Cambio Climático: las principales narrativas desinformantes Skip to content

Cambio climático: cuáles son las principales narrativas desinformantes

Si tenés sólo unos segundos, leé estas lineas
  • Son impulsadas tanto por usuarios poco conocidos en redes sociales como por figuras públicas de peso.
  • Este tipo de comunicaciones toman distintas estrategias. En algunos casos niegan totalmente la existencia del cambio, y en otros la aceptan pero consideran que el cambio climático es algo “natural” y no producto de la actividad humana.
  • La negación del calentamiento global y sus consecuencias influye en las capacidades actuales y futuras de tomar medidas para atenderlo. Cuáles son las nuevas narrativas desinformantes.

De la misma manera en que existen desinformaciones políticas, sobre vacunas y otros temas relacionados con la salud, también se difunde ampliamente información errónea sobre el cambio climático.

Los argumentos varían: en algunos casos se niega totalmente que exista tal cambio; otros aceptan que hay una variación pero no se lo atribuyen a la actividad humana. También se registran argumentos que niegan la relación entre el cambio climático y eventos extremos como la mayor frecuencia de olas de calor o las sequías más prolongadas.

Al mismo tiempo, estas mismas narrativas desinformantes son impulsadas tanto por usuarios poco conocidos en redes sociales como figuras públicas de peso y funcionarios electos.

A continuación, más información para entender mejor esta problemática y sus posibles impactos.

Los escépticos del cambio climático

Las desinformaciones que niegan el cambio climático desconocen la evidencia científica amplia y robusta que lo respalda; y/o buscan señalar supuestas inexactitudes en los datos.

Por ejemplo, en campaña, en 2021, el actual diputado nacional Javier Milei (La Libertad Avanza) aseguró que “la temperatura del planeta está en el nivel mínimo”, negando de esta manera el calentamiento global.

Consultado por Chequeado, el economista compartió un gráfico que forma parte de un estudio realizado en Groenlandia. Es decir que extrapoló datos de un solo lugar geográfico a todo el planeta. Además, como la visualización busca graficar 15 mil años de historia, la escala no permitiría mostrar los cambios en los últimos siglos (se ven muy chicos y no se pueden observar las modificaciones), aún si se hiciera correctamente.

Milei no es la única personalidad pública que acusa a los científicos que investigan estos temas de tener una agenda oculta. Tanto él como el creador de The Weather Channel John Coleman consideran que la evidencia científica del cambio climático es “una mentira del socialismo”.

Los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) son una de la evidencia más sólida en la materia porque recopilan y evalúan la investigación científica sobre este fenómeno a nivel mundial. 

“La temperatura de la superficie global ha aumentado más rápidamente desde 1970 que en cualquier otro período de 50 años durante al menos los últimos 2 mil años”, señala un documento publicado por el grupo en 2021.

Además, los investigadores de todo el mundo incluyendo la Argentina advirtieron que “es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra” y que “cada una de las últimas 4 décadas ha sido sucesivamente más cálida que cualquier década que la precedió desde 1850”.

La vinculación con la actividad humana

Este medio también identificó y verificó desinformaciones que niegan que la actividad humana influya en el cambio climático. Este tipo de mensajes aseguran que, como en otros momentos de la historia del planeta, hubo periodos de mayor calentamiento. 

En una línea similar a la mencionada previamente, en las últimas horas la presidenta de la Comunidad de Madrid (España) Isabel Díaz Ayuso aseguró en un debate en el parlamento local: “Siempre ha habido ciclos. Tendremos que poner medidas para paliarlo, pero no pueden seguir contra la evidencia científica única y exclusivamente porque siempre tienen ustedes detrás en su cabeza que se llama comunismo [sic]”.

La evidencia científica muestra que esto no es así. Las emisiones humanas de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero son los factores dominantes que han impulsado el calentamiento desde la era industrial (ver acá y acá).

“El cambio climático inducido por el hombre ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo”, señaló el informe del IPCC de 2021 y agregó:  “evidencia de cambios observados en extremos como olas de calor, fuertes precipitaciones, sequías y ciclones tropicales y, en particular, su atribución a la influencia humana, se ha fortalecido [desde el informe anterior publicado en 2013]”.

El peligro de este tipo de discursos

Estas narrativas no se limitan a compartir información errónea. La negación del cambio climático también influye en las capacidades actuales y futuras de tomar medidas para atenderlo. 

Investigaciones académicas han observado una expansión de estas narrativas que niegan el cambio climático y el impacto discursivo que estas tienen. Como se explicó en esta nota, el objetivo es generar dudas para bloquear o retrasar la acción.

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (España) analizó los argumentos escépticos del cambio climático publicados en los medios impresos y digitales españoles entre 2015 y 2021. En su observación vincularon ese “negacionismo” a un “escepticismo prioritariamente ideológico, normalmente vinculado a la crítica del ecologismo y, sobre todo, de la izquierda y sus representantes políticos”. 

El trabajo también identifica una serie de nuevas narrativas que en lugar de negar categóricamente el cambio climático, adoptan discursos de desinformación más sutiles y complejos que pretenden retrasar las políticas necesarias para combatir el cambio climático. 

Afirman, por ejemplo, que no es urgente que tomemos medidas, que no debemos preocuparnos porque una futura tecnología milagrosa nos salvará a todos o que realmente no hay suficientes pruebas que justifiquen un gran gasto público para contrarrestarlo, como explica esta nota del sitio de fact-checking español Newtral. Otra estrategia es redirigir la responsabilidad poniendo el foco únicamente en las acciones individuales como reciclar.

“Este tipo de discursos influyen mucho en la gente porque parecen razonables”, explicó a Newtral William F. Lamb, del Instituto de Investigación Mercator sobre Bienes Comunes Globales y Cambio Climático de Berlín (Alemania). Y agregó: “Lo que más me preocupa es que estos discursos desorientan el debate y acaban desalentando las acciones climáticas realmente ambiciosas”. Para Lamb, es esencial difundir cómo operan estos discursos.

En este sentido, Chequeado junto con Unesco ha trabajado recientemente en una guía para cubrir las noticias sobre cambio climático sin promover la desinformación. En ella se abordan ejemplos y herramientas útiles para abordar la crisis climática con un enfoque transversal y sin caer en los riesgos de la desinformación.

Temas

Comentarios

  • Patricia15 de noviembre de 2022 a las 3:47 pmExcelente información muchas gracias!!! Soy estudiante .y descubrí el sitio ,me parece genial la metodología que utilizan.
  • Ana Maria Liliana Rodriguez de Ruiz15 de noviembre de 2022 a las 6:35 pmMuchas gracias por esta nota aclaratoria
  • Franklin Adler16 de noviembre de 2022 a las 10:32 amEl problema que surge al querer adoptar una actitud frente al tema, es que, siendo de una complejidad mayúscula aún para gente con formación científica, se termina en un acto de fe: "a quien le creo?",
  • AH26 de noviembre de 2022 a las 1:01 am14/88

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *