Cuánto tiempo se destina al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado y cómo impactan - Chequeado Skip to content

Cuánto tiempo se destina al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado y cómo impactan

Si tenés sólo unos segundos, leé estas líneas:
  • El 84% de las personas en Argentina realizan trabajo no remunerado, como la limpieza del hogar y el cuidado de sus integrantes. En promedio, se le destina a estas actividades más de 5 horas diarias, de acuerdo con la última Encuesta de uso del tiempo del INDEC.
  • El porcentaje de mujeres que realizan estas tareas es mayor al de los varones y también superan ampliamente el tiempo que les destinan.
  • El trabajo doméstico y de cuidado que se realiza dentro del hogar tiene un amplio impacto en la economía en general y tradicionalmente no fue medido. 

En promedio, en la Argentina el 83,8% de las personas realizan trabajo no remunerado, es decir “actividades productivas de los hogares para sus propios miembros”, como la limpieza del hogar, y el cuidado y la alimentación de todos los integrantes, por las que no reciben ningún pago. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo 2021 del INDEC -cuyos resultados definitivos se dieron a conocer esta semana-, en promedio estas personas dedican 5:18 horas diarias en estas actividades que también incluyen el apoyo para otros hogares, para la comunidad o el trabajo voluntario.

Es importante destacar que este promedio esconde algunas diferencias en la cantidad de personas que realizan este tipo de trabajo y la cantidad de horas que le destinan. El 92% de las mujeres realizan trabajo no remunerado, frente al 75% de los hombres. 

Además, no solamente son más las mujeres que realizan estas tareas sino que también es mayor el tiempo que les dedican: 6 horas y media frente a 3:40 hs. de los hombres.

Dentro del concepto de trabajo no remunerado se encuentra el cuidado de niños, personas con discapacidad y adultos mayores. El 31% de las mujeres realizan este tipo de trabajo sin contraprestación económica y le dedican más de 6 horas. Por su parte, el 20% de los hombres cuida y, entre los que sí lo hacen, dedican 3:30 horas de su tiempo.

Por su parte, el 90% de las mujeres realizan trabajo doméstico no remunerado, y le dedican 4 horas por día; mientras que el 69% de los hombres lo hace, y le destina 2:38 horas diarias. Entre las actividades incluídas en el trabajo doméstico se incluye preparar y servir comida; y limpiar la casa en la que viven las personas consultadas. 

Mientras el 64% de las mujeres se ocupa de las tareas de alimentación, solo el 25% de los varones lo hace. Por su parte, mientras el 77% de las mujeres se ocupa diariamente de la higiene de la vivienda, solo el 45% de los hombres destina tiempo a esto.

El impacto del trabajo no remunerado

Este tiempo dedicado a tareas muy necesarias pero que no reciben un pago influye en la capacidad que tienen las mujeres en realizar otras actividades, como estudiar, tener una ocupación o hobbies. 

“La distribución del cuidado le da ventajas a los varones. Si hay alguien en su casa haciendo más trabajo doméstico y de cuidado, el hombre tiene la disponibilidad, por ejemplo, para estar más presente en la empresa, más disponible para asumir nuevos riesgos y también más tiempo para el ocio”, explicó en esta nota la economista Lucía Cirmi Obón, actualmente subsecretaria de Políticas de Igualdad en el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación.

Por su parte, Natalia Gherardi, directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), agregó: “Cuando las mujeres que están insertas en el mercado laboral tienen hijos experimentan de forma muy concreta las tensiones en el uso de su tiempo, de maneras que los varones no hacen. Comienzan a repartir su día entre el trabajo remunerado y una mayor demanda del trabajo no remunerado. Pero, además, las mujeres asumen mucho más que los hombres la carga mental de la gestión del cuidado. Más allá del cuidado directo que ellas garantizan, también gestionan el cuidado que delegan en otras personas y eso muchas veces se superpone con las responsabilidades laborales que ya tiene”.

Además, estas actividades que no son remuneradas aportan gran valor a la economía en general, algo que tradicionalmente no fue registrado. En la Argentina, la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género que depende del Ministerio de Economía de la Nación estimó que el aporte del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado al Producto Bruto Interno es del 15,9%, cuando sectores como la Industria y el Comercio son responsables por el 15,7% y el 15,5%, respectivamente.

Las diferencias según la edad y el nivel educativo

El informe oficial publicado en los últimos días  también hace un análisis del trabajo no remunerado que llevan adelante distintos grupos etarios. En ese aspecto, se puede observar que la cantidad de horas dedicadas al trabajo doméstico va de menos a más a medida que aumenta la edad, tanto de mujeres como de varones.

Mientras tanto, en relación al trabajo de cuidado, para las mujeres, los periodos de mayor dedicación a esta actividad son entre los 14 y 19 años (6.22 horas) y a partir de los 65 años (6:38 hs). En el caso de los varones, ellos dedican 3:50 horas entre los 14 y 19 años, y esta ocupación va descendiendo ligeramente a medida que envejecen.

El estudio también analiza el “clima educativo” del hogar, un indicador que mide el promedio de años de educación alcanzado entre los miembros del hogar que tienen 18 años o más. 

En ese aspecto, el informe señala que “la participación de las mujeres [en el trabajo no remunerado] tiende a disminuir a mayor clima educativo del hogar, mientras que las de sus pares varones varía en sentido inverso: los de clima educativo bajo tienen una tasa de participación en actividades no remuneradas del 72,3%, mientras que aquellos en hogares con alto clima educativo alcanzan el 82,9%”.

“Cuando se analiza por cantidad de horas, la carga de las mujeres disminuye a mayor clima educativo del hogar, mientras que la dedicación de los varones se mantiene constante, con excepción de aquellos que integran hogares con clima educativo muy alto. De esta manera, la mayor brecha de participación en este tipo de tareas se registra en los hogares con clima bajo, donde las mujeres trabajan 3:34 horas más que sus pares varones”, concluyó el INDEC. 

Temas

Comentarios

Valoramos mucho la opinión de nuestra comunidad de lectores y siempre estamos a favor del debate y del intercambio. Por eso es importante para nosotros generar un espacio de respeto y cuidado, por lo que por favor tené en cuenta que no publicaremos comentarios con insultos, agresiones o mensajes de odio, desinformaciones que pudieran resultar peligrosas para otros, información personal, o promoción o venta de productos.

Muchas gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *