Chequeado

Para Clarín, el escrache es una “modalidad fascista”

Discutible

¿Qué significa?
No es claro que la afirmación sea cierta o no. La conclusión depende de las variables con las que se la analice.
18 Febrero, 2011 | Tiempo de lectura: 2 minutos


DISCUTIBLE
El diario desvirtúa el significado del término al presumir que dicho método fue utilizado por el movimiento que encabezó Mussolini entre 1922 y 1943.

“El escrache se estudiará desde este año en las Escuelas de la Provincia”, tituló Clarín una de sus notas de tapa publicada antes de ayer, en la que el diario igualó “esta modalidad fascista” con los piquetes y las pintadas, los nuevos contenidos que se enseñarán este año en las escuelas medias dentro de la materia Política y Ciudadanía. Sin embargo, la comparación resulta errónea ya que el escrache como tal no es una manifestación específica entre las prácticas del movimiento que gobernó Italia entre 1922 y 1943.

En la jerga política y de los medios de comunicación se suelen utilizar indiscriminadamente ciertos términos, lo que termina por trivializarlos y vaciarlos de contenido (Chequeado.com ya publicó una nota sobre el extendido empleo del “nazismo”, titulada “Pasión por Göebbels”, en octubre de 2010).

En su marcha hacia el poder, Benito Mussolini utilizó o permitió violentas prácticas de amedrentamiento: la más benigna era la ingesta obligada de aceite de ricino a los opositores, inmortalizada en el film “La Marcha sul Roma”.

El libro de Law Randall “Historia del Terrorismo” cuenta que, en 1919, el dictador italiano formó los Fascio Italiano del Combatimento, más conocidos después como los squadristi o “camisas negras”. “Según todas las apariencias, la atracción de la violencia, la excitación y la camaradería era para sus integrantes un estímulo más fuerte que la ideología”, destaca el historiador.

Y detalla que “los squadristi aterrorizaban a sus oponentes de izquierda mediante métodos como el incendio, el secuestro, las golpizas e incluso el asesinato”, pero no menciona el escrache.

La máxima autoridad en historia del fascismo Robert Paxton, profesor emérito de la Universidad de Columbia, define el fascismo como: “[…] Una forma de comportamiento político marcada por la obsesiva preocupación por el declinar, humillación o victimismo de la comunidad, así como por cultos compensatorios de unidad, energía y pureza, en los que un partido de masas o un conjunto de militantes nacionalistas comprometidos, trabajando en difícil pero efectiva colaboración con las élites tradicionales, abandona las libertades democráticas y persigue, con redentora violencia y sin restricciones éticas o legales, metas de limpieza interna y expansión externa”. (Robert O. Paxton, “The Anatomy of Fascism”, página 218. Knopf, 2004). Inscribir, entonces, este tipo de protesta social en ese comportamiento parece ser, por lo menos, demasiado generalizador.

Es decir que el escrache no puede ser descripto como un método fascista, ya que diversas manifestaciones de escraches se han dado fuera de ese marco. El fascismo, por ejemplo, está asociado exclusivamente a ciertos tipos de violencia física como forzar la ingestión de aceite de ricino. La línea divisoria entre la acción violenta de los grupos fascistas y los escraches es que estos últimos, salvo excepciones, no son de violencia física ni de abierto desafío de toda norma legal o de ética social.

El sitio Tribuna Latina define a la acepción moderna del verbo “escrachar” como “denunciar a la opinión pública a una persona o grupo, acusándola de poseer un pasado ignominioso o de defender intereses inconfesables”. Se escracha a alguien, entonces, para poner en evidencia a un sujeto ante el público y hacer aparecer su cara para que no pase desapercibida.

Lo que localmente se denomina “escrache” tiene un costado antijurídico y arbitrario evidente, ya que se trata de señalar que alguien es culpable si como tal es definido o juzgado por un grupo cualquiera. En el caso de la historia argentina reciente, los “escraches” fueron inicialmente utilizados como forma de reclamo y protesta, pero en todo caso y en ese contexto histórico, no pueden ser asimilados a los métodos fascistas.

Temas

3 Respuestas

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chequeo Diario

Sica: “Argentina ya es el tercer productor mundial de litio” El ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, destacó en su Twitter la oportunidad que tiene el país con la producción del litio y sostuvo que el país ya ocupa el tercer puesto como principal productor de este mineral. #Argentina ya es el tercer productor mundial de #litio: tenemos una gran oportunidad […]

Chequeo Diario

Pignanelli: “En los últimos 4 o 5 meses perdimos fácil 7 mil puestos de trabajo” El secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, habló en una entrevista en Radio 10 sobre la situación del empleo en la industria automotriz. “En los últimos 4 o 5 meses perdimos fácil 7 mil puestos de trabajo”, señaló. ¿Qué dicen los datos? Según datos oficiales del Ministerio […]