Es falso que el cuerpo envía señales un mes antes de ocurrir un derrame cerebral - Chequeado Skip to content
Verificaciones facebookFalso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Es falso que el cuerpo envía señales un mes antes de ocurrir un derrame cerebral

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circula en Facebook un posteo que dice: “Un mes antes de ocurrir un derrame cerebral, el cuerpo envía estas señales”.
  • Pero esto es falso. En la mayoría de los casos, los síntomas de un accidente cerebrovascular (ACV) se presentan de forma súbita y no dan aviso previo. Es clave consultar rápidamente al médico para recibir tratamiento.
  • La mayoría de los ACV pueden prevenirse manteniendo hábitos de vida saludables. Pero la severidad depende del tipo de ataque, el tiempo transcurrido entre el episodio y la atención médica y las condiciones de salud previas del paciente. 

Circula en Facebook un posteo que dice: “Un mes antes de ocurrir un derrame cerebral, el cuerpo envía estas señales”. Pero esto es falso. En la mayoría de los casos, los síntomas de un accidente cerebrovascular (ACV) se presentan de forma súbita y no dan aviso previo. Además, la mayoría de los ACV pueden prevenirse manteniendo hábitos de vida saludables. La severidad del cuadro depende del tipo de ataque, el tiempo transcurrido entre el episodio y el momento en que se recibe atención médica y las condiciones de salud del paciente.

Esta desinformación, que fue compartida al menos 304 veces en Facebook, ya fue desmentida por Chequeado previamente

Cuáles son los síntomas del ACV

El ataque cerebrovascular es una enfermedad aguda que se produce cuando se tapa o rompe una arteria cerebral

Según los especialistas consultados por Chequeado, un ACV puede manifestarse con síntomas muy diversos. “Nuestro cerebro posee áreas especializadas en acciones y controles de movimientos, de los sentidos, del lenguaje, etcétera. Y un ACV puede generar diferentes síntomas en el cuerpo, que se harán sentir según donde anatómicamente ocurra la lesión cerebral”, explicó a este medio Alejandro Andersson, director del Instituto de Neurología Buenos Aires (INBA) y miembro de la Sociedad Neurológica Argentina”.

Los síntomas más comúnmente asociados con la ocurrencia de un ACV son: dolores de cabeza intenso, visión borrosa en uno o en ambos ojos, mareos, dificultad repentina para caminar, pérdida del equilibrio o coordinación, falta de fuerza en brazos o piernas, hormigueos, dificultad para hablar o entender lo que otros están diciendo (afasia).

A diferencia de lo que afirma el posteo desinformante, estos síntomas se presentan de forma súbita. Al ser el resultado de una obstrucción o ruptura de una arteria se dan de repente y no dan avisos previos. Es importante darse cuenta cuando una persona está teniendo un ACV para poder asistirla o bien uno mismo, para dirigirse rápidamente a un centro de salud y recibir el tratamiento adecuado.

Existen 2 tipos de ACV: el isquémico y el hemorrágico. Alrededor del 80% de los casos son del primer tipo (isquémicos) y están relacionados con el taponamiento de una arteria cerebral. Entre los motivos posibles de esta situación está la acumulación de placas de colesterol, el desprendimiento de un coágulo, etc.

El otro 20% son hemorrágicos, que se producen por la ruptura de una arteria, generando un sangrado. Y un tercio de estas situaciones (o sea apenas el 5% del total de ACVs) pertenece a un subtipo de evento denominado “hemorragias subaracnoideas“, asociadas con el rompimiento de un aneurisma (la dilatación de una arteria con forma de “bolsa”).

En ciertas ocasiones ese aneurisma no se rompe súbitamente sino que pierde algo de sangre y vuelve a cerrarse. Dicha pérdida puede provocar una cefalea (dolor de cabeza) muy intenso, que puede durar entre 2 y 3 horas. Y esta podría actuar como indicador de un ACV próximo. “De todos modos, no es algo que ocurra siempre y por eso nuestro consejo preventivo central es que ante cualquier síntoma extraño de los antes mencionados, la persona haga la consulta inmediata”, explicó a Chequeado Pablo Spada, integrante de la Federación Argentina de Cardiología y Jefe de Cardiología en el Hospital de Morón, en esta nota.

Según Spada, “la información publicada en el portal también podría estar haciendo referencia a lo que conocemos como accidente isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés. Esto ocurre cuando alguna parte del cerebro queda privada de sangre -y por ende de oxígeno- por un lapso momentáneo y puede causar una manifestación física particular y pasajera ya que al restablecerse la circulación dicha sintomatología desaparece”.

Para Andersson, estos TIA pueden ocurrir, por ejemplo, cuando un vaso se tapa por la acción de un trombo que se desprende de una pared arterial pero que luego se deshace solo, permitiendo que la circulación retorne a la normalidad. “Ese proceso puede provocar algún síntoma neurológico que suele durar menos de 24 horas: una debilidad repentina, el entumecimiento de un miembro o de la cara, falta de visión, trastorno del habla o falta de entendimiento, trastornos del equilibrio o un dolor de cabeza súbito e intenso”.

Y agregó: “también en estos casos hay que concurrir a una guardia y consultar de inmediato porque -si bien no significan que haya un ACV en curso- pueden aportar indicios que deberán ser evaluados por un especialista”.

Sin embargo, una vez más, los expertos aclaran que estas manifestaciones no ocurren en todas las ocasiones. Y que esos eventuales síntomas tampoco indican en forma exhaustiva que sucederá un ACV en un plazo determinado de días o semanas, como afirman los posteos desinformantes.

La prevención de un ACV

Un accidente cerebrovascular es un fenómeno que se produce ya sea por obstrucciones de coágulos de sangre que impiden que la sangre fluya hacia el cerebro (ACV isquémico) o por la ruptura de algún vaso sanguíneo en el cerebro (ACV hemorrágico). Sus síntomas principales suelen ser: la pérdida súbita de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara; la aparición súbita de entumecimiento en la cara, piernas o brazos; confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice.

Existen algunas alertas que es conveniente que el paciente conozca y que podrían estar relacionadas con un ACV, como el dolor fuerte de cabeza o la pérdida de equilibrio.

Los expertos coinciden en que es posible disminuir el riesgo de que una persona tenga un ACV. Esto se logra con medidas preventivas generales como consumir alimentos saludables -poca carne, mucha fruta y verdura-, hacer ejercicio físico en forma regular, dormir bien y no fumar. Pero, de todos modos, y aunque se sigan todos los consejos, no es posible excluir totalmente la posibilidad de sufrir un ACV.

Otras medidas apropiadas para prevenir el ataque cerebral son tener valores de presión arterial y azúcar en sangre normales y realizar controles de salud anuales.

Si una persona percibe algún síntoma, no debe demorarse en ‘advertencias’: es una situación médica de emergencia y la respuesta apropiada es consultar con un profesional o concurrir a una guardia en forma inmediata.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan una dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco para prevenir un infarto de miocardio o un accidente vascular cerebral.

También aconsejan verificar y controlar regularmente la hipertensión, los niveles elevados de colesterol y los niveles altos de azúcar o diabetes. No obstante, entre estas recomendaciones no figura la de “beber un vaso de agua antes de irse a la cama”.

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *