Quién es Eduardo Farah, el juez que quiere irse de Comodoro Py - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

Quién es Eduardo Farah, el juez que quiere irse de Comodoro Py

El juez de la Cámara Federal porteña Eduardo Farah solicitó al Consejo de la Magistratura de la Nación su traslado a un Tribunal Oral en lo Penal Económico. Se trata de uno de los magistrados que firmaron el fallo que cambió la carátula y ordenó liberar a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa, dueños del Grupo Indalo. El oficialismo anunció que impulsará el traslado del magistrado.

Farah, junto a su colega Jorge Ballestero, resolvió a principios de marzo último que a López y De Sousa se los debía investigar por el delito de apropiación indebida de tributos y no por administración fraudulenta. Además, revocaron la prisión preventiva que pesaba sobre ellos desde diciembre de 2017.

Desde ese momento surgieron distintas investigaciones. La Corte Suprema de Justicia de la Nación pidió al Consejo de la Magistratura que investigue cómo fue el proceso de conformación de esa Sala de la Cámara, ya que Farah intervino como juez subrogante. También, a partir de una denuncia de la diputada Elisa Carrió, se originó un expediente contra Ballestero. Por último los dos magistrados fueron denunciados ante la Justicia federal por cohecho, prevaricato e incumplimiento de los deberes de funcionario público. El expediente cayó en el juzgado federal a cargo de Luis Rodríguez.

Farah pidió ayer su traslado al fuero Penal Económico, para luego, al surgir una vacante, ser trasladado a la Justicia federal de San Martín. El representante del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) en el Consejo de la Magistratura, Juan Mahíques, anunció que apoyarán su pedido y aseguró que “el presidente Mauricio Macri va a firmar el traslado de Farah”.

Quién es el juez Farah

Asumió como juez de la Sala II de la Cámara Federal en 2008. Accedió a este cargo por concurso y su decreto de designación lo firmó la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, Farah ya había llegado a la Cámara un año antes. En 2007 había sido designado subrogante en la Sala I del tribunal. Esa subrogancia de Farah finalizó en 2016, por lo que durante ocho años se desempeñó como juez de las dos salas de la Cámara. Esto quiere decir que en ese período todas las causas de corrupción vinculadas con funcionarios nacionales pasaron por sus manos.

Si bien la Sala I fue identificada por muchos años como afín al kirchnerismo, en los últimos años de la Presidencia de Fernández de Kirchner Farah firmó resoluciones adversas al anterior gobierno. Entre otros fallos, declaró la inconstitucionalidad del Memorándum de Entendimiento con Irán y votó en minoría a favor de que se abriera la investigación por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

Nació el 16 de mayo de 1966 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Hizo sus estudios primarios en el Colegio Sagrada Familia, donde conoció a Javier Fernández, hoy integrante de la Auditoría General de la Nación (AGN) y señalado habitualmente por los medios por sus buenas relaciones en Tribunales.

Ingresó en la Justicia federal hace más de tres décadas, en 1985, como auxiliar del Juzgado N° 4 a cargo de Amelia Berraz de Vidal. A principios de los años ‘90 tuvo su primer paso por la Cámara Federal y en paralelo obtuvo su título de abogado en la Universidad Católica Argentina (UCA).

A lo largo de su carrera, además, realizó posgrados en Derecho Penal en la Universidad de Buenos Aires (UBA), una maestría en Derecho Empresario en la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas y otros cursos en la Escuela Nacional de Inteligencia de la ex SIDE, en la Procuración del Tesoro de la Nación, en la UCA y en la Asociación de Magistrados.

Desde mediados de los ‘90 fue secretario de un tribunal oral penal ordinario de la Capital Federal. Tuvo luego un breve paso por los tribunales de Lomas de Zamora y en 2003 accedió por concurso al cargo de juez federal de Mar del Plata. En 2006 se mudó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para ser subrogante en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1, cargo que ocupó hasta que el Consejo lo nombró para subrogar la vacante que había dejado Horacio Vigliani en la Sala I de la Cámara Federal porteña. Tanto en su concurso para juez federal de Mar del Plata como para camarista federal, Farah no recibió impugnaciones.

Farah es, detrás de Ballestero, el juez con mayor patrimonio de los magistrados de Comodoro Py. En 2016 declaró bienes por casi $6 millones. Reportó un departamento en la ciudad de Buenos Aires, una camioneta y ahorros. Uno de sus hijos, Santiago Farah, trabaja en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación, la oficina de escuchas judiciales que ahora depende de la Corte.

Las vacantes de la Cámara

Si Farah deja la Cámara, en la Sala II sólo quedará Martín Irurzun y el gobierno podrá nombrar a dos de los tres jueces. En la Sala I ya impulsó el traslado definitivo de Leopoldo Bruglia y tiene una vacante más para llenar. Además, el oficialismo impulsa en el Consejo de la Magistratura el juicio político de Ballestero, por lo que podría generarse una nueva vacante que le permitiría al Gobierno nombrar a los tres jueces de ese tribunal.

En sus 12 años de gobierno, el kirchnerismo nombró a Eduardo Freiler y a Ballestero en la Sala I y a Farah en la Sala II.

Temas

Comentarios

  • Patricia21 de abril de 2018 a las 3:47 amSe hace extorsión a cielo abierto a los jueces y nadie parece asustarse en este nuevo país. Cambiamos
  • caros campitellli29 de abril de 2018 a las 9:14 pmLa filiación política de un juez es una causal de condena?
  • Valeria Lanciotti25 de agosto de 2020 a las 12:44 amA mi también me trasladan de provincia a capital, la diferencia es que Cristóbal se hizo la América y nos dejó abajo de la autopista...

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *