SIDA: verificaciones a mitos sobre la enfermedad - Chequeado Skip to content
Esta nota tiene más de un año

SIDA: verificaciones a mitos sobre la enfermedad

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • Se estima que en la Argentina 136 mil personas viven con VIH y un 17% de ellas lo desconoce.
  • En nuestro país se notifican en promedio 4800 casos de VIH por año, y más de un 30% de ellos se diagnostican en una etapa avanzada.
  • Desmitificamos versiones sobre la transmisión del VIH, los grupos de riesgo y la cura (que no existe).

Como todos los años desde 1998, el 1° de diciembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el SIDA. En la Argentina se estima que 136 mil personas viven con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), aunque un 17% de ellas lo desconoce, según señala el último informe del Ministerio de Salud de la Nación.

En promedio se notifican 4800 casos de VIH por año y más de un 30% de los casos se diagnostican en una etapa avanzada de la infección, de acuerdo con los últimos datos oficiales.

Aunque el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), la enfermedad provocada por el VIH, es conocida hace años, todavía circulan desinformaciones sobre él. A continuación compartimos algunas verificaciones sobre los principales mitos:

El VIH no siempre se transmite de madre a hijo

La transmisión del VIH entre la madre y su hijo se conoce como “transmisión vertical” y los expertos señalan que puede ser prevenida.

De acuerdo con los últimos datos oficiales disponibles, de cada 100 bebés que nacieron en 2017 de gestantes con VIH 4,6 fueron positivos/as.

En 2001, la Ley 25.543 estableció “la obligatoriedad del ofrecimiento del test diagnóstico del virus de inmunodeficiencia humana a toda mujer embarazada como parte del cuidado prenatal normal”. De esta manera, se puede comenzar el tratamiento de prevención en forma temprana.

“Si la mujer es identificada como VIH positiva, se le da tratamiento, lo que permite prevenir la transmisión”, explicó Pedro Cahn, presidente de la Fundación Huésped, en esta nota.

No todas las trabajadoras sexuales tienen VIH pero son una población de riesgo

Las trabajadoras sexuales son relacionadas habitualmente con el virus, pero 2 informes sobre la transmisión del VIH muestran que, entre ellas, el virus afecta a alrededor del 2%. Si se considera el universo general de trabajadores sexuales, que incluye a hombres y personas trans, la tasa es más elevada: 5,3% (los informes se pueden ver aquí y aquí).

En ambos casos representan un porcentaje mayor al de la población en su conjunto, de alrededor de 0,3%. Como explicó Cahn en esta nota, “las trabajadoras sexuales tienen un riesgo acentuado por ser una población vulnerable en este sentido”.

De acuerdo con la investigación “Saberes y estrategias de las mujeres trabajadoras sexuales ante el VIH/SIDA y otras ITS”, realizado por investigadoras para el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, el 93% dijo usar siempre preservativo y “sólo el 0,2% nunca”, sobre una muestra de 440 personas.

Sin embargo, también se da cuenta de un proceso de negociación para el uso del mismo, que presenta ciertas dificultades. “Las encuestadas dicen que cuando no lo usan, los principales motivos son que el cliente se opone (2,7%), que es un cliente fijo (2,2%), que ofrece pagar más (1,4%) y que cree(n) que el cliente no tiene VIH, porque se ve sano (1,2%)”.

En toda la población, más del 98% de las infecciones de VIH se producen por relaciones sexuales sin protección, de acuerdo con el último informe oficial.

En la mayoría de los casos, el VIH no se transmite por beso

Como explicó el sitio de fact checking español Maldita, sólo se puede contraer VIH a través de ciertos líquidos corporales: “La sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna de una persona que tiene el VIH”.

Para una infección “estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas que se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca” o también pueden ingresar por “tejidos lesionados de la otra persona o inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa)”, agrega Maldita.

¿Cómo sí se podría transmitir? Si las 2 personas tienen alguna herida en la boca o encías sangrantes, y la sangre de la persona VIH positiva entra al torrente sanguíneo de la persona sin VIH.

Ni la saliva, “ni el contacto casual, la convivencia o compartir un lugar de trabajo con personas con SIDA” son un factor de riesgo para contraer el VIH, como señaló Maldita.

No existe una cura para el SIDA

Circulan por redes sociales publicaciones que señalan que la ozonoterapia y un blanqueador industrial llamado MMS pueden curar el SIDA, pero esto es falso. No existe una cura para la infección por VIH, según indica la Organización Mundial de la Salud.

A pesar de ello, los estudios científicos han avanzado mucho en los últimos años. “La terapia antirretroviral ha conseguido reducir la mortalidad del SIDA y la ha convertido en una enfermedad crónica. También existen medicamentos antirretrovirales que, después de una posible exposición al VIH, previenen la infección pero no son 100% eficaces. La profilaxis preexposición reduce la probabilidades de infectarse mediante la toma continuada de medicamentos. Este tratamiento preventivo se recomienda para personas en muy alto riesgo de contraer el VIH a través de relaciones sexuales o del consumo de drogas inyectables”, explica Maldita.

 

Chequeado publicó en 2012 la nota original con la desmentida de los mitos sobre el SIDA y allí contó con la colaboración de la Fundación Huésped.

Temas

Comentarios

  • gustavo woltmann3 de diciembre de 2020 a las 7:37 pmEl hiv siempre fue muy discriminada porque se la asociaba a la comunidad homesexual y drogadictos. Gustavo Woltmann

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *