Alfonsín: “Hoy tenemos la misma cantidad de obreros industriales que en los ‘90” - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año
FrasesVerdadero, pero…
La afirmación es consistente con los datos disponibles, pero omite algún elemento del tema o su contexto.

Alfonsín: “Hoy tenemos la misma cantidad de obreros industriales que en los ‘90”

En un acto en Villa María, el aspirante presidencial, Ricardo Alfonsín, criticó la actual gestión del gobierno, argumentando que aunque “crecemos a tasas chinas, (…) tenemos la misma cantidad de obreros industriales que en los ‘90.”

Efectivamente, la cantidad de obreros industriales hoy es similar a la que había a fines de los ‘90. Alfonsín no dice a qué momento exacto se refiere, pero en los años de la Administración Menem el porcentaje de trabajadores ocupados en la industria manufacturera pasó de 18,3% del total de trabajadores ocupados en 1991 a 13,8% en 1999. Ambos índices son superiores a los actuales, un 12,3% en 2010, en todos los casos según los datos del Ministerio de Trabajo.

En números absolutos, la cantidad de trabajadores industriales bajó de 2 millones en 1991 a 1,8 millones en 1999. Pero hoy el número está en 1,9 millones, después de llegar al punto más bajo en 2003.

Lo que paso en los ’90 fue que hubo paso de la manufactura al ensamblaje. En vez de producir todo localmente, se empezaron a importar partes que luego se ensamblaban acá, lo cual redujo la necesidad de mano de obra. Aunque el empleo del sector se ha recuperado, no salimos de ese esquema”, explicó a Chequeado.com Bernardo Kosacoff, profesor de economía de la UBA y hasta hace poco director de la Oficina de Comisión Económica para Amércia Latina (CEPAL) en Buenos Aires.

El número de trabajadores en el rubro no es el único indicador pertinente para conocer el peso de la industria en la economía nacional. Su caída podría obedecer a mejoras en la productividad laboral que permiten producir una mayor cantidad de productos, con menor cantidad de mano de obra. También hay que considerar cuestiones como la evolución relativa de actividades industriales menos utilizadoras de mano de obra, y sobre todo la tendencia, intensificada justamente a partir de la década del 90, al “outsourcing” o tercerización de ciertas actividades por parte de empresas industriales. Esto último puede haber influido en que trabajadores antes considerados como pertenecientes al sector industrial, estén hoy registrados en el sector servicios.

La participación de la industria manufacturera en el PBI, medido a precios constantes, pasó del 18% en 1993, al 16,3% en 1999 y tocó su mínimo en 2001 con 15,3 por ciento. Volvió a aumentar hasta 2005, cuando llegó a ser del 16,5, para luego descender hasta el 15,9 de 2009. Estos datos, tomados en forma estricta, le dan la razón a Alfonsín, puesto que muestran que el sector industrial, a pesar de aumentar en término absolutos, no ha subido su participación en la economía del país. Según explicó Kosacoff, “hubo una gran caída en la importancia de la industria nacional desde el fin del modelo de sustitución de importaciones. Hoy estamos lejos de los valores de los años ’70, pero nos hemos recuperado en relación con los ’90.”

Para completar el cuadro es necesario también considerar las llamadas “industrias sin chimeneas” como las vinculadas a la tecnología de información y comunicaciones (TICs), cuya ocupación de mano de obra se refleja en el sector Servicios y que tenían una relevancia menor dos décadas atrás.

Temas

Comentarios

  • Juan Pablo17 de marzo de 2011 a las 1:18 pmmuy buen informe
    por eso es muy necesario este tipo de informes que chequean contra datos duros, yo suponia que no era asi pero veo que el informe es completo no solo hablando de proporciones si no tambien en cantidades. Gracias!
  • ismael18 de marzo de 2011 a las 8:16 amEstoy de acuerdo con Juan Pablo. Quisiera agregar un par de observaciones. La Industrilaizaciión como bandera de muchos sectores de la sociedad es de larga data. Pero esa bandera no se ha puesto al día, en mi opinión. Desde hace décadas la relevancia CUANTITATIVA de la industria transformadora de materia y del obrero industrial ha venido disminuyendo en casi todo el mundo. Más aún en un país ensamblador. La importancia CUALITATIVA persiste, pero no como generadora de puestos de trabajo ya que la industria requiere cada vez menos trabajadores directos. Su importancia cualitativa reside, a mi entender, en que su existencia de un sector industrial INTEGRADO y pujante le da al sistema economico social armonía sistémica y sustentabilidad y permte al país participar con tanta independencia como es posible en el juego competitivo de las naciones. Pero, si es así, las acciones de largo plazo del Estado son esenciales y no pueden estar limitadas a banderas setentistas, sino a la realidad del siglo XXI.
  • Ricardo Nudelman18 de marzo de 2011 a las 10:19 amALFONSÍN "HOY TENEMOS LA MISMA CANTIDAD DE OBREROS INDUSTRIALES QUE EN LOS 90
    Quieren hacer una crítica, pero al final no la hacen. En realidad, por los números que ustedes exhiben, es cierto que "tenemos la misma cantidad de obreros industriales que en los '90".
  • Israel Lotersztain23 de marzo de 2011 a las 5:56 amEn todo el mundo pasa exactamente lo mismo, el número de obreros industriales disminuye por el fantástico aumento de la productividad. Usando el concepto marxista de "proletarios" se calcula que quedan tan solo unos 200 millones sobre una población total de 7.000 millones.
  • Pachi10 de agosto de 2011 a las 3:05 amLa Presidenta afirma que en los últimos 8 años se recuperaron 5 millones de puestos de trabajo. Si esto es así, no tiene tanta importancia si fueron a la industria o a los servicios, lo importante es que baje la desocupación y que aumenten las actividades productivas, sean industriales o no, ya que hay consenso en que la industria usa cada vez menos mano de obra.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *