¿Por qué es importante el conflicto de Crimea para entender la invasión de Rusia a Ucrania? Skip to content

¿Por qué es importante el conflicto de Crimea para entender la invasión de Rusia a Ucrania?

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • A 8 años de la realización del referéndum de Crimea, Ucrania y Rusia atraviesan un nuevo conflicto de raíces históricas.
  • El problema de trasfondo es netamente geopolítico y los motivos que precipitaron la reciente invasión rusa tienen en parte su origen en 2014.
  • Según diferentes estudios académicos, las operaciones de desinformación fueron una de las herramientas utilizadas para el avance ruso.

A 20 días de iniciada la invasión de Rusia a Ucrania, esta semana se cumple el aniversario de otra fecha importante que sirve para entender el conflicto que enfrentan ambas naciones. Se trata del referéndum de Crimea, una península ribereña del Mar Negro que le pertenecía tradicionalmente a Rusia (ver acá), pero que en 1954 fue cedida por el dirigente de la Unión Soviética (URSS) Nikita Kruschev a Ucrania como un gesto diplomático entre 2 zonas que constituían la URSS. En ese territorio que se cedió a Ucrania vive una mayoría étnica rusa.

¿Qué pasó en Crimea en 2014?

Hay 2 fechas claves previas al 24 de febrero de 2022 para comprender la disputa entre Rusia y Ucrania.

La primera fue en noviembre de 2013, cuando el entonces presidente ucraniano Viktor Yanukóvich denegó la suscripción a un acuerdo de asociación ya firmado con la Unión Europea (UE) porque, según él, no proveería recursos significativos para la economía ucraniana. La sociedad estalló en protestas -primordialmente en la plaza Maidán de Kiev-, no sólo por la decisión presidencial de ignorar el acuerdo, sino por la falta de legitimidad del mandatario entre los opositores y los grupos de la extrema derecha local. Este acontecimiento fue conocido como “Euromaidán”.

La segunda fue en febrero de 2014. Tras la represión a los manifestantes, la UE indujo a Yanukóvich y a los líderes de 3 de los partidos opositores a firmar un acuerdo para anticipar las elecciones y así generar una reforma de la Constitución ucraniana. El acuerdo no se respetó y Yanukóvich huyó a Rusia. Esto se interpretó como un golpe de estado y la oportunidad de las cancillerías occidentales para ubicar a Ucrania en la órbita de la UE y la Organización del Atlántico Norte (OTAN) en detrimento de los intereses de Rusia.

Moscú contestó con la organización de un referéndum -que se hizo sin ningún observador internacional y por fuera del sistema de seguridad colectiva de las Naciones Unidas- bajo el principio de autodeterminación en marzo de 2014. El resultado fue una mayoría (95,5%) a favor de la independencia de la península y que esta pasara a integrar Rusia. 

Si bien el conflicto de Crimea no desencadenó en una guerra, el episodio tuvo una doble rotulación: “adhesión”, según el Kremlin que argumenta que Crimea eligió su regreso a Rusia, y “anexión”, para los Estados Unidos, la UE y la OTAN. 

Más allá de esta controversia, el otro reclamo que no se respetó fue el Memorándum de Budapest que habían firmado Rusia, EE.UU. y Reino Unido en 1994 con la finalidad de limitar la capacidad de acción del Estado ruso sobre el territorio ucraniano a cambio de su desnuclearización. El Memorándum fue un compromiso de las tres partes a reconocer la soberanía e integridad territorial de Ucrania y a no usar armas nucleares contra el país, a menos que se cometiera una agresión por parte de este.

La desinformación en el conflicto entre Rusia y Ucrania

Este tema fue monitoreado de cerca por RAND Corporation, un think tank estadounidense especializado en investigación y propuestas de soluciones a políticas públicas con especial énfasis en asuntos de seguridad internacional. Esta organización elaboró un informe en el cual detalla las campañas de desinformación de Rusia en Crimea para el verano de 2014, las herramientas de difusión y una cronología desde antes de las protestas del Euromaidán.

Además, estudios internacionales analizaron cómo funciona la desinformación desde que Vladimir Putin llegó al poder hace más de 20 años. Investigadores de la Universidad Técnica de Tallinn y de la Universidad de Tartu (ambas de Estonia) concluyeron que la guerra del Donbass fue un claro ejemplo de esta forma de combatir a través de la desinformación. 

Otra académica, Miranda Lupion, de la Universidad de Harvard (EE.UU.) planteó que Putin buscó beneficiarse de los medios digitales para realizar coberturas a favor de su gestión. También, Daniel Gordon, un analista del Centro de Delitos Cibernéticos del Departamento de Defensa de los EE.UU. expuso que Rusia encabezó varias operaciones de desinformación para influir en la opinión pública y el diálogo político en distintas naciones mediante medios convencionales, bots en redes sociales y campañas publicitarias (ver acá).

¿Por qué ocurre de nuevo la invasión de Rusia?

Después de la ampliación de la OTAN en 2004 (con el ingreso de Polonia, Hungría y República Checa), se produjo la crisis entre Rusia y Georgia por la soberanía de las regiones de Abjasia y Osetia del Sur en 2008. En 2014, la anexión o reincorporación de Crimea a la Federación Rusa fue la forma en que el Kremlin respondió a la provocación de la expansión de la OTAN. La decisión rusa de tomar control de la península tenía como objetivo recuperar la base militar de Sebastopol para acceder al control tanto de yacimientos de petróleo como de gas natural que se encuentran en la zona del Mar Negro.

En 2014 “es cuando se crea el umbral de lo que hoy tenemos”, sostuvo ante este medio Alberto Hutschenreuter, doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador (USAL), especialista en Rusia y autor de varios libros sobre geopolítica. Según el experto, la guerra actual tiene como previa la “crisis innecesaria” de Crimea.

“Para Rusia hoy no hay una guerra, hay una operación militar especial”, explicó Hutschenreuter, y agregó: “Rusia avanza silenciosamente así porque las prioridades no se pusieron en la mesa de negociaciones en todos estos años”. 

“Una es asegurarse que la OTAN no se expanda al ‘inmediato oeste de Rusia’ y otra refiere a que la alianza militar establezca un régimen autónomo para adherirse. Como Bielorrusia, Ucrania y Georgia son 3 territorios fundamentales para Rusia, el Estado ruso no acepta que en sus límites inmediatos haya una alianza político-militar. Por eso, el acercamiento de Ucrania a la OTAN fue lo que generó esta situación de incremento de tensiones”, analizó Hutschenreuter.

En el escenario actual, Moscú y Kiev se encuentran realizando un nuevo intento para frenar la guerra en Ucrania a partir de la confección de un plan con 15 puntos que buscan restablecer la paz. Entre los principales puntos de negociación, se prevé limitar las capacidades militares ucranianas y se le prohibiría a Ucrania ingresar tanto a la OTAN como a la UE. Todo esto es lo que Occidente estaría dispuesto a garantizar a cambio de la retirada de las tropas rusas del territorio ucraniano.

Temas

Comentarios

  • Gustavo17 de marzo de 2022 a las 12:00 pmSebastopol está en el mar Negro, no el mar Muerto
  • Roberto17 de marzo de 2022 a las 12:07 pmSebastopol está en Israel? La nota dice que los yacimientos se encuentran en la zona del Mar Muerto...cuack.
  • Roberto17 de marzo de 2022 a las 4:11 pmHechos no considerados en el artículo: Occidente prometió a los líderes rusos en los 90 no expandir las fronteras de la OTAN hacia el Este. Tampoco tiene en cuenta la condición de país neutral y de no integrar bloques militares establecida en la independencia de Ucrania (que fuera modificada en 2014). Esta última cuestión (la no neutralidad de Ucrania y su posterior pedido de ingresar a la OTAN) no pueden soslayarse.
  • Matías Di Santi18 de marzo de 2022 a las 1:11 pmHola Gustavo, cómo va? Muchas gracias por marcarnos el error. Ya fue corregido. Saludos,
  • Macha21 de marzo de 2022 a las 12:35 pmSería oportuno hacer una nota desmitificando la supuesta promesa de no expandir la OTAN que le hicieron a Gorbachov en 1990, ya que es un punto de confusión muy citado en este debate. Por el contexto (en medio de las negociaciones para reunificar Alemania, y con el pacto de Varsovia todavía en pie) y por aclaraciones que Gorbachov hizo en 2014, se sabe que la promesa no podía referirse a la integración de países de Europa del Este a la OTAN, sino que estaba limitada a la no expansión de la OTAN en Alemania del Este. Según Gorbachov, la promesa trataba sobre "asegurarse de que las estructuras militares de la OTAN no avancen y de que no se desplieguen fuerzas armadas adicionales de la alianza en el territorio de lo que entonces era Alemania del Este" (promesa que fue cumplida). Aquí está la entrevista de donde sale esta cita: https://www.rbth.com/international/2014/10/16/mikhail_gorbachev_i_am_against_all_walls_40673.html Otro punto que merece aclaración es que esta promesa nunca fue parte de un contrato escrito.
  • Roberto25 de marzo de 2022 a las 2:38 amMacha, en el artículo que citas, dice claramente Mihail Gorbachov "The decision for the U.S. and its allies to expand NATO into the east was decisively made in 1993. I called this a big mistake from the very beginning. It was definitely a violation of the spirit of the statements and assurances made to us in 1990. With regards to Germany, they were legally enshrined and are being observed.· En español: La decisión de EE. UU. y sus aliados de expandir la OTAN hacia el este se tomó de manera decisiva en 1993. Llamé a esto un gran error desde el principio. Definitivamente fue una violación del espíritu de las declaraciones y garantías que se nos hicieron en 1990. Con respecto a Alemania, fueron consagradas legalmente y se están observando."

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *