Chequeado

Los aceites sin colesterol

01 Octubre, 2010 | Tiempo de lectura: 1 minuto


Pese a las aclaraciones en los envases, ningún aceite vegetal contiene colesterol, aunque pueden ser nocivos si se los utiliza mal.


Es habitual encontrar en los envases de los aceites vegetales, la leyenda “Libre de colesterol” o “0% de colesterol”. La etiqueta tiene su lógica, dado que los aceites vegetales, en efecto, no contienen colesterol. Pero es una aclaración engañosa: “Ningún alimento proveniente de vegetales contiene colesterol ni podría contenerlo –explicó a Chequeado.com el ingeniero en alimentos Hernán Abeles-. Sólo los alimentos de origen animal, cárnicos o lácticos, contienen colesterol. La aclaración que traen los envases de algunas marcas es engañosa –continuó el especialista-, dado que si tenemos en exhibición dos envases de aceite vegetal y uno contiene dicha aclaración, podría dar lugar a creer que el otro sí contiene colesterol y es más dañino”.
Parte de la confusión se relaciona con que los aceites son sustancias grasas, al igual que el colesterol. Pero si bien el colesterol es una grasa, no todas las grasas son colesterol.
El ingeniero Abeles agrega que “uno de los problemas es que el código alimentario no especifica qué aclaraciones pueden hacerse en los envases. En este caso, el engaño está dado porque el que trae la aclaración termina dando la impresión de ser más sano que uno que no la trae”.

El colesterol tiene muy mala prensa por su relación con la enorme prevalencia de trastornos cardiovasculares que se da en las sociedades modernas y que, de hecho, constituyen la principal causa de muerte en el mundo desarrollado. La mala fama tiene que ver, concretamente, con que el colesterol forma parte de las placas que tapan las arterias. Sin embargo, se trata de una molécula esencial para la vida, presente, por ejemplo, en las membranas celulares y en hormonas sexuales. Lo que es nocivo no es el colesterol, sino el exceso de una molécula que transporta el colesterol por el torrente sanguíneo, llamada lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), conocida popularmente como “colesterol malo”.

Los aceites vegetales son beneficiosos para el control del “colesterol malo”, dado que poseen grasas insaturadas, que ayudan a reducir la concentración de esta sustancia. Pero cuando se los cocina o se los mezcla, resultan perjudiciales para el control del colesterol, aún sin contener específicamente esta molécula.

Temas

6 Respuestas

Jorge Schussheim 10 de Octubre de 2010 a las 1:41 pm

Colesterol
El Ing. Abeles se equivoca. Ningún alimento, vegetal o animal, contiene colesterol, que es una substancia fabricada por el hígado. Lo que si contienen son diferentes ácidos grasos, que pueden dividirse en tres grandes grupos: los monoinsaturados, los poliinsaturados y los saturados. Son estos últimos los responsables de que el organismo fabrique más colesterol, sobre todo el LDL, que es el causante de ateromas arteriales.
Pero no sólo se encuentran en alimentos animales (la grasa de cerdo es la que más ácidos grasos saturados posee, mientras que la de pato y especialmente la de ganso, contienen una alta proporción de monoinsaturados, excelentes para la salud) sino también en grasas vegetales, como el aceite de palma o el de coco.

Germán 17 de Febrero de 2016 a las 12:43 am

¿Eh? Todas las membranas celulares de animales contienen colesterol, por lo que viene en casi cualquier alimento de origen animal.

Pepe 22 de Octubre de 2010 a las 4:57 pm

Gracias Jorge. Muy ilustrativo tu comentario.

Sólo queda por aclarar si el pastrom con pepinos es más o menos saludable: espero que también tenga muchos monoinsaturados.

schussheim 13 de Noviembre de 2010 a las 6:41 pm

Pastrón
Depende de la culpa con la que se lo coma, ya que la culpa es directamente proporcional al nivel de colesterol que genera un alimento. Conozco casos tan perversos de gente que con sólo murmurar la palabra “pastrón” cayeron fulminadas.
Otros, los limpios de espíritu como yo, somos capaces de morfarnos medio kilo y seguir jodiendo al prójimo alegremente.

Manuel 13 de Enero de 2012 a las 1:02 pm

El cartelito “sin colesterol” fué la idea brillante de un gerente de AGD (AceiteraGeneralDeheza)en Buenos Aires luego de ver al “chanta” Dr. Cormillot por televisión alla por el año 1992. Tan brillante fué que hoy el aceite Natura de AGD es el de mayor reputación entre las amas de casa Argentinas, aunque algunos aceites de girasol sean iguales a este. Ya fué incluido la prohibición de este “cartelito” en las normas de etiquetado de productos alimenticios, aunque algunos pícaros hacen caso omiso y crean etiquetas nuevas para acaparar ventas. La empresa de Urquía ya no lo pone pero para ellos vale “el que pega primero, pega 2 veces” y es el mayor productor argentino de aceite envasado. Pero esto no es peor que algunos carteles con indicación de BC “bajas calorias” que solo contienen mas agua para diluir el producto y de paso se lo cobramos mas al estúpido/a que lo consume.

Axel 13 de Julio de 2012 a las 11:46 am

[quote name=”Jorge Schussheim”]El Ing. Abeles se equivoca. Ningún alimento, vegetal o animal, contiene colesterol, que es una substancia fabricada por el hígado. [/quote]

No… las membranas celulares de las células animales contienen colesterol en su estructura, por lo que al comer un bife, por ejemplo, es imposible no consumir colesterol. Hasta la leche materna contiene colesterol.

http://www.nal.usda.gov/fnic/foodcomp/Data/SR21/nutrlist/sr21w601.pdf

Dejá un comentario (si contiene agresiones no se publicará)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué son los edulcorantes? La recomendación nutricional, como siempre, es leer atentamente las etiquetas, informarse sobre los diferentes edulcorantes (en el amplio sentido de la palabra) e intentar administrar moderadamente su ingesta para no exceder los límites recomendados.

Mitos & Engaños

Es falso que la obesidad y el sobrepeso solo se deben a la alimentación Esta epidemia no está relacionada únicamente con comportamientos y voluntades individuales sino que influyen factores genéticos y ambientales, el desarrollo social y económico y las políticas en materia de agricultura, educación, medio ambiente, y elaboración, distribución y comercialización de los alimentos.