Imagen: Flickr | Tom Lohdan - CC

Cinco datos sobre la forma de votar en los Estados Unidos

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

Hillary Clinton o Donald Trump, hoy se empieza a definir quién será el próximo presidente de los Estados Unidos. Pero, ¿cómo se vota en ese país? ¿Qué diferencias hay con lo que sucede en la Argentina?

Hoy se llevan adelante las elecciones en los Estados Unidos para definir al presidente que sucederá a Barack Obama (demócrata). Se trata de un evento seguido de cerca en todo el mundo por la relevancia de este país a nivel internacional, y por la particularidad de los candidatos Hillary Clinton (demócrata) y Donald Trump (republicano), que llegaron parejos en las encuestas preliminares.

Pero, ¿cómo se vota en ese país? ¿Qué diferencias hay con lo que sucede en la Argentina?

– El voto es indirecto

Los ciudadanos de los Estados Unidos no eligen directamente a su máxima autoridad, sino que sus votos determinan cómo se conforma el Colegio Electoral que finalmente decide quién será el presidente. El Colegio está compuesto por 538 electores y cada estado tiene una cantidad determinada por sus habitantes, desde los tres en estados como Alaska hasta los 55 de California. En 48 de 50 estados, además, el candidato más votado se queda con todos los electores. La mayoría, para consagrar al Presidente, se logra con 270 votos.

En la Argentina, sin embargo, los habitantes votan directamente a sus representantes en elecciones primarias y luego en elecciones generales, como se puede ver en el cronograma electoral establecido por la Dirección Nacional Electoral para los comicios de 2015.

– La votación se hace durante un día laboral

Las elecciones estadounidenses se realizan los martes, día en el que parte de la población debe trabajar. Se debe a cuestiones religiosas, ya que los domingos es el día de culto y del servicio de las iglesias, y se descartaron los lunes para evitar que los votantes que vivían en el área rural y debían viajar largas distancias lo hicieran en este día de la semana, tradición que explica una publicación del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Y no se trata de cualquier martes, sino del martes siguiente al primer lunes de noviembre, fecha que se estableció en 1845. Se debe a que la sociedad estadounidense era mayormente agraria, y los legisladores consideraron que dicho mes era el más conveniente para que los granjeros y trabajadores rurales viajaran a votar porque la cosecha de otoño había finalizado, en primavera se sembraba y en verano se ocupaban de los cultivos, además de que el clima todavía era indicado para permitir los viajes.

Por otro lado, se buscó evitar que la elección cayera el 1° de noviembre, ya que es el Día de Todos los Santos, un feriado para los católicos romanos, y a que “la mayoría de los comerciantes tenían el hábito de hacer las cuentas contables del mes previo”, de acuerdo con la misma publicación.

En nuestro país, de acuerdo con el Código Electoral Nacional, “la elección de cargos nacionales se realizará el cuarto domingo de octubre inmediatamente anterior a la finalización de los mandatos”.

– Se puede votar por adelantado…

“Más de dos tercios de los estados (37 más el distrito de Columbia) ofrecen algún tipo de voto temprano”, detalla la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL, por sus siglas en inglés). En varios, además, no es necesario justificar por qué se prefiere sufragar antes de la fecha. El detalle varía de estado a estado, y puede llegar a realizarse con más de un mes de anticipación.

– … y también por correo

Otra forma de votar sin concurrir el día de la elección es la de realizar el sufragio por correo, algo habilitado en algunos estados del país. De acuerdo con la NCSL, tres estados permiten esta modalidad en todas las elecciones (Colorado, Oregon y Washington), mientras otros 19 lo permiten en ciertas votaciones, como las primarias o las municipales.

En Washington, por ejemplo, las boletas son enviadas al hogar del votante al menos 18 días antes de la elección, quien además recibe un sobre de seguridad y otro sobre para enviar de vuelta el voto que debe ir firmado (ver el proceso acá). Entre otras cosas, los departamentos electorales de cada condado controlan que esa firma coincida con la registrada.

En la Argentina, ninguna de estas dos modalidades está permitida.

– El voto es optativo y el ausentismo alcanza a la mitad de los posibles electores

En la última elección presidencial de 2012 solo votó el 53,6% de las personas en edad de hacerlo, un porcentaje que ubica a los Estados Unidos por debajo de casi todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el siguiente gráfico se puede ver, en azul, el porcentaje de la población en edad de votar que votó, y en amarillo, el porcentaje de los votantes registrados que efectivamente lo hizo.

Los datos fueron recopilados por el sitio Vox y, de acuerdo con la consulta a dos académicos realizada por el medio, entre las razones del ausentismo se encuentra que un porcentaje de la población no consideran al voto como importante, y la dificultad del sistema de registro necesario para sufragar. De hecho, si se contabiliza solo a quienes estaban registrados la presencia electoral crece al 84,3 por ciento.

En nuestro país, donde el voto es obligatorio, la participación electoral en 2015 fue del 75% en las primarias, y del 80% en las elecciones generales y el balotaje.

donantes

2 Respuestas

  1. Manuel dice:

    El colegio electoral es proporcional a la cantidad de diputados de cada estado? En ese sistema en las últimas elecciones Scioli hubiese ganado por afano?

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *