Es falso que médicos canadienses murieron luego de recibir la cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19 - Chequeado Skip to content

Es falso que médicos canadienses murieron luego de recibir la cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circula en Telegram una publicación que señala que médicos canadienses murieron luego de recibir la cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus. Junto al texto, aparecen  avisos fúnebres de profesionales sanitarios de Canadá.
  • Esto es falso. Ni la COVID-19 fue la causa de ninguno de estos fallecimientos ni hay evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 tengan relación con ellos.
  • En Chequeado ya desmentimos anteriormente un contenido que afirmaba que “tres médicos jóvenes” del mismo hospital de Canadá murieron “repentinamente” tras recibir la cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19.

Circula en Telegram una publicación que señala que médicos canadienses murieron luego de recibir la cuarta dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Junto al texto, aparecen  avisos fúnebres de profesionales sanitarios de Canadá, la mayoría jóvenes y con causas de muerte desconocidas.

Sin embargo, esto es falso. La COVID-19 no fue la causa de ninguno de estos fallecimientos y no hay evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 tengan relación con ellos.

La desinformación –que fue compartida más de 10 mil veces en Telegram– no es la primera vez que circula. En Chequeado ya desmentimos anteriormente un contenido que afirmaba que “tres médicos jóvenes” del mismo hospital de Canadá murieron “repentinamente” tras recibir la cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19.

Fallecimientos sin evidencias de conexión con las vacunas

En el contenido viral que circula en Telegram se afirma que varios doctores canadienses murieron repentinamente tras recibir la cuarta dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. 

Chequeado confirmó que esta desinformación nació de una publicación del usuario Dr. William Makis MD en Gettr, una plataforma de redes sociales fundada por Jason Miller, ex asesor de Donald Trump.

En dicho contenido se dice haber rastreado las muertes “repentinas” de 13 médicos canadienses que “habían recibido al menos tres vacunas debido a los mandatos ilegales de vacunación”.

El contenido emplea 2 imágenes, en las que anota el nombre de cada una de las personas fallecidas, su fecha de fallecimiento, así como el lugar donde ejercía. Además apuntan, sin evidencias, la causa de la muerte

Maldita.es accedió a la información pública disponible sobre estas personas y corroboró que ni la COVID-19 fue la causa de ninguno de estos fallecimientos ni hay evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 tengan relación con ellos.

Acá, la información pública disponible de cada uno: 

  • Candace Nayman: un obituario, el hospital donde ejercía y un artículo de CBC News confirman que falleció el 28 de julio tras desplomarse en el agua durante un triatlón en Toronto.
  • Shahriar Jalali Mazlouman: el centro sanitario donde trabajaba y un artículo en CTV News confirma que falleció el 23 de julio de manera “inesperada”, a pesar de que el contenido apunta —sin evidencias— que murió mientras nadaba.
  • Jakub Sawicki: falleció el 21 de julio y sufría un cáncer gástrico en fase 4. El hospital donde trabajaba desmintió que su muerte tuviera relación con las vacunas.
  • Stephen W. McKenzie: falleció el 18 de julio y sufría de una enfermedad grave antes de su muerte, que le impedía ejercer. El hospital donde trabajaba desmintió que su muerte tuviera relación con las vacunas.
  • Lorne E. Segall: falleció el 17 de julio y sufría cáncer de pulmón en estado avanzado. El hospital donde trabajaba desmintió que su muerte tuviera relación con las vacunas.
  • Paul Hannam: un artículo en CTV News y un tuit de su compañero de trabajo confirman que murió el 16 de julio mientras corría. La página “satírica” Vancouver Times publicó —sin evidencias— que falleció después de recibir la vacuna. El hospital donde trabajaba desmiente que la muerte estuviera relacionada con las vacunas contra la COVID-19 o de ningún tipo.
  • Baharan Behzadizad: fallecimiento no confirmado. El único dato disponible es una recaudación de fondos en Chuffed (una plataforma de crowdfunding para proyectos sociales) de quienes dicen ser “familia y amigos de Baharan”.
  • Christopher P. Cole: un obituario y la cuenta de Instagram del centro que dirigía confirman que falleció “de manera inesperada” el 21 de mayo.
  • Wilson Idami: el Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario y un obituario confirman que falleció el 19 de mayo, sin datos sobre su causa de muerte.
  • Oliver Seifert: dos obituarios (este y este) confirman que falleció el 3 de febrero de 2022 por problemas del corazón que sufría desde la infancia.
  • Jonathan Burns: un obituario y un artículo en el medio local The Abbotsford News confirman que falleció el 6 de enero tras una enfermedad “corta”, sin detalles.
  • Neil Singh Dhalla: esquelas publicadas en los periódicos Toronto Star y Winnipeg Free Press afirman que falleció el 23 de diciembre de 2021 “de manera repentina e inesperada” mientras dormía.
  • Sohrab Lutchmedial: un obituario y un artículo de CBC News confirman que murió el 8 de noviembre de 2021. Algunos desinformadores se mofan de su fallecimiento por su postura contra los antivacunas en su cuenta de Twitter.

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *