Chequeado

La tormenta de Santa Rosa

¡Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
30 Agosto, 2010 17:47 pm | Tiempo de lectura: 1 MINUTO
Atención! Este artículo tiene más de un año y puede contener datos desactualizados
30 Agosto, 2010 17:47 pm
| Tiempo de lectura: 1 MINUTO

A pesar de que en un siglo sólo se produjo en nueve oportunidades, la cultura popular la espera siempre en el mes de agosto. 

Como todos los fines de agosto, la gente espera la Tormenta de Santa Rosa como una inevitable visita anual. Sin embargo, las certezas sobre este célebre fenómeno meteorológico se hacen añicos al someterlo al rigor de la ciencia y la estadística.

Según un informe del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), en los últimos 104 años sólo en 9 oportunidades se produjo una tormenta el 30 de agosto. Sin embargo, el organismo señala que en “55 oportunidades (aproximadamente el 53% de los casos) se produjeron tormentas en los días próximos al del santoral de Santa Rosa de Lima, si bien no siempre estuvieron asociadas a precipitaciones intensas y/o abundantes”.

El informe también acota geográficamente el fenómeno: “Vale la pena aclarar que la llamada ‘Tormenta de Santa Rosa’ no se observa en todo el país. Excepto en el este y el centro del país, es difícil que se manifieste con actividad eléctrica. En el noroeste argentino, la extrema sequedad del aire en esta época del año hace muy poco probable la ocurrencia de actividad tormentosa”.

Temas

5 Respuestas

Diego E. 19 de Octubre de 2010 a las 10:39 am

En realidad, el secreto de la tormenta de Santa Rosa es su índice de variabilidad.

Como se trata de un fenómeno natural, no es lógico esperar que llegue puntualmente, con precisión de reloj suizo, cada 30 de agosto. Hay un margen de error.

Concretamente: puede llegar seis meses antes, o seis meses después.

jorge dumit 21 de Octubre de 2010 a las 11:03 pm

torments
Hola, tenemos que tener en cuenta el desfasaje horario que tiene la Argentina, la zona horaria, que deberian ser dos(este y oeste) es -4gtm segun acuerdo internacional de 1919. ahora bien, el este debe tener esa hora, el oeste -5gtm. los gobiernos de facto la redujeron a -3gtm, para peor muchos años en vez de atrazar la hora se la adelantaba. que alguien saque los calculos¿que dia realmente estamos?¿porque la tormenta de santa rosa siempre es entre el 10 y 20 de septiembre?¿se deberia hacer un ajuste mundial de los usos horarios? creo que esto ultimo con un buen reloj solar en el punto 0(gm)seria suficiente. gracias

Ariel 24 de Junio de 2011 a las 1:43 am

No se, pero de los 34 años que tengo, estuvo TODOS los años. Tal vez no el 30, tal vez uno o dos dias antes, o despues, pero +-3dias estuvo siempre.

Jose Tumlac 1 de Septiembre de 2011 a las 4:47 pm

Es claramente una conspiración de los gobiernos para ocultar el fenómeno de la tormenta de Santa Rosa. Lo vi en History Channel.
Con respecto al cambio de los usos horarios, creo que debido a las tormentas solares hay que posicionar el reloj solar en gmt-1.

Antonio Soto 10 de Septiembre de 2012 a las 4:48 am

El denominar con un nombre santo o mágico, a un fenómeno natural o alguna regularidad no humana, tiene el doble objetivo de naturalizar una creencia absurda y al mismo tiempo darle veracidad de que el hecho realmente ocurre, por mediación mágica o divina, reforzando la creencia religiosa. Ni una, ni la otra,tiene fundamento.

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es falso que la escoba se mantiene parada por la posición del eje de la Tierra El 18 de febrero último comenzó a circular (ver acá, acá, acá, acá, acá, acá, acá, acá, acá, acá) en Facebook la siguiente frase: “Según la Nasa hoy es el único día que la escoba se mantendrá parada por la posición del eje de la Tierra”. No es la primera vez que circula esta idea […]
¿Qué son los edulcorantes? La recomendación nutricional, como siempre, es leer atentamente las etiquetas, informarse sobre los diferentes edulcorantes (en el amplio sentido de la palabra) e intentar administrar moderadamente su ingesta para no exceder los límites recomendados.