Por qué y cómo hicimos el Índice de chequeabilidad de la campaña

Medir el cumplimiento de las promesas de los candidatos una vez que llegan al poder es una de las cosas que nuestros colegas hacen en muchos países y nosotros queríamos replicar. El problema era siempre el mismo: las promesas en campaña son escasas y vagas. Es imposible comprobar si un candidato efectivamente “cambió lo que había que cambiar” o “mantuvo lo bueno”.

Por eso, este año, cuando vimos cómo se perfilaba la campaña, decidimos ir un paso más atrás y, en lugar de recopilar las promesas, decidimos ver cuán concretas eran, cuánto íbamos a poder exigir una vez electo el candidato en base a lo que había prometido.

Así empezamos a desarrollar el Índice de Chequeabilidad. Primero teníamos que decidir en base a qué material hacerlo. Una opción hubiese sido tomar las plataformas políticas, un documento institucional desarrollado por los partidos políticos en el que establecen sus planes de gobierno. Pero pocos leen las plataformas, que se han vuelto más una formalidad que una propuesta realde gobierno. Podríamos haber tomado los actos de campaña, pero no estábamos seguros cuántos habría y si tendríamos material todos los meses para poder medir la evolución.

Decidimos tomar las entrevistas. Estas tienen un problema obvio: el tipo de respuestas está marcado por las preguntas del periodista. Decidimos de todas maneras que era algo que llegaba a un público mayor que las otras opciones y, por lo tanto, tenía más impacto en el discurso público. Acotamos la muestra para que fuese viable el análisis para nuestro equipo a aquellas publicadas en cuatro diarios nacionales: Clarín, La Nación, Página 12 y Tiempo Argentino. De todas maneras nuestra muestra algunas veces nos falló porque no hubo entrevistas a los candidatos en ninguno de esos medios y tuvimos que recurrir a las notas televisivas.

Al querer clasificar cuán concretas eran las propuestas establecimos primero qué partes del discurso eran propuestas. Después de leer muchas entrevistas a los candidatos separamos el contenido en cinco categorías:

•    Las propuestas
•    Las tomas de posición, cuando los candidatos hablaban de las propuestas de otros candidato o de las medidas de algún gobierno, sin proponer algo propio.
•    Los diagnósticos, al evaluar la situación actual.
•    Las alianzas, los momentos en que explicaban su armado electoral
•    Otros, todas esas frases inclasificables, muchas de ellas sobre su vida personal.

Con la clasificación nació un subproducto del Índice: la medición de cuánto dedicaba cada uno de los candidatos a las diferentes categorías.

Una vez separados había que graduar cada uno y, para eso, armamos una serie de preguntas: definía el candidato cuál era su propuesta concreta, cómo la financiaría de ser necesario y en qué plazo la implementaría. Las tres primeras categorías tenían graduación, en el caso de las alianzas y “otros” no tenía mucho sentido ver cuán concretos eran.

De todo el proceso, que terminó con un primer índice de prueba antes de las elecciones primarias y luego cuatro entre las primarias y la segunda vuelta, participaron muchas personas, politólogos y especialistas que nos dieron feedback sobre la idea, las categorías y las preguntas. Ariel Setton fue el economista a cargo de aterrizar las ideas en un Excel que ordenase el proceso y Constanza Labertucci fue la periodista que relevó y en muchos casos desgrabó las entrevistas para que luego pudiésemos analizarlas. El equipo de La Nación, con quien hicimos el proyecto, fue quien estuvo a cargo de diagramar  esa información para que fuese comprensible para el resto de los mortales y Pablo Paladino estuvo a cargo de que fuese una visualización interactiva. Muchos voluntarios nos ayudaron también en ese proceso.

Como resultado de todo ese trabajo conjunto salió este Índice de Chequeabilidad, con un nombre impronunciable pero con la idea de cuantificar cuánta “sarasa” se dice en campaña para poder exigir discursos sobre los cuales después podamos exigir el cumplimiento.

Acá se pueden ver los resultados del Índice de agosto, septiembre, octubre y noviembre.

1 Respuesta

  1. Carlos dice:

    Un par de veces ingresé a este sitio, pero me gustaria tener una información de ustedes, respecto a Daniel Scioli
    -Su personalidad como hombre de bien, caracter, personalidad, dignidad,
    -objetivamente, que hay de sobresaliente o cualidad importante que lo haga un estadista.
    -no se lo ve, como un gran mentiroso..?????????.
    -en la campaña como lo vieron, y sus argumentos para conseguir votos????
    -alguien puede dar fe de alguna actividad laboral anterior a ocupar cargos políticos??
    -me gustaria saber, si su actividad con las lanchas realmente es un deporte federado???
    -Las mismas preguntas respecto al hijo de Cristina, como que es, que sabe, que tiene al margen de la guita heredada?
    Si pueden confirmar que tipo de aporte puede ofrecer en Congreso, quien le escribirá los relatos,
    Un abrazo

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *