Chequeado

Tres puntos para entender las nuevas pruebas de calidad educativa

Min. Educación y Deportes

18 Octubre, 2016 | Tiempo de lectura: 3 minutos
18 Octubre, 2016 | Tiempo de lectura: 3 minutos
Hoy y mañana se llevará adelante el operativo Aprender para evaluar los conocimientos de más de un millón de alumnos. ¿De qué se trata, qué cambió con respecto a las pruebas anteriores y cuál es la controversia al respecto?

El Consejo Federal de Educación aprobó en mayo de 2016 la implementación de un “Sistema de Evaluación Nacional de la Calidad y Equidad Educativa”. El programa de pruebas, denominado Aprender, se desarrollará entre hoy y mañana y abarcará a 1.400.000 alumnos. A continuación, tres claves sobre el tema:

En qué consiste

El Aprender es un operativo de evaluación de la calidad educativa que reemplaza a los Operativos Nacionales de Evaluación (ONE’s) y que “se realizará con carácter anual en todo el país”. Los ONE’s, en cambio, habían sido anuales hasta la crisis de 2001, bianuales entre 2003 y 2007, y en el último tiempo se hacían cada tres años.

Las pruebas son obligatorias y abarcarán a los alumnos de tercer y sexto grado de la primaria (8 y 12 años), y de segundo/tercero y quinto/sexto de la secundaria dependiendo de cada jurisdicción. En los primeros tres casos, se evaluará el desempeño en Lengua y Matemática, mientras que para los estudiantes próximos a egresar se suman las áreas de Ciencias Sociales y Naturales.

Además, se medirán distintas condiciones de aprendizaje, tales como la trayectoria escolar, el uso de nuevas tecnologías, el clima y las percepciones de aprendizaje, y el contexto, tanto de los estudiantes como de la escuela, entre otros.

La cobertura tiene carácter censal en los alumnos de sexto grado de la primaria y quinto/sexto año de secundaria, es decir, incluye a todos los estudiantes. En cambio, en el caso de tercer grado de primaria y segundo/tercero de secundaria la evaluación se realizará sólo sobre una muestra de alumnos. También participarán algunos docentes y directivos en calidad de aplicadores y veedores.

La situación previa

En el último ONE 2013 se llegó a resultados en los que según el propio Ministerio de Educación de la Nación, frente al mismo operativo de 2010, “se observa una leve mejora en términos de menor porcentaje de estudiantes en el Nivel Bajo y mayor porcentaje en el Nivel Medio y/o Alto”.

Sin embargo, en un informe para el Proyecto Educar 2050, Alejandro Ganimian, doctor en Estudios de Análisis Cuantitativo de Política Educativa de la Universidad de Harvard, señaló que “de acuerdo a las pruebas nacionales, un alto porcentaje de alumnos de primaria y secundaria no alcanza niveles mínimos de aprendizaje. Estos hallazgos confirman lo documentado por las pruebas internacionales y regionales”. Hay diferencias importantes entre las regiones, donde el Norte presenta los peores resultados, algo que coincide con los datos de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) del Censo.

Más allá de esto, la gestión actual emitió un informe donde criticó varios aspectos de las pruebas anteriores al considerar que había irregularidades con los datos. Entre los aspectos criticados sobre la evaluación ONE 2013, se encuentran problemas de cobertura, ya que según el informe “se cuenta con menos resultados de las evaluaciones de los que se esperaba para alcanzar una representación fiel de la población”, al contar con escuelas y estudiantes no evaluados, así como alumnos con evaluaciones incompletas.

Otros problemas incluyen “desbalanceo de la muestra”, en el caso de jurisdicciones donde no se evaluaron escuelas privadas o rurales, y baja participación de los alumnos, ya que la evaluación no era obligatoria y duraba cuatro días, lo que incrementó el nivel de información incompleta e inasistencias.

La controversia

Varios sindicatos de docentes y centros de estudiantes plantearon críticas sobre la prueba actual. Por ejemplo, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) sostiene que “Aprender 2016 continúa con las limitaciones de los ONE anteriormente implementados, al sostener la creencia poco fundamentada de que es posible valorar el trabajo escolar a través de la medición de logros en solo cuatro áreas del currículum escolar, sin considerar otros campos de conocimiento, ni otros indicadores de logros y aprendizajes”.

Desde el Gobierno señalan que el objetivo es “relevar información oportuna y de calidad sobre los logros alcanzados y los desafíos pendientes del sistema educativo”. En este sentido, el ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich, sostuvo en una entrevista con Télam que algunos sectores “quieren promover un prejuicio, con el miedo que vamos a realizar rankings o que vamos a tomar datos, pero lo que queremos es tener información para tomar mejores decisiones”.

Realizar una apreciación justa sobre la situación de la educación es una tarea difícil, pero imprescindible”, consideró la magister en Educación de Harvard Ivana Zacarías en un artículo publicado en Bastión Digital, en el que agregó que “será clave el análisis y devolución que haga el Estado sobre las condiciones en las que suceden los aprendizajes, (…) Sabemos que el nivel socioeconómico es el mayor determinante de los resultados de aprendizaje y que, sobre ello, las escuelas poco pueden hacer. La pregunta del millón es qué hacen aquellas escuelas que, aún en condiciones adversas, tienen altos niveles de desempeño”.

Zacarías, también investigadora de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), concluyó: “Más allá de esto, la evaluación por sí misma no implica que se producirán mejoras. Para que una evaluación sea relevante, no sólo debe devolver información al sistema, sino que tiene que ir asociada a prácticas, proyectos y programas que aspiren a producir cambios”.

Temas

7 Respuestas

Jorge cejas 18 de Octubre de 2016 a las 4:04 pm

Por supuesto que conocer las características de la problemática educativa contribuye a un mejor abordaje de este pero si el análisis no es expeditivo se corre el riesgo de desvirtuar las mejoras por tardias

noelia soria 21 de Octubre de 2016 a las 8:27 am

Totalmente, las evaluaciones son necesarias, el problema son los criterios que se toman, no pude acceder a los exámenes completos y no estoy segura de la veracidad de algunas preguntas y respuestas que circulan en las redes, pero parecieran muchas bastantes tendenciosas y algunas rayan la invasión a la privacidad. Me pregunto si algún día se hará con seriedad algo en este país.

Silvana C 19 de Octubre de 2016 a las 9:50 am

Que importante que estas evaluaciones tengan como objetivo final mejorara nuestro sistema educativo dandole herramientas, apoyo y seguimiento a nuestros docentes!!!

MMMM 20 de Octubre de 2016 a las 12:02 pm

Me parece que si en alguna situación particular (por ejemplo una escuela rural en prov de Corrientes) se estableciera que un conocimiento específico ayuda a mejorar la calidad de vida de la población (en nuestro ejemplo sería importante que los chicos aprendan a pescar así no dependen de la dualidad entre asistencialismo o pasar hambre), sería importante medirlo.
Pero fuera de casos específicos como el ejemplo de arriba, es bueno que el Estado mida los resultados de la Educación, especialmente donde está poniendo plata. Estamos demasiado acostumbrados a que el Estado gaste y no sea consistente con los controles.

DANIEL BEDRAN 22 de Octubre de 2016 a las 9:40 am

respecto de los pobres resultados de las pruebas escolares – en especial en áreas con necesidades basicas insatisfechas – observo que casi no se menciona el importantísimo papel de los padres en la educacion de sus hijos, que se debiera destacar insistentemente y no cargar la responsabilidad de los resultados casi exclusivamente en la escuela, sin olvidar sus carencias

Pedro 23 de Octubre de 2016 a las 3:39 pm

Quisiera conocer las preguntas que se realizaRon a los alumnos

Carola 23 de Octubre de 2016 a las 9:39 pm

Siguiendo la idea de “para qué evaluamos” creo que sería más productivo evaluar cada dos o tres años y no en forma anual, lo cual significa muchísimo dinero que podría justamente invertirse en implementar las mejoras específicas según los datos que arroja la evaluación. Todo esto es puro márketing para decir que lo de antes no servía para nada. Si ya sabemos que las condiciones socioeconómicas son altamente determinantes, si ya sabemos que en las casas donde las mamás no tienen estudios los alumnos se ven afectados en su rendimiento, si ya sabemos para qué volver a evaluar, solo para poner el sello Cambiemos?? Dejen de gastar plata!!! Hagan algo productivo!!! Y por favor, no le pregunten más a Ganimian!! No tienen el número de la UBA?? Hay un centro de investigación en Educación en la Facultad de Filosofía y Letras. Por favor, consulten a los que saben!!!

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es falsa la carta de Lanata a Macri que se viralizó en redes sociales Circula por redes sociales y WhatsApp una carta pública dirigida al presidente de la Nación, Mauricio Macri, supuestamente firmada por el periodista Jorge Lanata. Sin embargo, Reverso pudo confirmar que esto es falso. En Facebook, la carta fue compartida más de 30 mil veces (ver acá, acá y acá). En Twitter, la cuenta @LanatoForever, que […]
Cómo saber si una foto es falsa Todos los días te podés cruzar con imágenes en redes sociales, WhatsApp y en distintos sitios web, y muchas de estas te pueden generar dudas: ¿está trucada? ¿es actual? ¿fue sacada de contexto?. A continuación, compartimos consejos para poder verificar si una foto es verdadera o no. Búsqueda inversa: el primer paso El primer paso […]