene dos causas en curso en la Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en una de ellas se dictó una condena penal para uno de sus directivos.

En la Ciudad hay 38 mil taxis. Al mismo tiempo, circulan más de 35 mil conductores de Uber y hay 2,5 millones de usuarios de la plataforma, que pagan mayormente en efectivo. Valuada en US$72 mil millones, hoy Uber opera en 785 ciudades de 70 países y 150 desarrollaron legislaciones específicas para el “transporte a través de plataformas digitales”. En las otras, la empresa trabaja con “marcos generales”, muchas veces en conflicto con las autoridades. Son limbos regulatorios, marañas donde se chocan legislaciones a nivel local, regional, nacional y hasta supranacional.

¿Empresa de tecnología o de transporte?

Lo que está en debate es si Uber es un servicio público de transporte y, por lo tanto, necesita de la autorización y regulación que tienen los demás servicios, o si se trata de un servicio de transporte entre privados al ser una empresa de tecnología.

Desde abril de 2016, cuando comenzó a operar en la Argentina, Uber sostiene que su operatoria es legal de acuerdo con el artículo 1280 del Código Civil y Comercial argentino que refiere a los contratos de transporte “entre privados” (como un servicio de flete o una empresa de traslado). Ante la consulta de Chequeado, Juan Labaqui, gerente de Comunicaciones para el Cono Sur de la empresa, señaló que “Uber es una empresa de tecnología, no es taxi ni remis, porque conecta a usuarios y socios conductores”.

Sin embargo, la Secretaría de Transporte porteña sigue reteniendo los vehículos a los conductores por “transporte ilegal”, previsto en la Ley 2.148, con multas de 130 mil pesos porque considera que es un servicio público y no cuenta con autorización. Esto va en línea con lo establecido por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que determinó que Uber y sus competidoras se encuadran “en el ámbito de los transportes”.

“Uber posee determinadas características que lo asimilan más a un servicio público (…) que privado de personas”, sostienen Valeria Mena y Mariela Volando, agentes fiscales de falta de la Ciudad de Buenos Aires, en un trabajo sobre la plataforma que fue presentado en el Congreso Iberoamericano de Seguridad Vial. Y, además, agregan: “Tiene en miras la satisfacción de un interés público, es decir, realizar el traslado de personas en condiciones de seguridad; aplica como contraprestación una tarifa prefijada; es accesible para cualquier ciudadano; ésta dirigido al público en general, por lo que sus destinatarios son los usuarios del sistema; no queda fuera de la supervisión del Ente Único Regulador de los servicios públicos; y está sujeto a la aplicación de sanciones por infracción a las normas de tránsito, entre otras”.

Causas en Buenos Aires

El 21 de septiembre último la empresa recibió su primer revés judicial. Ladislao Endre, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 25 de la Ciudad de Buenos Aires, condenó a Mariano Otero, CEO de la empresa en la Argentina, por ejercicio ilegítimo de una actividad y uso indebido del espacio público. La condena fue de $60 mil e inhabilitación de dos años a ejercer cualquier actividad vinculada con el transporte de pasajeros. También sobreseyó a otros dos directores y a la empresa, acusada de violar la clausura impuesta por la Justicia.

Ante la consulta de Chequeado, el fiscal de Cámara de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Martín Lapadú, que llevó adelante esta causa, señaló que “Uber no sólo organiza el servicio de transporte, sino que impone tarifas, las regula, da a los conductores de alta, de baja y los sanciona”. Y agregó que, a pesar de esto, “no reconoce ningún tipo de autoridad”.

Por medio de una medida cautelar, el fiscal ordenó a las proveedoras de internet impedir el acceso a la app y al sitio web de Uber desde Buenos Aires. Como era técnicamente imposible circunscribir el bloqueo a la Ciudad, se cortó el acceso a la web para todo el país. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lo consideró un acto de “censura”. El bloqueo de la web fue levantado y repuesto varias veces, pero la app se mantuvo en línea.

Otra medida cautelar de la Justicia bloqueó las tarjetas de crédito nacionales, por lo que el grueso de los viajes se abona en efectivo, sin la ventaja de seguridad que ofrece la aplicación. En el resto del mundo, el pago va a la casa matriz en Holanda y se reenvía el 75% a la cuenta del conductor. En la Argentina, recién cuando un conductor cobra un viaje con tarjeta del exterior o tarjetas nacionales (que por alguna excepción del sistema pueden funcionar) se le descuentan las comisiones anteriores por viajes que se cobraron en efectivo.

En la segunda causa porteña, que se tramita en el fuero penal tributario, se acusa a los directivos de Uber de evasión fiscal y lavado de dinero. La Administración Gubernamental de Ingresos Públicos de la Ciudad (AGIP) entiende que, como empresa de transporte, entre abril y octubre de 2016 evadió más de $1 millón por el impuesto a los Ingresos Brutos. La AFIP también denunció a Uber por evasión de aportes, argumentando una relación laboral entre la empresa y conductores, pero la Justicia lo desestimó.

Uber asegura que su actividad en la Argentina es dar soporte a la aplicación. “La plataforma con la que se conectan conductores y usuarios es manejada desde el exterior, como muchas de las apps que usamos para comunicarnos, escuchar música, ver series”, explicó Labaqui a este medio.

Mendoza legal

La Ley de Movilidad sancionada por la Legislatura mendocina el 31 de julio último habilita el “transporte privado por plataforma”. Las compañías deben operar con conductores con registros profesionales, inscriptos en un registro provincial y con CUIT, y asegurar 12 horas diarias de descanso. Se piden autos registrados, con verificación técnica vehicular y de no más de cinco años de antigüedad, con un seguro especial. El Estado cobrará un canon por el uso de la infraestructura vial pública, inspirado en normas de la ciudad de San Pablo, en Brasil.

Mendoza podría funcionar como punta de lanza. Hay proyectos para regularizar Uber en la provincia de Buenos Aires, Rosario (Santa Fe), CABA y Posadas (Misiones). La compañía tiene abierto un formulario de inscripción para potenciales conductores que ya suma aspirantes de todas las provincias.

Para Uber, los vaivenes legales y judiciales son moneda corriente. Así como San Pablo, Montevideo y México son ejemplo de ciudades con regulaciones para empresas de transporte basado en plataforma, en Seúl (Corea del Sur) se llegó a pedir prisión para el CEO de la compañía. Y en Londres (Gran Bretaña), un tribunal determinó que la relación entre Uber y sus “socios conductores” era laboral y otro suspendió la operatoria, pero después la reinició.

“Trabajamos hacia la regulación desde el primer día”, aseguró a Chequeado el gerente de Comunicaciones para el Cono Sur.

Pero Justin Kintz, director de Asuntos Regulatorios de las Américas, reconoció el año último a Infobae: “Fuimos muy ansiosos con el lanzamiento en la Argentina. Comenzamos sin haber construido las relaciones que debíamos generar. Tenemos la esperanza de poder enmendar el error que cometimos y demostrarle al Gobierno que estamos ansiosos por trabajar juntos en una solución para poder estar debidamente regulados”.

Por su parte, el fiscal Lapadú criticó: “En todos los países Uber hace lo mismo: entra por la fuerza y aguanta, para lograr una situación de preponderancia y luego sentarse a negociar las condiciones”.

¿Economía colaborativa o capitalismo de plataforma?

La confusión es una constante en compañías que se presentan como intermediarios digitales entre particulares, como en el caso de Uber, los alquileres temporarios de Airbnb o los envíos de Rappi o Glovo. Suelen incluirse dentro de la “economía colaborativa”. Este nombre es objetado, ya que hay lucro como en cualquier actividad comercial.

Otra opción es encuadrarlas como capitalismo de plataforma, economía a demanda (on demand) o de las changas (gig), según se las enfoque desde su estructura, desde la perspectiva de quién contrata o desde quién trabaja. Su modelo de negocios requiere ganancias deslocalizadas y relaciones laborales flexibilizadas. En casi todo el mundo, estas compañías aprovechan vacíos legales con el argumento de que las leyes “llegan tarde” a la innovación.

Muchos consideran esto una estrategia. El especialista en economías colaborativas Neal Gorenflo definió a Uber como “emprendedorismo de shock y pavor”: “Cuanto más rompen las reglas, más prensa y clientes consiguen, lo que les permite levantar más dinero. ¿Huelga de taxistas? ¡Bingo!”.

El fiscal Lapadú, que llevó adelante la causa en la que se condenó a un directivo de Uber, coincide: “En todos los países hacen lo mismo: entran por la fuerza y aguantan, para lograr una situación de preponderancia en el momento de sentarse a negociar las condiciones”. Pero las negociaciones no terminan.

Temas

23 Respuestas

Dante 24 de Octubre de 2018 a las 2:54 pm

Buena nota, me llama la atención que en los últimos días he visto propaganda de Uber en la tele, aún sin estar regulado su funcionamiento como empresa

Fabricio 24 de Octubre de 2018 a las 11:31 pm

Desde que empezó lo de u be r . yo que tengo taxi desde hace muchos años , me vengo cargando de deudas , no consigo chóferes , y estoy podrido de este país , siempre lo ilegal es lo que. Sirve , cuando vas por derecha te fundis como me fundó yo dia a día , acumulando sólo deudas nada más ,

Bruno Diaz 26 de Octubre de 2018 a las 2:40 pm

Uber opera hace años, Acaso el sindicato de Taxista no vio venir la futura competencia? eso pasa por comerce la guita y no invertir en estudio de mercado y progresar, sino mira el caso de Japón que cuenta con uno de los mejores servicios de taxi, el cual ofrece limpieza impecable y choferes extremadamente amables por lo que UBER no fue necesario. La culpa no es de los demas, es de nosotros mismos que no hacemos las cosas cuando realemtne las tenemos que hacer.

Enrique Bernardo Morales Solorzano 27 de Octubre de 2018 a las 1:49 am

Los taxistas crearon una fama y luego ahora quieren limpiarla acusado a UBER de ilegal. Asuman sus consecuencias. Esta bien que rompan vehiculos de padres de familia que buscan un sustento para sus hogares? Les parece bien romper el auto de un emigrante que labura para sobrevivir?

JOSE LUIS 23 de Noviembre de 2018 a las 2:11 pm

si tuvieran buena imagen, si hubieran sido gente honesta y confiable hoy la gente tomaria taxi, no hables de que lo ilegal es lo que sirve en este pais cuando los que siempre hicieron cosas ilegales fueron ustedes, desde robarle a los pasajeros dinero, dolares, valijas y mas, si fueran personas honradas no hubiera pasado las cosas que pasan y hoy no tendrian fama de delincuentes.

Fernando Guirete 18 de Enero de 2019 a las 2:26 pm

creo que es algo inmanejable, que no se puede tapar el sol con las manos, que el avance de la tecnologia y los cambios que produce en las costumbres no se pueden detener por la fuerza o por legislaciones antiguas ya que las leyes son las regulaciones de los usos y costumbres. por que no empezas con Uber? o proba con un auto usado, no tenes horario fijo. quizas te va mejor que con el taxi. O pedi prestado a un amigo un auto un mes en horarios que no lo use y fijate que te rinde mas.

Mirta Nuñez abogada 25 de Octubre de 2018 a las 7:09 pm

Muy claro el artículo.

Fede 26 de Octubre de 2018 a las 11:30 am

Espectacular artículo. Quedó super claro que Uber no es ilegal, que se puede utilizar y que pronto será legal y todos felices lejos de la mafia de los taxis.

Osvaldo 26 de Octubre de 2018 a las 8:52 pm

Que se dice de cabify?

Roberto 26 de Octubre de 2018 a las 11:22 pm

Son empresas extranjeras que se llevan nuestro dinero afuera,se abusan de quienes no tienen trabajo fomentando el trabajo en negro, destruyendo a verdaderos trabajadores taxistas que si trabajan en blanco , aportando a nuestro sistema previsional

Santi 9 de Noviembre de 2018 a las 8:20 am

Para trabajar en uber tenes que ser monotributista asi que no se de que trabajo en negro hablas. Aguante UBER afuera los taxis

Hugo 26 de Octubre de 2018 a las 11:29 pm

Creo que Uber es una empresa para sus socios. Si la gente la utiliza es porque es una forma segura de viajar. Yo estoy de acuerdo por eso viajo y soy socio de Uber.

Monica 27 de Octubre de 2018 a las 10:44 am

Muy buena nota. Debemos solucionar pronto los inconvenientes. Yo soy taxista y lamentablemente lo que se ve en la calle es tristísimo más cuando uno hace sacrificios para cumplir con todo. Hay mucho resentimiento y hambre

Nahuel Morandi Bel 27 de Octubre de 2018 a las 11:10 am

Esta más que claro que debe reorganizarse y regularizarse de nuevo todos los servicios públicos de transporte. Los taxis, remises, UBER, CABIFY etc. deben operar bajo normas claras y equitativas.

De todos modos, el futuro de la movilidad urbana no pasará de ninguna manera por estos servicios que pueden ser complementarios. La clave de la moviliad urbana es el transporte público masivos. Es decir, colectivos, subte, trenes, tranvias etc.

Marcos 27 de Octubre de 2018 a las 3:44 pm

El valor de las multas está fijado en 10.000 UF. Siendo cada UF equivalente a medio litro de nafta (creo que “super”) del YPF. Para la fecha de la nota oscila los $175.000

Juan Luna 13 de Noviembre de 2018 a las 7:29 pm

Si no está habilitado no es legal así de claro, cabify es legal pero más caro….

Luis 15 de Noviembre de 2018 a las 10:59 am

Uber ayuda a mucha gente que está sin trabajo o en un plan para salir adelante de enfermedades típicas de nuestra sociedad y que afecta sobre todo a los jóvenes.

Adrian 15 de Enero de 2019 a las 10:25 am

Para los que usan uber sepan que viajan en una bomba de tiempo , ya que el seguro de los autos no cubre a pasjeros transportados, despues nos rasgamos la s vestiduras reclamando que los auto tengan elementos de seguridad como airbags, abs, ebd, control de traccion etc, pero si es barato viajamos sin reclamar ninguna medida de seguridad, asi somos de acomodaticios, por eso el pais que tenemos una verdadera verguenza y de la que somos totalmente responsables

Martin 26 de Enero de 2019 a las 11:04 am

Tanto UBER como CABIFY exigen un seguro comercial, similar al que usan taxis y remises tradicionales. Si no sabe no opine!!!! AGUANTE UBER Y CABIFY

Fernands 25 de Enero de 2019 a las 12:24 pm

Disculpa los choferes de uber aportan. Tienen que ser monotributistas y pagar ingresos brutos

Thamara Bonilla lo 11 de Mayo de 2019 a las 9:11 pm

Adrián no hables si no sabes o porque no tenes argumentos y querés hacer daño El seguro que tiene el chófer de Uber es para trasportar pasajeros sin lugar a dudas porque imagínate que tengo un accidente y no avisé a mí compañía que estoy trabajando con mí auto y pierdo mí auto porque el seguro se va a hacer cargo de los personas que estén o no dentro de mí auto pero de los daños causados a mí auto no

La verdad 30 de Junio de 2019 a las 6:27 pm

Tengo una flota de taxis y se lo que es lidear con los choferes y demas cosas.
La verdad Uber es genial, dado que el usuario mismo depura a los malos choferes.
Siendo monotributistas y pagando ingresos brutos tienen obra social y jubilacion y le aportan al estado.
Entonces me pregunto para que existen los sindicatos? Les roban a los mismos taxistas?
Uber es una aplicacion que funciona perfecto. El usuario hasta en la puntuacion califica la limpieza del auto, al chofer y el estado general del auto, y en base a esto se consigue mas o menos viajes e incluso quedan fuera de circulacion.
Cosa que no pasa con los taxis, ya que hay algunos que no deberian ni estar en calle tanto como choferes de los mismos.

jorge 11 de Julio de 2019 a las 9:17 pm

Yo me pregunto quien paga la vida de un pasajero de Uber o la vida de un pibe de glovo o rapi en caso de accidente.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Explicador

¿Qué es el escrutinio provisorio y qué pasa con el nuevo software? El escrutinio provisorio es el primer conteo de votos que se hace apenas termina la elección. Su objetivo es informar a la ciudadanía los resultados preliminares, pero no tiene ninguna validez legal. Los datos que sí cuentan legalmente y que permitirán declarar ganadores y perdedores son los del escrutinio definitivo, que se termina a más […]

El Explicador

A 50 años de la llegada a la Luna, datos y anécdotas de la hazaña Este 20 de julio se cumplen 50 años desde que la humanidad apoyó por primera vez sus pies sobre una superficie extraterrestre. Con ese gesto, el ser humano dejó una marca prácticamente indeleble: como la Luna no tiene atmósfera, aire, agua, viento ni lluvias que desgasten la superficie, las huellas impresas por los primeros astronautas […]