Alberto Fernández: “Los árboles son el mecanismo natural manejable más eficiente para la captura de carbono” - Chequeado Skip to content
FrasesVerdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles, pero omite algún elemento del tema o su contexto.

Alberto Fernández: “Los árboles son el mecanismo natural manejable más eficiente para la captura de carbono”

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Aunque es cierto que los bosques son uno de los principales sumideros naturales de carbono, no son los únicos: también están los suelos y los océanos.
  • Las plantaciones forestales, principalmente de especies exóticas, son una “falsa solución al cambio climático”, ya que no contribuyen a secuestrar carbono de forma estable en el suelo.
  • Restaurar y conservar los bosques nativos representa la estrategia de mitigación y captura de carbono a gran escala más eficiente, estable y costo-efectiva.

Durante su discurso de apertura de sesiones del Congreso, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, dijo: “Los árboles son el mecanismo natural manejable más eficiente para la captura de carbono”, tras el anuncio de un Plan Nacional de Forestación para la plantación y el cuidado de 100 millones de árboles nuevos hasta fin de 2023.

Es cierto que los bosques son uno de los principales sumideros naturales de carbono, pero no son los únicos: también están los suelos y los océanos. Además, expertos aseguran que las plantaciones forestales, principalmente de especies exóticas, son una “falsa solución al cambio climático”, ya que no contribuyen a secuestrar carbono de forma estable en el suelo, a diferencia de las estrategias que involucran la restauración de los bosques nativos.

Para limitar el aumento de la temperatura media global a 1,5º C, es necesario alcanzar la neutralidad de carbono a nivel mundial para el año 2050. El Acuerdo de París contempla que todos los países desarrollen sus Estrategias de Descarbonización a largo plazo. En la Argentina, los principales sectores emisores son el de energía (incluye el transporte) y el de agricultura, ganadería, silvicultura y otros usos de la tierra, incluyendo los bosques.

La neutralidad de carbono implica alcanzar un resultado neto de cero emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); esto es, emitir a la atmósfera la misma cantidad de gases que se absorbe por otras vías. La absorción de los GEI se logra a través de sumideros de carbono; estos son cualquier sistema, natural o artificial, que absorbe más carbono del que emite. Los principales sumideros naturales de carbono son el suelo, los bosques y los océanos, que asimilan el carbono y lo transforman en oxígeno.

“Los árboles son una máquina de absorción de carbono, pero como lo es cualquier planta. Los árboles por el largo tiempo que acumulan en la madera y los troncos, tienen mayor tiempo de almacenamiento pero cualquier vegetal que haga fotosíntesis lo que hace es fijar carbono. Pero también el buen manejo de los océanos es la forma eficiente de fijar carbono porque nuestros océanos son enormes bombas de fijación de carbono por toda la actividad fotosintética que alimenta toda la cadena trófica”, explicó a Chequeado el ingeniero forestal Manuel Jaramillo, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina.  

Por su parte, Matilde Rusticucci, investigadora principal del Conicet y una de las autoras del 5º Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU, sostuvo: “Es difícil asegurar que [los árboles] sean el mecanismo natural más eficiente pero seguro que son muy importantes”. Y agregó que es clave detener la deforestación en la Argentina. 

¿Forestar o reforestar? 

El último informe del IPCC -enfocado en impactos, adaptación y vulnerabilidad al cambio climático- repara sobre los riesgos de algunas políticas de adaptación y de recorte de emisiones, que pueden tener efectos secundarios. Por ejemplo, se advierte que las forestaciones en áreas que no son históricamente boscosas pueden “agravar los riesgos relacionados con el clima para la biodiversidad, el agua y la seguridad alimentaria”.

Un documento de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) advierte que “las plantaciones forestales son una falsa solución al cambio climático, ya que no contribuyen a secuestrar carbono de forma estable en el suelo, a diferencia de las estrategias que involucran la conservación y restauración de los bosques naturales” (ver acá, acá y acá). Esto sucede porque la cosecha regular de los árboles plantados libera el CO2 almacenado de nuevo a la atmósfera si se quema la biomasa o se utiliza para productos de corta vida útil, como hacer papel.

“Proteger y permitir el crecimiento de los bosques nativos existentes hasta su máximo potencial de secuestro de carbono representa la estrategia de mitigación y captura de carbono a gran escala más eficiente, estable y costo-efectiva para las próximas dos décadas críticas para la acción climática”, indicó la FARN en su informe.

Por su parte, Jaramillo sostuvo: “Es importante recuperar los ecosistemas naturales, principalmente los bosques nativos que son sumideros de carbono y que van incorporando CO2 en el ecosistema a través del suelo y del proceso de restauración ecológica del ambiente. Si la propuesta es que donde se quemó se van a establecer cultivos forestales; es decir, especies exóticas, la respuesta es negativa. Hay que recuperar los ecosistemas naturales, en algunos casos serán bosques, en otros serán humedales o pastizales para poder recuperar los servicios ecosistémicos, entre ellos la fijación de carbono”.

Para Rubén Quintana, doctor en Ciencias Biológicas e investigador en el Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de San Martín, mientras que las soluciones se han centrado en el papel de los bosques para eliminar y secuestrar el CO2, se olvida el papel de los humedales como los mayores reservorios de carbono en los suelos del planeta (ver acá y acá). 

Como contamos en esta nota, los humedales tienen un enorme valor biológico, ecológico y social pero se encuentran amenazados. Hace 10 años se debate en el Congreso una ley que los proteja. Aunque el Ministerio de Ambiente de la Nación se encuentra trabajando en un nuevo proyecto de ley, el tema no fue abordado por Fernández en su discurso.

Por lo tanto, lo que dijo el Presidente es verdadero, pero. Aunque es cierto que los bosques son uno de los principales sumideros naturales de carbono, no son los únicos: también están los suelos y los océanos.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *