Chequeado

“¡Hola, chiques!”: datos sobre uso del lenguaje inclusivo en la Argentina

Flickr | Cc: Emergentes

08 Agosto, 2020 11:21 am | Tiempo de lectura: 7 minutos
08 Agosto, 2020 11:21 am
| Tiempo de lectura: 7 minutos

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:

  • Las actitudes hacia el lenguaje inclusivo dependen de la combinación entre ideologías lingüísticas (cómo reaccionamos frente a los cambios en la lengua) e ideas sobre el género (si lo consideramos binario, distinguiendo sólo varones y mujeres, o no binario).
  • Son más las personas que aceptan el uso del lenguaje inclusivo en otras personas, que las que están dispuestas a usarlo ellas mismas. 
  • El lugar más aceptado para el lenguaje inclusivo es al comienzo de la frase, y no compite con el masculino genérico en otras posiciones. Pareciera ser, entonces, una estrategia que se usa en ciertas ocasiones, más que un hecho de la lengua que sucede sin darnos cuenta. 

OK: el lenguaje excluye. Cuando digo “nosotros” excluyo a “ellos”; cuando digo “ellos”, excluyo a “ellas”; cuando digo “elles”, excluyo a quienes les agarra alergia cada vez que se enfrentan al “lenguaje inclusivo”. 

¿A qué llamamos “lenguaje inclusivo” (LI)? Al uso de ciertas palabras que designan personas o grupos de personas en las que, en vez de utilizar el género gramatical masculino (“chicos”) o femenino (“chicas”), evitamos la marca de género, generalmente mediante el sufijo “-e” (“chiques”). Es un fenómeno que ocurre en todo el mundo, en muchísimas lenguas.

¿Por qué se dice que es “inclusivo”? Al evitar el masculino genérico -es decir, el género gramatical masculino para hablar de grupos de personas, sin importar su sexo o género social, extendido en el uso, y defendido por instituciones como la Real Academia Española -, nos permite hablar de personas que no son solamente varones (cuando digo “alumnos” en un acto escolar). Además, al evitar el género binario, incluyo a aquellas personas que no se consideran varones ni mujeres (que quedarían afuera si dijera “alumnos y alumnas”). Al decir “alumnes” no estoy dejando a nadie afuera. Claro que esto nunca es tan así: algunos grupos feministas anti transgénero se niegan a usar la “-e” porque argumentan que invisibilizan a las mujeres. Del otro lado, la Real Academia Española defiende el masculino a ultranza, en frases como “Su último hijo es una niña” o “Ana ha sido alumno mío”. En resumen: la gramática también es terreno político, y las luchas sociales se traducen, con frecuencia, en luchas gramaticales.

¿Por qué despierta tanto rechazo el lenguaje inclusivo? Podemos caracterizar las actitudes hacia él según 2 variables: las ideologías lingüísticas (en este caso, si una persona es más o menos abierta al cambio y la innovación lingüística) y las ideas sobre el género (básicamente, si identifica género con sexo, reconociendo varones y mujeres, o no, adoptando una mirada no binaria sobre el género). Combinadas, nos dan esta tipología:

La clave está en los matices: aceptabilidad y usabilidad. Como se puede ver en este modelo, de las 4 combinaciones posibles, sólo una se identifica plenamente con el lenguaje inclusivo entendido en estos términos. Obviamente, esto es un modelo típico ideal; en la realidad de las actitudes subjetivas, la situación es más compleja, y a menudo presenta múltiples matices.

Para entender un poco mejor esto de las actitudes hacia el lenguaje inclusivo, hice una encuesta que recibió 4205 respuestas en Twitter. Sí, es un montón; igual no es una muestra representativa de la población argentina, así que no podemos generalizar demasiado. Lo que sí podemos hacer es ver cómo se relacionan estas actitudes entre sí; por ejemplo: las personas que “aceptan” que les digan “chiques”, ¿están dispuestas a decirlo? ¿Puedo usar una expresión que me suena rara en otra persona?

Para responder estas preguntas, la encuesta se propuso varias hipótesis. Acá voy a presentar 2 de ellas:

  1. La actitud hacia el LI es compleja: que yo acepte su uso en otras personas no significa que lo vaya a usar.
  2. El LI es más aceptable, y las personas están más dispuestas a usarlo, en posición de vocativo, es decir, para interpelar a sus oyentes (generalmente al comienzo de la frase, como cuando decimos “¡Che, me alcanzás la sal!”).

Para poner a prueba estas hipótesis, hice un listado de frases que reflejan parcialmente la tipología que vimos más arriba (dejando fuera el caso b). 

Para evaluar la hipótesis (2), hice 2 series de mensajes de voz como si hubieran sido recibidos por Whatsapp, ocupando la posición de vocativo y no vocativo:

  1. Hey, chiques, ¿quieren venir al cine esta noche?
  2. Hey, chicos, ¿quieren venir al cine esta noche?
  3. Hey, chicos y chicas, ¿quieren venir al cine esta noche?
  4. Les dije a todes mis amigues que vinieran al cine.
  5. Les dije a todos mis amigos que vinieran al cine.
  6. Les dije a todos mis amigos y mis amigas que vinieran al cine.

Para evaluar la hipótesis (1), cada persona debía indicar si la frase le parecía aceptable, rara o inaceptable y, además, si la usaría o no la usaría.

¿Y entonces? Algunos resultados

Los datos generales (es decir, sin distinguir por género, lugar de residencia, edad, etc.) indican las siguientes actitudes para la opción no binaria, es decir, para “chiques”. 

En posición de vocativo, al comienzo de la frase, el 74% de las personas encuestadas lo encuentra aceptable, al 18% le suena “raro” y el 8,3% lo considera inaceptable. Esto indica que una gran cantidad de las personas que respondieron la encuesta acepta el uso del lenguaje inclusivo en distintas posiciones. En la hipótesis 2 decíamos que “chiques” es más aceptable en la posición de vocativo que en medio de la frase, y esta diferencia se verifica por 10 puntos: 74% en la posición de vocativo, y 64,7% en la posición no vocativa. En esta posición, aumentan las personas a quienes les suena raro (24,7%) y las que lo consideran inaceptable (10,6%). 

Ahora bien, en la hipótesis 1 propusimos que aceptar su uso en otras personas no es lo mismo que decidirse a usar esa forma. Por eso es que, aunque el 59,5% lo usaría en posición de vocativo, sólo el 49,1% haría lo mismo en posición no vocativa. En ambos casos verificamos una diferencia de casi 15 puntos menos con respecto a la aceptación. 

¿Qué significa esto? Que hay una actitud que podríamos llamar “tolerante” hacia el lenguaje no binario: todo bien con que lo uses, pero yo no estoy tan dispuesto a adoptarlo. Y menos aún en medio de una frase. Al contrario: en la posición no vocativa, crece el rechazo (no aceptación), del 8,3% al 20,3%.

Uno de los temores que despierta el uso del LI entre quienes lo rechazan es que va a “deformar” el idioma, es decir, que quienes lo usan van a abandonar las formas habituales de indicar género gramatical. También ese “miedo” es injustificado, porque las actitudes hacia el uso del masculino genérico muestran que está vivito y coleando:

Como vemos en esta tabla, la opción del masculino genérico, “chicos”, es la que más se acepta, tanto en posición de vocativo (el 81,1% la encuentra aceptable, contra un 11,7% al que le suena raro, y un 7,2% que la considera inaceptable) como en posición de no vocativo (en la que el 81,2% lo encuentra aceptable, el el 11,5% lo encuentra raro y el 7,3% lo encuentra inaceptable). En este caso, no cambia la actitud hacia “chicos” genérico si se usa en posición de vocativo o no

En una medida un poco menor, pero con una diferencia poco significativa, “chicos” es también la forma que más se usaría: 77,4% como vocativo y 77,7% como no vocativo. Quienes no lo usarían también mantienen una actitud parecida en ambas posiciones: tiene un 22,6% de rechazo como vocativo y un 22,3% en posición de no vocativo.

Vale la pena destacar que, a diferencia de la opción no binaria, en el caso del masculino genérico no se registra una diferencia de actitud según su posición (vocativo o no vocativo); es decir, tiene el mismo nivel de aceptación o de rechazo, y de uso o no uso en ambas posiciones. 

Es bastante lógico: al ser la opción “no marcada”, es decir, la que incorporamos al aprender la lengua, nos suena igual de bien en cualquier posición. La opción no binaria, en cambio, nos suena mejor donde la usamos de modo más estratégico: al inicio, como vocativo.

¿Qué pasa con la opción más inclusiva pero binaria, con quienes dicen “chicos y chicas”?

Esta opción, “chicos y chicas”, no es tan conservadora como el masculino genérico, pero tampoco es innovadora en términos lingüísticos o de género. A diferencia de las opciones anteriores, su uso suena bastante raro: aunque un 66,1% lo encontró aceptable como vocativo, al 32,2% le resultó raro y casi nadie (1,6%) no encontró inaceptable. En posición no vocativa, en cambio, resultó más aceptado (72,9%), menos raro (25,5%) e igual de inaceptable (1,6%). Está claro que en medio de la frase suena mejor que al comienzo.

En cuanto al uso, también son más las personas que están dispuestas a decir “chicos y chicas” en posición no vocativa (61,4%) que vocativa (54,9%). Es muy alta, sin embargo, la cantidad de personas que no lo dirían: el 45,1% en posición de vocativo y el 38,6% en posición de no vocativo.

A semejanza de la opción no binaria, “chiques”, en este caso hay más personas que están dispuestas a aceptar que digamos “chicos y chicas” que a decirlo. El motivo, sin embargo, seguramente sea el inverso: lo aceptamos porque sabemos que es “correcto”, pero suena tan feo que no queremos decirlo. ¿No están de acuerdo, lectores y lectoras?

Algunas conclusiones

Las dos hipótesis planteadas parecen probadas por los datos presentados.

En efecto: la diferencia entre aceptar y usar se observa en la evaluación de las 3 formas (no binaria, masculina y binaria) en las 2 posiciones (vocativa y no vocativa). En ese sentido, claramente la forma innovadora (no binaria) es más aceptada que usada. Lo opuesto sucede con el masculino genérico: aunque me resulte menos aceptable (en niveles muy bajos), igual estoy dispuesto a usarlo. Esa es la fuerza de la norma lingüística que se le impone al individuo. 

Vale la pena destacar que la posición no vocativa es la que menos acepta la innovación; al contrario, ese lugar al comienzo de la frase es donde mejor se instala la opción no binaria, el “chiques”. ¿Por qué? Bueno, creo que porque el vocativo nos sirve para proponer una identidad y definirnos mutuamente, la persona que habla y su oyente: si digo “usted”, establezco una relación formal; si te digo “che”, propongo un vínculo más cercano. Decir “chiques” nos lleva más esfuerzo cognitivo, porque es la opción nueva; pero al usarla, estamos creando un vínculo en común, nos estamos reconociendo como personas que compartimos una concepción no binaria del género, aún cuando nos cueste -o no queramos, o no nos guste- usarlo de manera extendida en nuestra habla.

Temas

15 Respuestas

Moni Medina 8 de Agosto de 2020 a las 12:00 pm

El lenguaje no binario,
nos lleva más esfuerzo cognitivo, genial!

Nicolas 8 de Agosto de 2020 a las 8:54 pm

El solo echo de que tu muestra no sea representativa echa por tierra la legitimidad de esta “investigación”. Dado que la misma se encuentra totalmente sesgada y la muestra viciada. Si yo hago una encuesta en un cuartel militar con las opciones a) Esta de acuerdo con masacrar zurdos y ks de facus zurdas y ks b) No esta de acuerdo con masacrar zurdos y ks en facus zurdas y ks. ¿Opción obtendría más votos? Luego el título de por si es engañoso. No es en Argentina, ni siquiera en twiter. Es en tu twiter y son algunos de tus seguidores.

RuPaul 9 de Agosto de 2020 a las 1:40 pm

¡Muy buen trabajo! Ojalá lo puedas repetir más adelante, va a ser muy interesante observar qué pasa en un tiempo. El dato más interesante es la cantidad de gente que aceptó hacer la encuesta, para mi eso muestra que el tema despierta mucho interés y eso se va a plasmar en el modo en que hablamos, con la e o como sea.

Nicktalope 9 de Agosto de 2020 a las 4:34 pm

Cuál es el problema con el lenguaje inclusivo? Que no es algo que surgió naturalmente. Es algo artificial diseñado para transmitir ideología Y que además FUE IMPUESTO. ya que los que adhieren a este sí tiene una posición de poder quieren obligar a todos los demás a que lo usen.
No sé las razones por las que hay gente que lo rechaza absolutamente, pero en mi caso no me gusta que me obligan a usarlo para colarme a la fuerza la ideología de género

Jack 9 de Agosto de 2020 a las 5:57 pm

Pocas notas he visto que sean tan informativas y altamente objetivas como esta. Excelente! 👏🏻

Jorge C Lunghi 9 de Agosto de 2020 a las 7:32 pm

Soy una persona de 48 años y me produce cierto rechazo el Li tengo la mente abierta y siento que si habló Li,si estoy haciendo diferencia de género cuando para mí todos somos iguales.

Nestor 9 de Agosto de 2020 a las 8:55 pm

Esta bueno el analisis y sin duda hace falta… ahora…cual es la regla gramatical para el uso del inclusivo? A que se aplica? Solo sustantivos? Verbos? Adverbios? Hay excepciones

Ania 10 de Agosto de 2020 a las 12:18 pm

Siento que muchas veces no utilizo el lenguaje binario en determinados contextos, simplemente para no tener que dar explicaciones o no se pierda en un mar de respuestas en relación al uso de la e. Los reaccionarios salen apuntando lo mal que está escrito el comentario olvidando por completo el contenido del mismo.

Jorge 11 de Agosto de 2020 a las 7:49 am

Interesante planteo, aunque la muestra no sea muy representativa.

Juan de Mena 13 de Agosto de 2020 a las 10:03 am

¿Entendí mal, o la nota se funda en una encuesta de twitter, hecha sin ningún tipo de control estadístico? ¿Qué clase de “periodismo de datos” es este?

Ex aportante 14 de Agosto de 2020 a las 7:31 pm

ES FALSO. Solo por esta nota dejo de aportar a chequeado. No solo la muestra es altamente cuestionable, sino que quiso generar graficos y conclusiones sobre datos mal tomados.

rodolfo 15 de Agosto de 2020 a las 7:52 pm

Un lenguaje innecesario, solo es una moda, es snob,

Esteban M.Picasso 16 de Agosto de 2020 a las 12:56 am

Sí el autor entiende que la frase “Nosotros, los argentinos,…” excluye a las argentinas tiene un problema de comprensión de textos muy importante.

Pedro 19 de Agosto de 2020 a las 12:45 pm

Dejo de aportar a esta organización , una lastima que se dejen llevar por modas anticientíficas , hay dos sexos , hombre y mujer , todo lo demás es ideología.

Chicho 20 de Agosto de 2020 a las 8:32 pm

Al final el lenguaje inclusivo marca las diferencias, si lo necesitan para incorporar a otros, es porque quienes lo usan los ven como diferentes y no como simples personas…yo hablo normal y trato a todos por igual, no me baso en gustos personales, ni sexuales ni identitarios, ni en el físico, ni religiosos ni políticos…no es tan difícil…y desde ya que lo único que puedo hacer para ayudar a otros se basa en acciones y no palabras, puedes meterle E a todo, pero no cambia nada…no se copan y hacen una marcha gigantesca para que en pleno Siglo XXI todos los argentinos tengan cloacas?? No es algo del otro mundo y cambiaría mucho…

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Explicador

Coronavirus: ¿cómo es la nueva forma de conteo de la Provincia de Buenos Aires, que subió casi un 40% la cantidad de muertes? El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, que encabeza Axel Kicillof, decidió cambiar la metodología de conteo de casos positivos de coronavirus en el territorio bonaerense, como consecuencia de lo cual se sumaron 3.523 fallecidos, pasando de 9.087 a 12.610, según datos oficiales al último viernes, 25 de septiembre. ¿En qué consiste la nueva […]

Salud

¿Pensaste hoy en tu sentido del olfato? Si se te nubla la vista o dejás de percibir sonidos, será difícil que pase mucho tiempo sin que acudas a un especialista. Darte cuenta de que te cuesta más leer las letras pequeñas de un libro o que no escuchás con claridad lo que te dicen por teléfono es muy sencillo. Sin embargo, ¿pasa […]