Chequeado

“El Servicio Cívico Voluntario tuvo un impacto social muy positivo”

08 Octubre, 2010 | Tiempo de lectura: 4 minutos


Insostenible

La experiencia dirigida a jóvenes en situación de vulnerabilidad se aplica en Mendoza desde 2005, pero no existen números que avalen el éxito de su aplicación.

Además...
>Lavado de cara
>Posturas contrapuestas

¿Vuelve la colimba? La reciente aprobación en el Senado de un Servicio Cívico Voluntario -con protagonismo de las Fuerzas Armadas- para reinsertar en el sistema a jóvenes de 14 a 24 años que no estudian ni trabajan desató el debate. De un lado se encuentran los que consideran que la iniciativa estigmatiza a los adolescentes en situación de riesgo y denuncian que el hecho de que los militares intervengan en formación resulta un retroceso; casi un regreso a la vieja “colimba”, derogada en agosto de 1994 tras la muerte del soldado Omar Carrasco. En cambio, para muchos referentes políticos, comenzando por el vicepresidente Julio Cobos y los senadores mendocinos Ernesto Sanz y Laura Montero, representa una alternativa válida de inclusión social. Y se apoyan en la única experiencia existente, que se desarrolla en Mendoza, desde 2005.

En este contexto, cada uno fijó su posición: el Gobierno planteó la posibilidad de vetar la iniciativa, en caso de que sea convertida en ley por la Cámara baja. El cobismo defendió la propuesta. Quien alzó la voz fue Viviana Zabala, directora del SCV durante la gobernación de Julio Cobos y actual asesora del proyecto. En diálogo con el programa “Hoy Domingo”, que se emite por Radio 10, aseguró que “la iniciativa tuvo un impacto social muy positivo” en la provincia andina, y generó empleo. Y, al mismo tiempo, recordó: “En tres años hubo [en el SCV] más de 4500 chicos. Al principio lo implementamos de 16 a 24 años. Luego vimos que había mucha demanda de chicos de 14 y 15 años, y bajamos la edad”.

Pero, ¿cuán exitoso fue el SCV en Mendoza?

Es casi imposible responder esta pregunta. Chequeado.com se comunicó con la ex directora del Servicio -la ya mencionada Viviana Zabala- para preguntarle cuál era la fuente de sus dichos sobre el éxito del programa, pero se excusó con el pretexto de que un viaje al interior imposibilitaba una rápida respuesta de su parte. El Ministerio de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad del Gobierno de Mendoza, por su parte, confirmó a Chequeado.com que no existen datos sobre la cantidad de adolescentes en situación de riesgo que lograron insertarse en el mercado laboral luego de su paso por el servicio cívico.

En cambio se conocen estadísticas que muestran altos niveles de deserción, tanto en los 37 Centros de Capacitación para el Trabajo (CCT), que funcionaron en los principales departamentos provinciales, como en la única institución militar que adhirió al proyecto: la Brigada de Montaña VIII, dependiente del Ejército, ubicada en Mendoza capital. Estos números cubren el período de 2005 a 2007, los años en que el SCV estuvo a cargo de Zabala.

Lo interesante, es que en el caso mendocino la participación de las Fuerzas Armadas no fue central. Los adolescentes que terminaban en las instalaciones de la Brigada de Montaña fueron minoría frente a los que cursaron el servicio en instituciones civiles. El dato se vuelve relevante ya que en la propuesta aprobada por el Senado, las Fuerzas Armadas aparecen ocupando un rol protagónico, como formadores y organizadores. Además, las cifras de deserción en dicha provincia fueron notablemente más altas en aquellos chicos que cursaron el SCV en los cuarteles.

Pese a los dichos de Zabala sobre el “éxito” de la experiencia mendocina, el Ministerio de Desarrollo provincial elaboró un informe al que pudo tener acceso Chequeado.com, donde se muestra que en los tres años en que el servicio se mantuvo bajo su dirección la deserción en los adolescentes que fueron derivados a los CCT fue la máxima registrada desde la vigencia del programa. En 2006, por ejemplo, ese número llegó al 41%, mientras que en el 2005 y el 2007 alcanzó el 37% y el 33%, respectivamente.

En cuanto a los niveles de abandono en la dependencia de las Fuerzas Armadas, si bien de los 1200 jóvenes que realizaban el servicio cívico sólo el 25% asistía a las instalaciones del Ejército Argentino, la tendencia de deserción también fue hacia el aumento. En promedio, sólo el 50% de los incorporados en los cuarteles egresó del SCV durante la gobernación de Cobos en Mendoza. Este nivel declinante se debió, según un informe del jefe del Estado Mayor del Ejército, Luis Pozzi, “a la falta de adaptación a las normas de convivencia, al grado de inasistencias, a la no adecuación a las horarios a cumplir y a la disonancia con las expectativas generadas”.

El SCV generó fuertes cruces entre el oficialismo y la oposición en los últimos días. Desde Salta, el domingo pasado y después de que tres ministros Florencio Randazzo (Interior), Nilda Garré (Defensa) y Alicia Kirchner (Desarrollo Social)– cuestionaran con dureza el proyecto, al considerar que fue aprobado sin el consentimiento de la Comisión de Educación y que intenta “militarizar” a los adolescentes en situación de vulnerabilidad social, el vicepresidente Cobos subrayó que “el proyecto ha sido criticado sin siquiera saber de qué se trata”. Y utilizó los mismos argumentos que había esgrimido en una nota de opinión publicada por La Nación para defender la iniciativa.

El Senado aprobó la propuesta por un margen mínimo de votos (33 a favor y 31 en contra, con dos abstenciones y cinco ausencias). El texto final, que unificó otros tres presentados por el bonaerense José Pampuro -ex ministro de Defensa de Néstor Kirchner- y los mendocinos Ernesto Sanz y Laura Montero, tiene como principal objetivo “otorgar espacios de contención” a jóvenes de entre 14 y 24 años que no estudian ni trabajan, a quienes se les “proporcionará cursos de formación teórico-práctica en temas de defensa civil y capacitación técnica de oficios”. Además, “el servicio -destaca el proyecto- se desarrollará en instalaciones de las Fuerzas Armadas”, y los voluntarios “deberán respetar los reglamentos de éstas, referidos a normas de convivencia”.

Por lo pronto, el proyecto para crear un SCV a nivel nacional impulsado por Cobos, aprobado por el Senado y repudiado por el Gobierno, podría quedar archivado en Diputados hasta marzo, cuando se reanuden las sesiones regulares en el Congreso, ya que en la agenda parlamentaria parece haber otros temas pendientes con mayor prioridad.

Temas

1 Respuesta

Matias 15 de Mayo de 2017 a las 9:12 pm

El SCV para mi experiencia fue un éxito. Pude terminar mis estudios secundarios y aprender un oficio del cual me sirvió para trabajar y seguir mis estudios universitarios. Hoy en día soy un hombre recibido de la UNCuyo y con un buen trabajo. La reinsercion fue un exito

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es falso que se espera una tormenta invernal esta noche, aunque se pronostican vientos fuertes normales para la época Desde el fin de semana último circula una cadena en WhatsApp y en Facebook que sostiene que en la noche de hoy habrá una “tormenta invernal” en la Argentina. Aunque sí se esperan ráfagas, lluvias, nevadas y descenso de la temperatura en diferentes zonas del país, la cadena tiene datos falsos y exagerados y los […]

El Explicador

Por qué ganan los oficialismos Desde que se inició el cronograma electoral de 2019, una sucesión de resultados en las provincias instaló la idea de que la victoria de los oficialismos marca la lógica política del año. Esa ola de triunfos del partido gobernante no es novedosa para el país -ni para la región- y se explica por la asimetría […]