Chequeado

“Hay villas porque no hay suficientes programas de construcción de viviendas”

21 Octubre, 2014 | Tiempo de lectura: 2 minutos


Si bien los programas de construcción no alcanzan para cubrir el déficit habitacional del país, esto no explica necesariamente la existencia de las villas, que también se vinculan con cuestiones como el acceso a la tierra. La construcción de viviendas, advierten los expertos, es sólo una de las posibles estrategias para solucionar la falta de viviendas en el país.

ADEMÁS...
> El área metropolitana

Aunque la construcción de viviendas es un factor que incide, la existencia de villas está más relacionada con cuestiones de falta de acceso a la tierra y a otros mecanismos del mercado inmobiliario, como el crédito.

El Consenso Nacional para un Hábitat Digno, elaborado por el espacio multisectorial Habitar Argentina, destaca que “el hábitat digno implica el acceso universal a la tierra, la vivienda y a las infraestructuras básicas y los equipamientos sociales, los servicios y los espacios de trabajo y producción”. Por esto, señalan que “las políticas habitacionales en la Argentina se han enfocado en la provisión de unidades de viviendas”, mientras existen otras cuestiones como reducir la especulación en el mercado inmobiliario o regular los alquileres.

“Existen muchos hogares que podrían obtener viviendas si tuvieran acceso al crédito, con distintos niveles de bonos (o subsidios) de acuerdo con sus ingresos y capacidad de pago. Hay que resolver las restricciones de entrada que afectan al grupo de hogares que obtienen sus ingresos en el mercado laboral informal (el primer y el segundo quintil)”, explicó Cynthia Goytia, directora de la Maestría de Economía Urbana de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) y del Centro de Investigación en Política Urbana y Vivienda (CIPUV).

Un informe del Centro de Investigación y Gestión de la Economía Solidaria (CIGES) establece además que al cruzar los datos del sector de construcción y viviendas se ve que al déficit en construcción se suma el problema de acceso a la vivienda. “Por lo tanto, es necesario replantear para quién se construye”, propone el documento.

Desde 2006, se construyeron en todo el país 406.506 viviendas a través de los planes federales, como el  Plan Federal de Construcción de Viviendas (PFCV) y el Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI), según los últimos datos oficiales. El gobierno de Néstor Kirchner lanzó en 2004 el PFCV para complementar el trabajo del FONAVI, aunque a diferencia de éste, el PFCV no posee una ley que determine la distribución de los fondos, que se se reparten discrecionalmente entre las provincias.

El déficit habitacional según el último Censo 2010, sin embargo, fue de 1,3 millones de viviendas aproximadamente, que incluye a las viviendas cohabitadas (viviendas que comparten más de una familia) y aquellas que son irrecuperables porque fueron realizadas de forma tan precaria que es necesario reemplazarlas por nuevas.

Goytia afirmó que para revertir el déficit habitacional, tanto cualitativo como cuantitativo, “hay que ampliar la oferta de programas, en especial aquellos destinados a atender a los hogares de los dos quintiles más pobres, para que incluyan no solo vivienda nueva, sino también mejoramiento y alquiler social”.

En este sentido, una de las estrategias para resolver la situación habitacional por parte del Estado no está dirigida a la construcción de nuevas viviendas, sino a la reparación y recuperación de las viviendas ya existentes.

Los hogares que habitaban en el país en viviendas no aptas pero recuperables suman cerca de 1.670.000 lo cual representa aproximadamente un 40% del déficit total”, señaló Eduardo Reese, arquitecto especializado en planeamiento urbano del Instituto del Conurbano de la Universidad General Sarmiento. Y agregó: “Si se abordara efectivamente con mayor amplitud la mejora y/o ampliación de este universo de viviendas, el déficit se reduciría en una importante proporción”. Desde 2003 se terminaron 380.652 mejoramientos o refacciones en casas ya construídas, tanto por el PFCV como por el FONAVI.

Temas

6 Respuestas

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué son los edulcorantes? La recomendación nutricional, como siempre, es leer atentamente las etiquetas, informarse sobre los diferentes edulcorantes (en el amplio sentido de la palabra) e intentar administrar moderadamente su ingesta para no exceder los límites recomendados.

Mitos & Engaños

Es falso que la obesidad y el sobrepeso solo se deben a la alimentación Esta epidemia no está relacionada únicamente con comportamientos y voluntades individuales sino que influyen factores genéticos y ambientales, el desarrollo social y económico y las políticas en materia de agricultura, educación, medio ambiente, y elaboración, distribución y comercialización de los alimentos.