El escrache, ¿una “modalidad fascista”? - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

El escrache, ¿una “modalidad fascista”?

Clarín publicó el pasado 16 de febrero una nota donde comparó al escrache con los métodos fascistas utilizados por el movimiento del dictador italiano Benito Mussolini. A raíz de esta publicación, Chequeado.com realizó su propio “chequeo” y, además, consultó a Robert Paxton: historiador, profesor emérito de la Universidad de Columbia y acreedor de la Legión de Honor de Francia por su testimonio en el juicio contra el funcionario colaborador del régimen nazi, Maurice Papon; además de ser considerado como una de las autoridades en “fascismo” a nivel mundial. Nos contestó lo siguiente:

“En mi opinión, no es una buena idea calificar como fascista una acción o táctica suelta como el ‘escrache’. Una acción o táctica, como cualquier herramienta, puede servir para una variedad de usos, buenos o malos. Para mí el ‘escrache’ es criticable: aún cuando es tentador identificar y acusar a quienes cometen el mal, no es sano hacerlo sin algún tipo de ‘debido proceso’ que provea alguna garantía de estar diciendo la verdad y dar la posibilidad al acusado de defenderse. [Sin ello] está más bien basado en estimular las emociones públicas que en documentar cuidadosamente las acusaciones.

Puedo imaginarme la utilización de esta táctica en todo tipo de regímenes, fascista, comunista o liberal, allí donde la gente dude de que los tribunales o los legisladores provean el tipo de reparación que buscan. Entonces, yo no diría que es inherentemente fascista.”

Temas

Comentarios

  • Eduardo28 de febrero de 2011 a las 3:28 amEl contexto no se puede soslayar
    Hay un aspecto que el "especialista en fascismo no tiene en cuenta y es lógico porque muy probablemente desconozca de manera supina la historia argentina.
    Los escrach es surgieron como reacción frente a la impunidad de los indultos y leyes como la obediencia debida y punto final. Dice en un párrafo: "no es sano hacerlo sin algún tipo de 'debido proceso" Es justamente por esta razón que surgieron los escraches, porque no había proceso alguno, porque se garantizaba la impunidad.
    Bien distinto son los "escraches" propiciados por empresarios sojeros que atacaban a diputados por ejercer libremente su función política según sus convicciones.
    Eso es atentar brutalmente contra la democrácia y el sistema republicano. Casi nungún medio, ni político opositor criticaban estos linchamientos agro-empresariales, en especial aquellos que hoy critican que en la escuela se incluya esta parte de la historia, que a algunos debe resultar incómoda.
  • ismael28 de febrero de 2011 a las 9:42 amQue los escraches hayan surgido como reacción a la impunidad de aquellos que cometieron delitos espantosos, confesos y comprobados está dicho por Paxton: "...allí donde la gente dude de que los tribunales o los legisladores provean el tipo de reparación que buscan." Al leer a Eduardo siento que el distingue en los escraches justificados y los injustificados. Pero ahí reside el problema que menciona Paxton justamente: "...aún cuando es tentador identificar y acusar a quienes cometen el mal, no es sano hacerlo sin algún tipo de 'debido proceso' que provea alguna garantía de estar diciendo la verdad y dar la posibilidad al acusado de defenderse." En la Argentina los ciudadanos hemos decidido por un sistema Republicano y Democrático y que la justicia sea administrada monopólicamente por el Estado. Si no nos satisfacen las leyes podemos y debemos cambiarlas. Pero la ley monopolio del Estado es y debe seer igual para todos. Las acciones que hacen justicia por "las propias manos" fuera de este marco atentan contra este principio independientemente si les resultan justas a Eduardo o a los empresarios sojeros.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *