China: 5 preguntas y respuestas sobre la política de COVID cero y las protestas ciudadanas - Chequeado Skip to content

China: 5 preguntas y respuestas sobre la política de COVID cero y las protestas ciudadanas

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Desde que comenzó la pandemia, el país asiático mantuvo firme su estrategia contra la propagación del virus, consistente en testeos masivos y extensos confinamientos.
  • En medio de un brote de casos y de bajos niveles de vacunación, una tragedia desató la furia social contra esa política, con manifestaciones en ciudades importantes.
  • Estas protestas, en las que inclusive se pidió la renuncia del presidente, Xi Jinping, cobran relevancia internacional porque no son comunes en un país como China. En diálogo con Chequeado, expertos analizan sus posibles consecuencias.

En diciembre de 2019 se produjo en la ciudad china de Wuhan el primer brote de COVID-19, que semanas después se convirtió en pandemia y marcó un capítulo propio en la historia de la Humanidad. A 3 años de esa revelación, China sigue basando su estrategia sanitaria contra los nuevos contagios en aislamientos selectivos o generales (a veces sorpresivos) de casos positivos y contactos estrechos y testeos masivos, mientras se registran niveles bajos de vacunación.

Esa política de COVID cero que en principio fue adoptada por varias países, fue paulatinamente abandonada por la gran mayoría de los gobiernos a partir de la llegada de las vacunas, pero persiste en China en medio de un nuevo aumento de casos registrado en las últimas semanas que desató protestas después de un trágico incendio.

Estas manifestaciones cobran relevancia internacional no sólo porque se trata del país más poblado del planeta (tiene 1.400 de los 8.000 millones de personas que habitan la Tierra) sino porque en China las libertades individuales y los derechos civiles están limitados. Es decir, que allí las protestas no son algo común, como sí lo son en las democracias liberales.

En esta nota te contamos qué está pasando en China: cómo es la política de COVID cero, cómo es la vacunación, por qué las personas salieron a protestar a la calle con papeles en blanco, qué pasó tras las manifestaciones y qué puede pasar.

¿Qué es la política de COVID cero en China?

Como se reseñó en este informe del Instituto de Salud Global Barcelona, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró oficialmente la pandemia, China y otros países de Asía y Oceanía (Japón, Corea del Sur, Australia o Nueva Zelanda) decidieron políticas muy estrictas, con cierres totales de fronteras y aislamientos, con la pretensión de limitar al mínimo los casos y la transmisión, como en 2003, frente a la epidemia del SARS. 

Esa política -bautizada por la prensa occidental como COVID cero- persiste en China a pesar de que en el mundo las actividades económicas y la vida cotidiana ya prácticamente ha vuelto a una normalidad prepandémica, sobre todo gracias al desarrollo de vacunas efectivas para evitar los casos graves de COVID-19. 

China se aferra a su estrategia original: confinamientos masivos y durante varios días, tanto de casos positivos como de contactos estrechos, lo que puede implicar no solamente el encierro de personas en sus hogares (a veces, edificios enteros) sino también, por ejemplo, la paralización de fábricas; la clausura de atracciones turísticas; el cierre de gimnasios y parques, y la cancelación de eventos de todo tipo (deportivos, musicales, etcétera).

Para la OMS la política china de tolerancia cero frente a los casos de COVID-19 no es sostenible, “teniendo en cuenta el comportamiento del virus y lo que se prevé en el futuro”, según declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa en mayo último.

Las autoridades chinas insisten en que su política sanitaria ha evitado muertes. Las cifras oficiales les dan la razón: China se anotaba hasta el 1 de noviembre último 206 casos y una muerte por cada 100.000 habitantes, con 15.642 muertes en total. Pero los expertos cuestionan la fiabilidad de las cifras.

¿Cómo es la vacunación en China?

Entre los adultos mayores de China la tasa de vacunación es especialmente baja. Un artículo publicado en la revista científica The Lancet señala que esta falta de protección en los grupos más susceptibles dificulta que China cambie su política con seguridad. “Las dudas sobre la vacuna se han visto fomentadas por la falta de urgencia para vacunarse en China. El control de la vacuna COVID-19 por parte de China da a los ciudadanos menos razones para vacunarse, especialmente cuando existe una desinformación generalizada sobre los efectos secundarios de las vacunas”, afirman sus autores.

El Gobierno chino a la vez es reticente a la hora de usar vacunas de ARN mensajero (Pfizer y Moderna), fabricadas en democracias liberales como Estados Unidos y Alemania, como se señaló en este artículo de el DiarioAr. La mayoría de la población china recibió las vacunas a virus inactivado como Sinopharm y Sinovac de fabricación propia pero que requieren 3 dosis como esquema primario.

Según una despacho de la agencia AFP citado por el medio gubernamental francés France24, las autoridades sanitarias chinas revelaron que sólo el 76,6% de las personas mayores de 80 años habían recibido 2 dosis, en comparación con más del 90% de la población general, y sólo el 65,8% habían recibido 3 dosis (esquema completo).

En la Argentina, el 58,9% de la población de 18 y más años recibió el primer refuerzo (tercera o cuarta dosis en el caso de Sinopharm) mientras que en el grupo de 50 y más años la cobertura es del 71,8%.

En las últimas semanas las autoridades sanitarias lanzaron una campaña de vacunación mucho más agresiva para aumentar la protección de los grupos de riesgo, de acuerdo con este informe de The Wall Street Journal.

¿Qué hecho provocó estas protestas en China?

El 24 de noviembre último, por la noche, 10 personas fallecieron en el incendio en un edificio residencial de la ciudad de Urumqi, en la región autónoma china de Sinkiang. El fuego, que se originó en una zapatilla de enchufes, comenzó en el piso 15 y los bomberos tardaron 3 horas en extinguir las llamas y sacar a varios heridos.

En redes sociales comenzaron a circular vídeos del incendio en los que se veía a un camión de bomberos rociando el edificio desde lejos y “lo que provocó la furia pública” fue que era evidente que la cuarentena “había retrasado el ingreso de los bomberos”, tras lo cual “los residentes de Urumqi fueron a un edificio del gobierno y exigieron el fin de las restricciones a la circulación”, dijo a Chequeado Jorge Malena, director de la carrera de posgrado Estudios sobre China en la Era Global, de la Universidad Católica Argentina (UCA).

“A la mañana siguiente, el gobierno local dijo que levantaría el confinamiento por etapas, pero no brindó un marco de tiempo claro ni abordó las protestas. Eso no logró sofocar la ira pública y las protestas se extendieron rápidamente más allá de Xinjiang, y los residentes de ciudades y universidades de toda China también tomaron las calles. Estas manifestaciones evidencian el hastío de la población con las duras restricciones impuestas a la ciudadanía desde principios del año 2020, que en pocas ocasiones fueron flexibilizadas”, agregó. 

¿Qué significan las hojas en blanco y/o sábanas blancas en las protestas de China?

Las manifestaciones contra la estrategia de COVID cero se caracterizan porque las personas se muestran con hojas en blanco de papel A4 blanco, y para la prensa occidental se han convertido en un símbolo: significan la falta de libertad de expresión.

Esta tendencia, como reseñó la BBC en este artículo, tiene sus raíces en las manifestaciones de Hong Kong de 2020, en las que los habitantes sostenían papeles en blanco para protestar contra las nuevas leyes draconianas de seguridad nacional de la ciudad.

Las protestas, por eso, van más allá del COVID: algunos manifestantes han pedido más libertad de expresión o incluso la destitución del presidente, Xi Jinping.

“Las protestas son importantes porque la sociedad china legítima su sistema político que, aunque sin dudas es autoritario, produjo un mejoramiento de la calidad de vida indiscutible, desde el que se inició el proceso de reforma económica, en 1978”, subrayó en diálogo con Chequeado Carla Oliva, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y especialista en China.

La experta sostuvo que “la población china tiene mayor calidad de vida, acceso a bienes de lujo, la posibilidad de comprar y de viajar cuanto deseen y una mayor libertad individual para decidir qué hacer con su vida” pero que, a la vez, además de la estrategia de COVID cero, “es una sociedad que no tiene libertad de expresión”. Y remarcó: “Por eso, estas protestas, con un aparato estatal que controla mucho, son importantes. Es un mensaje hacia adentro y hacia afuera”. 

¿Qué puede pasar a partir de estas manifestaciones en China?

Oliva recordó que el 30 de noviembre último las manifestaciones ya provocaron un primer cambio en la estrategia sanitaria, porque “se dispuso un levantamiento parcial de las restricciones en Cantón y Chongqing, que son 2 ciudades muy importantes donde se las autoridades locales pidieron a la autoridad sanitaria nacional que solo hiciera test a los contactos estrechos y que no hubiera más pruebas en masa”.

Consultada sobre si las movilizaciones pueden impactar en la política, la especialista señaló que Xi Jinping “es un presidente muy fuerte que demostró su fortaleza en octubre último, cuando fue reelegido y humilló públicamente a Hu Jintao, de quien en el mismo Xi fue vicepresidente”, y que el Partido Comunista Chino (PCCh) “es muy inteligente y seguramente está tomando nota de este malestar social”, por lo que “rápidamente deberá modificar esta estrategia de COVID cero”. 

Y agregó: “En los próximos días vamos a ver más cambios pero también menos noticias por este control sobre la información que ejerce el Estado a través de un aparato burocrático impresionante”.

A su vez, Jorge Malena dijo a este medio que “quizás haya una leve flexibilización, como sucedió hace pocos meses atrás con la adopción de la llamada ‘política dinámica’ de control de la pandemia”, aunque “al estar acercándose el invierno se incrementaría el riesgo de contagios, lo cual podría jugar en contra de una flexibilización real”.

En las últimas horas se conocieron novedades sobre mayores flexibilizaciones; entre ellas, como se indica en este artículo de la BBC, que la población ya no deberá mostrar los test negativos en los ámbitos donde se requerían o para poder circular por el país: ahora podrán hacerlo libremente.

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *