Skip to content
Esta nota tiene más de un año

¿Qué es la coparticipación?

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Se trata de los fondos que reciben las provincias de la Nación de forma automática.
  • La división inicial es de 1988 y no se basa en indicadores objetivos.
  • Distintas leyes modificaron la distribución efectiva en las últimas décadas.
  • En algunas provincias estos representan casi el 80% de sus recursos, mientras en otras es menos del 20%.

Última actualización: 09/09/2020

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció la creación de un Fondo de Fortalecimiento Financiero para la Provincia de Buenos Aires, al hablar esta noche desde la residencia de Olivos junto a funcionarios de su gobierno e intendentes del oficialismo y la oposición. Dijo que este fondo sería financiado reduciéndole un 1% el porcentaje de coparticipación federal a la Ciudad de Buenos Aires, que aumentó de 1,4 a 3,5% durante la gestión de Mauricio Macri.

La coparticipación federal de impuestos es motivo de discusión periódicamente entre los gobernadores y el Gobierno nacional. Lo que se discute es qué fondos se deben repartir entre la Nación y las provincias, y qué porcentaje para cada una. En esta nota, claves para entender qué es, cómo es la división y cuán importante es “la copa” para los gobiernos provinciales.

¿Qué es la coparticipación?

Las provincias reciben recursos del Estado nacional por dos vías. La más importante son las transferencias automáticas diarias, que se determinan principalmente según la coparticipación. Son los fondos que la Nación distribuye en las provincias según los porcentajes fijados por ley. 

Se reparten según la Ley de Coparticipación Federal de 1988, aunque también hay otras leyes y regímenes especiales. “Generalmente se llama ‘coparticipación’ a toda la masa de recursos que manda la Nación a las provincias de manera automática, contando no sólo la ley de 1988, sino también las leyes especiales”, explicó a Chequeado Ariel Barraud, economista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

“La ley no explica de qué dependen los porcentajes que van a cada provincia, sino que se negoció políticamente. En otros países federales depende de la población, pobreza o indicadores objetivos, cosa que acá no sucede”, precisó Barraud.

Para modificar esta distribución todas las legislaturas provinciales tienen que estar de acuerdo con los nuevos porcentajes, por lo que es una tarea casi imposible, aunque la Constitución de 1994 ya había planteado la necesidad de establecer un nuevo régimen antes de 1997, cosa que nunca se hizo. Por más de que la base sean los porcentajes dispuestos en 1988, hay leyes especiales que modifican en la práctica esas proporciones, principalmente mediante la creación de nuevos impuestos o fondos complementarios.

Por ejemplo, los fondos coparticipables que reciben la Ciudad de Buenos Aires y Tierra del Fuego salen directamente del porcentaje que le corresponde a la Nación y no modifica lo que reciben las otras provincias, por lo que el Poder Ejecutivo Nacional puede cambiar los porcentajes que reciben estas dos provincias, como lo hizo en 2016 y 2018.

Además de estas transferencias automáticas también hay fondos discrecionales que el Gobierno nacional envía a cada provincia y que no están fijados por ley -como los Aportes de Tesoro Nacional (ATN)-, pero son menores.

¿Cómo se divide actualmente?

En 2018 los recursos enviados a las provincias por la coparticipación fueron $1.076.749 millones, según informó el IARAF. Esto es un 7,4% del Producto Bruto Interno (PBI) del país, un porcentaje que aumentó en la gestión de Cambiemos (en 2015 era 7%). 

No todos los impuestos que recauda la Nación son coparticipables, es decir que hay algunos que van sólo a las arcas nacionales, como los derechos de exportaciones. En el caso de los impuestos coparticipables, actualmente el 38% son ingresos para la Nación, casi un 61% se destina a las 24 provincias –incluidas la Ciudad y Tierra del Fuego- y un 1% se destina a los Aportes de Tesoro Nacional (ATN) -ayuda extraordinaria y discrecional que maneja la Nación para situaciones de emergencia en provincias o municipios-. Los principales impuestos coparticipables son el impuesto a las Ganancias y parte el Impuesto al Valor Agregado (IVA), pero hay otros que también se comparten entre la Nación y las provincias, y pueden tener un reparto diferente. 

El 61% que va para las provincias no se divide en partes iguales. El caso más perjudicado es el de la Provincia de Buenos Aires, que por la ley de 1988 debería recibir el 20% de coparticipación, cuando tiene casi el 39% de población del país. En el otro extremo, Tierra del Fuego recibe el 1,1% de los fondos y tiene el 0,4% de la población. 

¿Cuánto dependen las provincias de los recursos coparticipables?

La dependencia que tiene cada provincia de los fondos automáticas que le envía la Nación también varía mucho. Las provincias del Norte son las que más dependencia tienen (en Santiago del Estero las transferencias automáticas de la Nación representan el 79% de los recursos totales de la provincia), mientras que algunas provincias del sur -gracias a las regalías petroleras-, así como la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires, son las que menos dependen.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, había anunciado en agosto último una baja hasta fin de año del IVA y Ganancias, que son impuestos coparticipables y afectan a todas las provincias, pero la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló a comienzos de octubre último que es el Estado nacional, y no las provincias, el que debe asumir el costo fiscal de esta baja, como se explicó en esta nota

 

Actualización 09/09/2020: esta nota fue actualizada con la última información disponible.

Fecha de publicación original: 18/10/2019

Temas

Comentarios

  • Mariu23 de septiembre de 2020 a las 8:22 amDónde dice "este fondo sería financiado reduciéndole un 1% el porcentaje de coparticipación federal" no debería decir "reduciéndole 1 punto porcentual al porcentaje"?
  • Martin Romagnoli2 de abril de 2023 a las 10:48 pmCrack
  • Orlando21 de julio de 2023 a las 9:04 pmSe tienen que liberar Argentina de estados unidos y no depender del dólar mientras dependemos de ellos siempre vamos a ser pobres . Pareciera que somos esclavos de ellos pero los gobernantes no voluntad ni fuerza para enfrentar . Cómo el precidente del salvador que es el único le hizo frente
  • Carlos17 de diciembre de 2023 a las 7:49 pmOrlando, nada tiene que ver estados unidos, con la pobreza argentina, decir eso es como decir que el almacenero es el culpable de la pobreza de aquellos a los que le dá fiado. Las malas administraciones, y la desigualdad entre el sector politico/sindical con la clase trabajadora son los que hacen del argentino promedio, gente pobre.
  • Ana María8 de febrero de 2024 a las 8:10 pmSigo tratando de entender de dónde saca la Nación esa masa de fondos que luego distribuye aleatoriamente a las provincias. De impuestos? Que impuestos? De la producción de cada provincia? Alguien que me ilumine por favor 😌
  • Guido Sambucetti15 de febrero de 2024 a las 4:15 pmAna María, Lo explica la nota, el dinero coparticipable sale del I.V.A. y del Impuesto a las Ganancias. Es por eso que nunca hay que creer a ningún candidato que diga que va a eliminar o reducir alguno de los impuestos: las provincias se opondrán con todas sus fuerzas, porque afecta sus ingresos. Espero haber aclarado su duda.
  • DJ Ortega24 de febrero de 2024 a las 9:15 amDeberían también ser cooparticipables los impuestos provinciales y municipales? Cada jurisdicción recaudan en impuestos lo que necesita para su funcionamiento. Nunca van a bajar los impuestos que son cooparticipables si luego la corte determina lo contrario.
  • Inés7 de mayo de 2024 a las 7:31 amAdónde va el dinero que se cobra por peajes? Y todos los impuestos que se cobran por infracciones, patentes, transferencias del automotor etc...?

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *