Una radiografía de los Ni-Ni - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

Una radiografía de los Ni-Ni

Durante un discurso en cadena nacional la presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó ayer un programa destinado a fomentar la permanencia de los jóvenes de entre 18 y 24 años en el sistema educativo.

Progresar retribuirá con $600 mensuales a los jóvenes que muestren los certificados de estudios, siempre que sus ingresos familiares sean menores al salario mínimo. El plan busca, según las declaraciones de la Presidenta, integrar a estos jóvenes en el sistema educativo. Fernández de Kirchner aseguró que la medida llegaría a alrededor de un millón y medio de jóvenes. Algunos tienen un empleo precario o con un bajo salario, mientras que otros se encuentran actualmente sin trabajo y tampoco están estudiando, son los llamados “Ni-Ni”.

  • La magnitud del fenómeno “Ni-Ni”

Son 670 mil jóvenes, el 22% del segmento de entre 18 y 24 años, según datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec que se realiza en 31 aglomerados urbanos. Si se considera a los jóvenes que no viven en estas áreas, el número sería mayor.

Se trata de jóvenes que no estudian ni trabajan. Dentro de la categoría, la mayoría de los investigadores incluye a quienes no tienen trabajo pero lo están buscando (desempleados) y a quienes sin tener trabajo, tampoco lo buscan (inactivos). Las franjas de edad dependen del estudio, pueden considerarse desde los 15 años o desde los 18.

  • Quiénes son

Son en su mayoría mujeres: representan el  63% del total de los jóvenes que se encuentran en esta situación. Y casi el 80% pertenece a los grupos con menores ingresos de la población. “La magnitud del problema aumenta entre los sectores más pobres de la población. Los datos disponibles para la Argentina indican que un 51% de los jóvenes que no estudian ni trabajan provienen del quintil más bajo de la distribución de ingresos. Este porcentaje sube al 77% si se incluye el quintil siguiente”, señala un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA) sobre el tema.

  • Cómo evolucionaron en los últimos años

Entre 2003 y 2008, se produjo una fuerte reducción de la cantidad de chicos que no estudian ni trabajan, lo que se explica por la salida de la crisis económica y la inclusión de jóvenes en el mercado de trabajo pero no así por la reducción de la deserción escolar -evaluó Dan Adaszko, sociólogo e investigador de la Universidad Católica Argentina (UCA) en este chequeo-. A partir de 2008, cuando se produjo el pico de la recuperación, la disminución de los Ni-Ni se estabilizó sin registrar una disminución significativa”.

  • Por qué se mantiene el fenómeno a pesar del crecimiento económico

Las razones de la exclusión de los Ni-Ni tiene dos aspectos: por un lado el mercado laboral y, por el otro, el sistema educativo.

En cuanto al mercado laboral, los jóvenes tienen una situación peor a la de la población general. La tasa de desempleo juvenil es desde 2006 “más de dos veces la tasa de desempleo promedio de la economía”, según señala un informe del IERAL, y “6 de cada 10 jóvenes ocupados de entre 18 y 24 años de edad (casi 1,3 millones de jóvenes) se desempeñan en empleos precarios o informales”.

En cuanto al problema específico de los Ni-Ni, el ex viceministro de Desarrollo Social de la Nación Daniel Arroyo destacó que “las principales dificultades de estos chicos para conseguir trabajo son que la mitad no terminó el secundario; que no cuentan con las habilidades blandas que piden las empresas (N. de R.: se refiere, entre otras, al cumplimiento de asistencias y jornadas laborales de ocho horas) y, por último, que no hay una política nacional de acceso al primer empleo”.

Para el sociólogo Artemio López, director de la consultora Equis, se trata de un problema del sistema educativo: “La complejidad e inelasticidad de este indicador a variables como crecimiento económico que fue récord en el lapso 2003-2012 (…) muestra la fuerte impronta atribuible centralmente al sistema educativo, incapaz de contener por su obsolescencia notable, en la reproducción y ampliación de este fenómeno tan crítico”.

  • Los Ni-Ni en la región

En el resto de la región la situación no es muy diferente. Según un estudio de 2011 de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), “el 16% de las y los jóvenes de entre 15 y 29 años de América Latina no están insertos en el sistema educacional ni en el mercado de trabajo”.

“Este grupo, denominado como ‘la Generación Ni-Ni’ por su marginación dual del sistema educativo y del mercado del trabajo, da cuenta de una dinámica de tipo estructural de exclusión social que se ha vuelto sostenida en el tiempo”, concluye el informe de la CEPAL.

Temas

Comentarios

  • EdU24 de enero de 2014 a las 3:33 amLos resultados numéricos de una encuesta o censo no deberían ser discutibles si se han conseguido mediante técnicas aprobadas.
    Lo que son discutibles son las conclusiones que surgen de esas cifras y cómo pueden o deberían ser relacionadas a otras cuestiones.
    Un NI-NI que ya lo era hace 10 años, dificilmente hoy sea otra cosa. Hay NI-NI de muchas edades, aunque se denomine así a un fenómeno (supuestamente) nuevo. Y ese NI-NI ya ha tenido, junto a su pareja NI-NI, uno o varios futuros NI-NI. Más allá de las (supuestas) buenas intenciones de este subsidio (llamarlo plan es eufemístico), como de otros, es evidente que no ataca el problema en sus causas. No tiene objetivos mensurables, es de difícil control , carece de condiciones y es extemporáneo. Se ha considerado oportuno subsidiar la procreación de NI-NI mucho antes de educarlos previo a ser padres. Este como otros "planes" justamente fallan por eso mismo: no ser planes y ser incondicionales.
  • Gonzametal24 de enero de 2014 a las 11:17 amNo tiene sustento lo q decis
  • nahu-00124 de enero de 2014 a las 8:09 pmes muy temprano para argumentar que va a fracasar, todas estas medidas también en lo inmediato tienen un impacto en la economía cotidiana, ya que esta gente va a consumir, la va a usar esa plata, en todo caso volviendo al circuito del mercado. Además existen situaciones muy disimiles, como una madre que deja de estudiar para criar a sus hijos que no es lo mismo que un/a joven que deja de estudiar para laburar en negro, son dos casos muy distintos.
  • FacuA25 de enero de 2014 a las 12:10 pmEl término "ni-ni" me parece despectivo y es un error utilizarlo en notas que pretenden ser serias, sobre todo si se quiere dar a entender que estos chicos no son los culpables de su situación.
  • nahubjj00127 de enero de 2014 a las 5:32 pmEs más hace no mucho algunos dirigentes politicos proponian servicio militar para jovenes que no trabajan ni estudian, con el aplauso de un sector de la poblacion, una riduculez de un pobrisimo nivel de analisis, y esa misma gente ahora critica esta medida!
  • Carlos Deambroggio29 de enero de 2014 a las 8:35 pmQue desastre lo que es escribe este individuo. "ese NI-NI ya ha tenido, junto a su pareja NI-NI, uno o varios futuros NI-NI". Que fascista, por favor. Un verdader intolerante.
  • Gabriel7 de junio de 2015 a las 6:07 pmTotalmente de acuerdo. Nos hemos especializado en algo q podríamos llamar "progresismo idiota" financiado no por el estado, sino con mis impuestos. Dejo un sueldo de ganancias x mes para q el estado busque la forma de despilfarrarlo y la AFIP me pude cada vez mas. Presión tributaria récord con gasto récord y en aumento. Lo han logrado. ..

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *