Skip to content
ViralFalso
La afirmación ha demostrado ser falsa, al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.

Es falso que “no está demostrada la existencia” del virus del dengue

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Circula en Tik Tok un video que, además, sostiene que “tampoco está demostrado que un mosquito te contagie un ‘virus’” y que los síntomas  “son los efectos adversos de las mal llamadas ‘vacunas’ contra el COVID-19”.
  • Sin embargo, esto es falso. El virus del dengue fue aislado por primera vez en 1943 y causa síntomas específicos de la enfermedad. El médico cubano Carlos Juan Finlay fue quien identificó al mosquito como transmisor de la fiebre amarilla y otros arbovirus.
  • Además, el autor de este supuesto informe, el doctor Martín Monteverde, ya difundió distintas desinformaciones sobre la supuesta manipulación de estadísticas y la existencia del coronavirus durante la pandemia.

Circula en Tik Tok un video que da cuenta de un supuesto informe elaborado por el doctor Martín Monteverde y que advierte, entre otros puntos que “no está demostrada la existencia” del virus del dengue. La publicación sugiere que “tampoco está demostrado que un mosquito te contagie un ‘virus’”, que los síntomas “son los efectos adversos de las mal llamadas ‘vacunas’ contra el COVID-19” y recomienda una serie de recetas para quienes presenten los síntomas. Sin embargo, todo esto es falso.

El video en Tik Tok fue reproducido más de 63 mil veces y fue compartido más de 2,4 mil veces, según los datos aportados por la propia red social.

La existencia del dengue está demostrada

El dengue es una enfermedad viral (esto es, causada por un virus de la familia de los flavivirus) que se conoce desde hace siglos. El virus del dengue en sus 4 serotipos (DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4) se transmite a las personas por medio de la picadura del mosquito Aedes aegypti. 

Las primeras epidemias compatibles con el dengue en Latinoamérica y el Caribe ocurrieron en las Antillas Francesas en 1635 y en Panamá en 1699. Sin embargo, los primeros reportes clínicos en la literatura médica atribuidos a esta enfermedad corresponden al año 1779 en la isla de Java, Indonesia, en el sudeste asiático, y a 1780 en Filadelfia, Estados Unidos.

El célebre médico cubano, Carlos Juan Finlay, fue quien identificó al mosquito Aedes como transmisor de enfermedades -además de dengue, fiebre amarilla, zika y chikungunya – a partir de investigaciones que presentó en la Conferencia Internacional de Sanidad en 1881 en Washington, Estados Unidos. 

En 1943, los científicos Ren Kimura y Susumu Hotta aislaron por primera vez el virus del dengue. Estos dos científicos estaban estudiando muestras de sangre de pacientes tomadas durante la epidemia de dengue de 1943 en Nagasaki, Japón. Un año después, Albert B. Sabin y Walter Schlesinger aislaron de forma independiente el virus del dengue. Ambos pares de científicos habían aislado el virus que ahora se conoce como DEN-1.

Desde el Colectivo Académico de la Carrera de Especialistas en Epidemiología del Instituto Universitario del Hospital Italiano de Buenos Aires (CACEE) aclararon a Chequeado que cuando una persona contrae uno de los serotipos, queda inmunizada de por vida contra ese serotipo, pero sigue expuesta a infectarse con los otros 3. 

Según el Ministerio de Salud de la Nación, la infección por un serotipo, seguida por otra infección con un serotipo diferente, aumenta el riesgo de una persona de padecer dengue grave. Los factores individuales de riesgo pueden determinar también la gravedad de la enfermedad e incluyen además de la infección previa, la edad (menores de 5 y mayores de 65 años), enfermedades crónicas y personas gestantes.

No es un efecto adverso de las vacunas contra la COVID-19

El video desinformante afirma que los síntomas del dengue “son provocados por el grafeno inoculado más la radiación que lo potencia. Incluso las alteraciones de la coagulación dependen de la radiación” y que estos “son los efectos adversos de las mal llamadas ‘vacunas’ contra el COVID-19”.

Tal como explicó Chequeado en una nota anterior, ninguna de las vacunas contra el coronavirus contienen óxido de grafeno. Así lo demuestra la composición de las vacunas de AstraZeneca, Sputnik, Sinopharm y Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, aprobadas en Argentina.

En la misma línea desinformativa, circuló que las antenas de telefonía desencadenaron la COVID-19 o que ésta se activó a partir de un supuesto “chip” incluido en una vacuna y controlado a través de las redes 5G. Esto también es falso.

Este medio verificó esta desinformación en esta nota y aclaró que, según la OMS, no existe evidencia científica que relacione las redes 5G y el coronavirus: “Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil”.

Las vacunas contra el coronavirus son seguras y eficaces. Tal como explicó Chequeado en esta nota, la tasa de reportes de presuntos eventos adversos vinculados a las vacunas contra la COVID-19 no llega siquiera al 1%. Además, la mayoría fueron clasificados como reacciones leves o no graves. Es decir, eventos esperables como dolores de cabeza, fiebre, dolor en el brazo, etcétera.

Síntomas y tratamiento contra el dengue

El video viral sostiene que, ante los síntomas del dengue, “los médicos recomiendan a los pacientes tomar paracetamol (lo mismo hicieron en la plandemia). El paracetamol prolonga y empeora los síntomas porque inhibe al glutation, el principal antioxidante del cuerpo”. 

Además, agrega que según este informe se recomienda “a quienes estén presentando síntomas Acemuk, vitamina d, vitamina c, té de agujas de pino, todos potentes antioxidantes”. Esto también es falso.

El dengue causa fiebre acompañada de uno o más de los siguientes síntomas: dolor detrás de los ojos; de cabeza; muscular y de articulaciones; náuseas y vómitos; cansancio intenso; aparición de manchas en la piel y picazón; sangrado de nariz y encías.

En el brote actual, se destaca que de los casos que presentan datos para este indicador, el 58% presentó alguna manifestación gastrointestinal (diarrea, vómitos, náuseas o dolor abdominal) asociados a los síntomas clásicos de la enfermedad, explicó el Ministerio.

Ante un diagnóstico de dengue es preciso seguir las indicaciones del personal de salud y asistir a las consultas de control. Si al momento de disminuir la fiebre o en los días posteriores, alguno de los síntomas se agudiza, reaparece, o se detectan síntomas nuevos (dificultad para respirar, dolor abdominal intenso, sangrado profuso de mucosas, irritabilidad a somnolencia, vómitos recurrentes), es pertinente realizar una consulta médica inmediata.

Al contrario de lo que indica el video viral, no hay un tratamiento específico para el dengue, por lo que lo habitual es intentar aliviar la fiebre y el dolor, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Para eso se suele prescribir paracetamol, pero deberían evitarse los AINE (antiinflamatorios no esteroideos), como el ibuprofeno y la aspirina, porque aumentan el riesgo de hemorragia. 

Por su parte, Monteverde ya ha difundido desinformaciones sobre el grafeno y las vacunas contra la COVID-19 que verificó el medio colombiano La Silla Vacía. Además, Monteverde se ha pronunciado en contra de los PCRs, la existencia del virus, la “manipulación de cifras” durante la pandemia del coronavirus.

 

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *