Qué es una política de reducción de daños y en qué países se aplicó - Chequeado Skip to content

Qué es una política de reducción de daños y en qué países se aplicó

Si tenés sólo unos segundos, leé estas lineas
  • En los últimos días se habló mucho de este tipo de políticas, a partir de la viralización de un folleto repartido por el municipio de Morón en un festival público con recomendaciones sobre cómo consumir marihuana, cocaína y drogas sintéticas.
  • Una política de reducción de riesgos y daños se puede definir como un conjunto de políticas programadas que apuntan a minimizar las consecuencias adversas que pueden tener el consumo de sustancias psicoactivas legales o ilegales a la salud de las personas y a la sociedad en sí misma.
  • Sin embargo, especialistas advierten que debe estar enmarcada en una política de promoción de hábitos saludables y de prevención. Las experiencias de Portugal, Canadá y Suiza.

El lunes último por la tarde se viralizó la captura de un folleto repartido en un festival público por el municipio de Morón, que contiene recomendaciones sobre cómo consumir marihuana, cocaína y drogas sintéticas.

A partir de su viralización, rápidamente se generó una polémica en las redes sociales, por quienes cuestionaron el contenido y el uso del folleto. Oficialmente, el municipio justificó la pieza en el marco de un Programa de Reducción de Riesgos y Daños “asociados al consumo de sustancias psicoactivas legales e ilegales, que lleva adelante la comuna” y que fue aprobado por unanimidad en el Concejo Deliberante municipal.

No es la primera vez que se escucha este término en los últimos meses. Pero, ¿qué es una política de reducción de daños asociado al consumo problemático y en qué países se aplicó? Te lo contamos en esta nota.

Qué es una política de reducción de daños

El concepto de reducción de daños “se puede definir como un conjunto de políticas programadas que apuntan a minimizar las consecuencias adversas que pueden tener el consumo de sustancias psicoactivas legales o ilegales y que pueden ocasionar un daño muy importante a la salud de las personas y a la sociedad en sí misma”, señaló en esta nota Aldo Saracco, médico toxicólogo, miembro del Comité Científico de la Asociación Toxicológica Argentina (ATA) y miembro de la Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental.

En el caso de los consumos problemáticos, en la Argentina, la Ley 26.934 del “Plan Integral para el abordaje de los consumos problemáticos”, sancionada en 2014, establece que “se entiende por reducción de daños a aquellas acciones que promuevan la reducción de riesgos para la salud individual y colectiva y que tengan por objeto mejorar la calidad de vida de los sujetos que padecen consumos problemáticos, disminuir la incidencia de enfermedades transmisibles y prevenir todo otro daño asociado, incluyendo muertes por sobredosis y accidentes”.

“La política de reducción de riesgo y daños es indispensable y es el camino a seguir porque uno acepta que hay personas que eligen el consumo de sustancias y uno tiene que intentar que esas personas no tengan consecuencias graves”, señaló a Chequeado Carlos Damin, jefe del Servicio de Toxicología del Hospital Fernández.

Marcelo Bergman, director del Centro de Estudios Latinoamericano sobre Inseguridad y Violencia (CELIV) de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, ejemplificó el caso con el consumo de alcohol o el tabaco: “A nadie se le ocurre hoy prohibir el alcohol o el tabaco, sino que se presentan una serie de medidas que reduzcan los daños que el alcohol puede introducir. Se reconoce la imposibilidad de erradicarlo. No se trata de legalizar las drogas sino de adoptar políticas para contener o reducir el daño que producen”.

Según datos del estudio nacional sobre consumo de sustancias psicoactivas realizado por la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Argentina (ex Sedronar) en 2017 (último disponible), el 17,4% de la población entre 12 y 65 años dijo haber consumido marihuana alguna vez en su vida; el 5,3%, cocaína; el 0,5%, pasta base y/o paco; mientras que el 51,3% de ese grupo dijo haber fumado tabaco, y el 81%, tomado alcohol.

El enfoque de reducción de riesgos y daños no está centrado en lo punitivo ni en la criminalización y se opone a un modelo prohibicionista, que sostiene que las drogas son perjudiciales para la salud, adictivas y que, por ende, su consumo debe ser prohibido.

“La mayoría de la gente adhiere a políticas prohibicionistas -con razón, porque las drogas hacen mal-, pero hay poca predisposición a pensar instrumentos alternativos aceptando que las drogas existen. La prohibición estricta no resuelve el problema. Hace 40 años que tenemos drogas circulando por los mercados y las políticas no solucionaron el problema. Ni aquí, ni en Europa, ni en Estados Unidos”, sumó Bergman.

Jorgelina Di lorio, psicóloga especialista del grupo de Capacitación e Intervención de la Asociación Civil Intercambios -que se especializa en temas de drogas-, destacó en diálogo con este medio que se trata de una política de salud pública “aprobada hace más de 30 años en el mundo y que incluso aparece como estrategia recomendada por Naciones Unidas para la implementación de políticas de salud para casi todos los países del mundo”.

“La reducción de daños se ha convertido, innecesariamente, en un tema controvertido. No hay contradicción entre prevención, tratamiento y estrategias de reducción de daños. Son complementarios. Las estrategias de reducción de daños son componentes esenciales de cualquier programa de tratamiento moderno”, señaló en un documento la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés).

Hacia una política integral de drogas

Los expertos consultados por Chequeado coincidieron en que la política de reducción de daños debe estar acompañada por un grupo de políticas integrales.

“Estos anuncios tienen que ver con la política de reducción de daños, van dentro de una política integral de la prevención del consumo de sustancias psicoactivas, que si se hacen en forma aislada y no coordinada, no buscan el impacto deseado”, explicó Saracco.

“La política de reducción de daños, que tuvo su origen en el norte de Europa en los años 80, tiene que ir asociada a una política integral de drogas, que empieza por lo más básico, que es crear y generar información suficiente para tener idea de esto que es la percepción de riesgo”, agregó el especialista.

“Por supuesto, esto tiene que estar enmarcado en una política de promoción de hábitos saludables y de prevención; no se puede hacer una cosa aislada de la otra. Yo tengo que intentar por todos los medios de que la gente no consuma sustancias, si no logro evitarlo lo que tengo que hacer es evitar que se dañe, y en última instancia evitar que se muera”, coincidió Damin.

En qué países se aplicó esta política

En algunos lugares se aplicaron las políticas de reducción de daños en personas adictas a la heroína como Suiza, donde se redujo de manera notable el número de personas que consumían drogas en la calle, disminuyeron a la mitad las muertes por sobredosis y las infecciones por VIH/SIDA y hepatitis, y se retrasó el inicio del consumo de heroína y la delincuencia relacionada con la adquisición de la droga.

Portugal despenalizó el consumo de sustancias ilícitas en el 2000. Según datos brindados en Un libro sobre drogas, el libro publicado por el medio El Gato y la Caja en 2017, en dicho país se redujo el consumo de todas las sustancias psicoactivas en adolescentes; disminuyeron a la mitad los gastos asociados a procesos judiciales y encarcelamiento, pudiendo ser utilizados para otros fines; aumentó en un 60% el número de personas que acudieron voluntariamente a un tratamiento por uso problemático de sustancias, especialmente consumidores de heroína inyectable; y se redujo la incidencia de VIH/SIDA y las muertes por sobredosis.

En Canadá, las autoridades de sanidad de la ciudad de Ottawa instalaron dispensadores automáticos de jeringas y agujas en un intento por evitar la propagación de enfermedades como la Hepatitis C y el VIH/SIDA.

Más cerca de la frontera argentina, Di Lorio destacó a Uruguay como otro caso de implementación de políticas de reducción de daños, ya que allí fue sancionada la Ley N° 19.172, con los objetivos de promover y proponer acciones tendientes a reducir los riesgos y daños asociados al uso problemático de la marihuana y fiscalizar el cumplimiento de dicha ley.

 

El Podcast de Chequeado es un programa diario donde contamos historias con datos. Podés suscribirte en SpotifyApple Podcasts o Google Podcasts.

Temas

Comentarios

  • Jorge30 de abril de 2022 a las 8:25 amEs muy buena la nota, solo faltó comentar que en Argentina no hay un plan integral para concientizar a la población sobre las drogas...
  • Juan Cruz Piñero30 de abril de 2022 a las 9:08 amEste párrafo está mejorable: "El enfoque de reducción de riesgos y daños no está centrado en lo punitivo ni en la criminalización y se opone a un modelo prohibicionista, que sostiene que las drogas son perjudiciales para la salud, adictivas y que, por ende, su consumo debe ser prohibido." El enfoque de reducción de riesgos no deja de sostener que el consumo de drogas es perjudicial para la salud y adictivo. Lo que cuestiona es como lidiar con ese riesgo, planteando que el prohibiciones no fracasó. Me parece fundamental remarcar que NO se ve en el folleto ninguna recomendación más que "probá de a poco a ver cómo reacciona tu cuerpo". Eso NO es reducción de riesgos. En cualquier portal de asociaciones que defienden este paradigma, hay recomendaciones concretas, por ejemplo: - No compartir elementos como pipas, tucas, lo que sea que se meten en la nariz que pueda causar microcortes, porque ahí tenés riesgo de transmisión de enfermedades como VIH. - Tener bien planificado cuanto vas a consumir, para reducir riesgo de sobredosis. (No "de a poco a ver cómo reacciona tu cuerpo) - No mezclar distintas drogas (incluído alcohol) dado que hay interacciones peligrosas y con poca información que pueden bajar mucho la tolerancia y desencadenar sobredosis, además de reducir la atención a controles. - Dado que muchas drogas tienen efectos deshinibitorios, y se reducen capacidades de negociación, si vas a consumir, lleva con vos preservativos.
  • Ruben30 de abril de 2022 a las 3:34 pmNo es control de daños. Solo estan promoviendo el consumo. A no confundir.
  • Marcelo Benitez5 de mayo de 2022 a las 11:02 amPor donde lo mires es una ignorancia total lo que resultó de este folleto! desde la aprobación de los representantes hasta la difusión del mismo, Solo pensar que en esta plaza donde se distribuyó lea este folleto un niño o niña, es una invitación a drogarse! no hace falta ser un doctorado en prevención de adicciones para darse cuenta! está muy mal implementado, si quieren reducir los daños que se enfoquen en los que están en las adicciones no a la población en general! Opino.
  • Marcela Adriana Luciarte13 de noviembre de 2022 a las 3:08 pmQue parte no entienden que noooo existe red ilusión de riesgo? Los adictos consumimose y cada uno tendrá su problemática que lo lleva a recurrir a drogas o alcohol, lo importante es trabajar sobre su zona de placer que fue abordada por sustancias que lo hacen evadir, y que logremos reemplazarlo por otras cosas saludables que en la zona frontal de nuestro cerebro... Donde ubicamos el placer con algo que nos llene.... Que nos permita controlar el impulso. Deporte, trabajo, paseos Una actividad que nos llene ese puto agujero que llenabamos con sustancias. La zona cerebral del placer siempre nos remitirá a lo que conocemos. Debemos sólo desalojarla y buscar algo que se ubique en ese lugar. Y si no podes, busca alguna a actividad que te provoque adrenalina y por ahí va el no seguir consumiendo.

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *