Skip to content
Esta nota tiene más de un año

¿Cuánta plata le transfiere el Gobierno a la Iglesia para sostener el culto católico?

Durante los últimos días se hizo público el rechazo por parte de la fundación vaticana Scholas Ocurrentes, impulsada por el Papa Francisco, de una donación del gobierno argentino por $16,6 millones, que dispuso el presidente, Mauricio Macri, mediante el Decreto 711/16. Sin embargo, este hecho no implica que la Iglesia argentina no reciba regularmente otros fondos públicos.

De hecho, la Iglesia católica recibe por parte del Estado financiamiento para el salario de algunos de sus miembros. En 2016, el monto previsto es de $134 millones, de acuerdo con el Presupuesto aprobado por el Congreso.

Estos fondos responden a la obligación del Gobierno federal de sostener al culto católico apostólico romano, como está estipulado en el segundo artículo de la Constitución. Estas transferencias se regulan a través de diferentes leyes.

Una de ellas, la Ley 21.950, establece que el Estado debe hacerse cargo del salario de arzobispos y obispos, que corresponden al 80% del salario de un juez nacional de primera instancia. La Ley 22.162, por otra parte, dispone la obligación de subsidiar a los sacerdotes que se encuentren en zonas de frontera o muy desfavorecidas y la Ley 22.950, a seminaristas. Esto implica que en el Presupuesto de 2016 está previsto que se sostenga a 132 obispos y arzobispos, 568 sacerdotes y 1.120 seminaristas.

La Iglesia católica también se beneficia de las decisiones tomadas por los gobiernos que decidan refaccionar sus edificios, como fue el caso de la Basílica de Luján, restaurada entre 2003 y 2015 a partir de una licitación, la primera realizada por Néstor Kirchner tras asumir como Presidente. Lo mismo ocurrió con una serie de iglesias que durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner se decidió refaccionar.

Existen otras transferencias que el Estado hace a la Iglesia, aunque con fines específicos, como los subsidios a escuelas religiosas. Este número, sin embargo, es actualmente imposible de calcular, ya que no hay una discriminación en el Presupuesto que permita saber cuántos de estos fondos van a escuelas religiosas. “Es información que tienen los Ministerios de Educación de cada provincia y no es pública”, explicó Rafael Flores, director de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

La Iglesia cuenta además con ciertas exenciones impositivas, como es en el caso del Impuesto a las Ganancias o en el IVA, un beneficio que se extiende a otras entidades religiosas.

Las transferencias del Estado serían, de acuerdo con las estimaciones de la Iglesia, un monto menor comparado con el presupuesto eclesiástico. De acuerdo con un cálculo realizado por Pablo Garrido Casal, ecónomo del Arzobispado de Buenos Aires y autor de un libro sobre las colectas de la Iglesia, en 2007 se trataba del 7% del total. “No tenemos estimaciones más recientes”, señaló Garrido Casal a Chequeado.

Parte de las razones de que el monto no se conozca es que la estructura parroquial de la Iglesia católica argentina funciona de manera descentralizada, ya que cada parroquia opera de manera autónoma, y los fondos que recauda cubren los gastos de funcionamiento y la asignación de los sacerdotes. Garrido Casal explicó que, “en el caso de la Ciudad de Buenos Aires, el 2% de la recaudación va al Arzobispado para un fondo común parroquial para ayudar a aquellas más desfavorecidas”, pero fuera de eso cada parroquia debe sostenerse de manera independiente.

Fecha de publicación original: 16/06/2016

Temas

Comentarios

  • Guillermo7 de julio de 2023 a las 2:04 pmEl que no paga no asiste a las escuelas católicas, ateneos privados, clubes privados, gimnasios ni sanatorios privados de la Iglesia Católica. Entonces la Iglesia no actua como la casa de Dios. Se usa ese slogan para recaudar fondos de los fieles que en muchos casos es gente vulnerable que recurre a ayuda divina.
  • Lucas7 de julio de 2023 a las 2:05 pmEl que no paga no asiste a las escuelas católicas, ateneos privados, clubes privados, gimnasios ni sanatorios privados de la Iglesia Católica. Entonces la Iglesia no actua como la casa de Dios. Se usa ese slogan para recaudar fondos de los fieles que en muchos casos es gente vulnerable que recurre a ayuda divina.
  • Ruy Pereira Da Silva26 de julio de 2023 a las 12:59 pmDejen de hablar de las iglesias protestantes pues ustedes viven del estado,que con sus ingresos pagan sueldos bastantes importantes,no pueden ser tan HIPOCRITAS
  • Fabian19 de octubre de 2023 a las 7:39 pmHola yo fui católico alguna vez ,pero no me parece adecuado que el estado les de ningún recurso.
  • Jose3 de enero de 2024 a las 11:44 pmQue cada iglesia se mantenga por sus seguidores .Nunca me alcanzó para llegar a fin de mes pagando siempre impuestos.Quien se pone el título de dios para decidir entregar mi dinero a iglesias que fueron creadas por humanos ,Jesus ayudo a todo el que pudo ayudar pero nunca les pidió dinero a cambio
  • Kike23 de enero de 2024 a las 8:07 amEl odio visceral que a llevado todo después del macrismo y hoy con el libertario,se vio en las paginas negras de la historia,el racismo,la lucha de clases, el fanatismo,la insensibilidad,la lucha del pobre contra el pobre,el derrumbe de la sociedad,ponerle el freno todo esto,pronto ante que pase a mayores,si todo sigue asi, y sin hacer futuro logia,sólo leyendo,buscando,en la historia reciente,como termina todo esto ,empiezan con el ataque sistematico a las intituciones,el displicinamiento social,el sistema dictatorial a full ,los líderes,incapaces hablan,sin saber y sin decir nada ,y la turba aplaude,creía que todo esto quedaba en el pasado,pero hoy estáas presente que nunca.
  • Eduardo12 de mayo de 2024 a las 6:02 pmMe parece que el gobierno de turno, no deberia girar fondos sin saber donde terminan. Esa actitud desprejuiciada de los gobernantes solo provoca que las altas autoridades de la iglesia sigan anestesiadas con gobiernos CORRUPTOS, COMO YA HA PASADO. Actuando muchas veces en forma "complice" por su silencio de la penosa realidad de ese momento, favoreciendo a los delincuentes o gobernantes de turno...Como prueba, recuerdo a un ministro muy creyente catolico que no se fijaba en la plata(mal ganada), tanto que la tiraba por encima de un alambrado de un convento....Hasta las supuestas monjas, le sostenian los bolsos y un arma larga. Todos somos buenos pero si nos controlan mucho mejor.... Los que hablan del odio, son justamente los que lo desparraman. Los que hablan de la mentira son los que VIVEN del relato...y casualmente los que hablan de la democracia son siempre los mismos golpistas en la historia argentina. En este bendito pais, hay que controlar hasta lo que hay debajo de las baldosas. A las pruebas me remito. Mi memoria me avala.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *